INTERNACIONAL
19/06/2013 15:28 CEST | Actualizado 19/08/2013 11:12 CEST

Obama pide ante Merkel una "oportunidad" para los parados de "Atenas o Madrid"

EFE

El lugar es histórico, pero el presente acuciante. Ante la puerta de Brandenburgo y la canciller Angela Merkel, Barack Obama pidió luchar por crear empleos. "Todo el mundo merece una oportunidad, no sólo los que están arriba. Ya sea en Chicago, en Cleveland, en Belfast, Berlín, Atenas o Madrid", ha dicho.

El llamamiento no fue acompañado de una elección casual de lugares, ya que de las capitales europeas citadas, dos son las de los países más castigados por el drama del desempleo. En el pasado, tanto EEUU como el Fondo Monetario Internacional han criticado la excesiva austeridad de la eurozona, que lleva la impronta de la canciller Merkel.

Por otra parte, el presidente propuso una nueva reducción de los arsenales nucleares en todo el mundo. Para ello dijo que intentará alcanzar un acuerdo con Rusia con el fin de conseguir recortar hasta un tercio el actual arsenal nuclear de ambos países.

En cuanto a la efeméride (los 50 años del discurso de John Fitzgerald Kennedy en ese mismo enclave), Obama hizo un canto a la concordia y la libertad. "Nuestros valores ganaron", se felicitó.

El presidente bromeó con que ni él ni la canciller alemana, Angela Merkel, "parecen a primera vista los típicos líderes" de sus propios países.

Con esta alusión destacó los cambios operados tras la caída del Muro en sus respectivos países hacia la democracia y la libertad.

SEGURIDAD GLOBAL

La alianza entre ambas partes del Atlántico "es la base de la seguridad global", dijo Obama, quien destacó que los destinos de Europa y de EEUU "están unidos".

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró por su parte que es un honor recibir al presidente de Estados Unidos ante la Puerta de Brandeburgo de Berlín, a la que calificó como un símbolo de la libertad.

"La puerta de Brandeburgo, cerrada durante décadas y abierta en 1989, es un símbolo de la libertad", dijo Merkel al comienzo de su discurso ante el emblemático monumento.

Merkel recordó, junto a Obama, que la caída del muro de Berlín en 1989, con lo que la Puerta de Brandeburgo paso a ser un símbolo de la libertad, fue posible en buena parte gracias al apoyo de Estados Unidos.