POLÍTICA
16/07/2013 13:19 CEST | Actualizado 15/09/2013 11:12 CEST

Rubalcaba presentará una moción de censura si el presidente no comparece

Hasta ahora se había resistido, pero finalmente, Alfredo Pérez Rubalcaba ha anunciado durante su intervención en la Reunión del Grupo Parlamentario Socialista que presentará una moción de censura si "el PP vuelve a negar la comparecencia de Rajoy".

En su discurso desde la tribuna parlamentaria, Rubalcaba ha acusado a Rajoy de bloquear "la vida política en nuestro país" y ha lamentado que "la imagen de España está irremediablemente contaminada por este escándalo".

¿Pero cuándo se llevaría a cabo la moción de censura? La próxima votación para pedir la comparecencia de Rajoy tendrá lugar el próximo día 24 en la Diputación Permanente del Congreso. Previsiblemente, el PP volverá a impedir que el presidente del Gobierno de explicaciones en sede parlamentaria. Tras el registro de la moción, deben pasar 5 días para que comience el debate y no será necesario que Rajoy esté presente en el mismo.

LEE AQUÍ: ¿EN QUÉ CONSISTE UNA MOCIÓN DE CENSURA?

En su argumentación, el líder de la oposición ha hecho un repaso por los últimos acontecimientos relacionados con el caso Bárcenas, hasta llegar a las informaciones que señalaban que Rajoy cobró sobresueldos siendo ministro.

"Le dijimos que tenía que venir a explicar eso y conocemos la respuesta atolondrada en la intervención del portavoz del PP", ha asegurado en referencia al rifirrafe que mantuvieron con Alfonso Alonso.

Rubalcaba ha asegurado que son dos de las palabras utilizadas por Alonso en aquella intervención las que mejor definen "la relación epistolar" entre Bárcenas y Rajoy por su intercambio de SMS: "delincuente y apadrinamiento".

"El tono de cariño, protección y ánimo no forma parte de la manera en la que un presidente del Gobierno debe dirigirse a un delincuente. Es la manera en que dirige a su socio, o a un socio que puede ponerle en apuros", ha asegurado en referencia a esos mensajes. "Peculiar forma de resistir un chantaje lo de 'hacemos lo que podemos, se fuerte Luís'", ha ironizado.

El líder del PSOE ha insistido en que la permanencia de Rajoy "al frente del Gobierno es una fuente de inestabilidad que el país no se puede permitir".

"DIGNIDAD PARLAMENTARIA"

Ante esta situación "extraordinariamente difícil", Rubalcaba ha acusado a Rajoy de "poner al Congreso en una situación de excepción bloqueando la actuación de la cámara".

"Hemos pedido 7 veces la comparecencia de Rajoy, la vamos a volver a pedir para decirle que dimita", ha anunciado, añadiendo que todos los grupos comparten esta propuesta.

Ha sido entonces cuando ha lanzado el ultimátum al presidente del Gobierno: "Si el PP vuelve a negar la comparecencia de Rajoy, presentaré una moción de censura".

Rubalcaba ha reconocido ser consciente de que no tiene la mayoría suficiente para sustituirle, por lo que ha insistido en que lo que quiere es "que venga a la Cámara" para "debatir en el pleno del Congreso si este presidente debe continuar".

Ha asegurado que esta decisión llega porque "el Gobierno con su bloqueo a esta cámara no nos ha dejado otra solución" añadiendo que es "un problema de dignidad parlamentaria" y que el PSOE toma esta decisión "por convicción democrática".

DOS MOCIONES EN LA DEMOCRACIA

La primera moción de censura la promovió el PSOE contra Adolfo Suárez en mayo de 1980. Se registró el día 21 de ese mes y su debate arrancó una semana después. El socialista Alfonso Guerra fue el encargado de defenderla en el hemiciclo y el candidato fue Felipe González. Además de los portavoces del resto de grupos también tomaron la palabra el propio Suárez y varios de sus ministros.

El debate se prolongó del 28 al 30 de mayo y la moción fue rechazada por 166 votos. Logró el respaldo de 132 diputados y se registraron 21 abstenciones y 11 ausencias.

La segunda moción de censura la planteó Alianza Popular en marzo de 1987 contra Felipe González. Entre su registro y su debate transcurrieron tan solo tres días y su discusión también se prolongó durante tres jornadas. La defendió Juan Ramón Calero, el candidato fue Antonio Hernández Mancha y durante el debate tomaron la palabra el presidente del Gobierno y su vicepresidente, Alfonso Guerra.

Al final fue rechazada por 195 votos frente a 66 síes y 71 abstenciones. Un total de 332 diputados participaron en la votación, según los Diarios de Sesiones, consultados por Europa Press.

Las dos se debatieron entre tres y siete días después de registrase en la Cámara y su discusión se prolongó en ambos casos durante tres sesiones, cumpliéndose el mandato constitucional de que la votación se ha de celebrar como mínimo cinco días después de su presentación.