INTERNACIONAL
02/10/2013 12:55 CEST | Actualizado 02/10/2013 12:55 CEST

El intercambio de tuits entre el cofundador de Twitter y el presidente Iraní

EFE

El acceso a las redes sociales Twitter y Facebook está cortado en Irán. Lo mismo ocurre con todos los blogs, sea cual sea la temática o el autor. Los ciudadanos iraníes no pueden leer lo que su nuevo presidente, Hassan Rohani, tuitea. Por lo que el cofundador de Twitter, Jack Dorsey decidió enviarle un mensaje.

Dorsey, que inició la conversación el pasado martes, le dijó a Rohani: "Buenas tardes, presidente. ¿Los ciudadanos iraníes pueden leer sus tuits?"

Cinco horas después, Rohani respondió: "Como ya dije, mis esfuerzos están orientados a asegurar que mi gente pueda acceder a toda la información global puesto que tienen derecho".

Rohani se refirió a la entrevista que concedió a la periodista de la CNN Christiane Amanpour la pasada semana. Como remarcó la redactora en su blog, el presidente iraní dijo: "Hoy en día hay una cantidad ingente de redes sociales a nivel global y creo que los ciudadanos y las naciones tienen derecho a usarlas".

Dorsey retuiteó a Rohani, y añadió: "Gracias. Por favor háganos saber cómo podemos ayudar a convertir esas intenciones en realidad".

Las restricciones para el acceso a la redes sociales en Irán se intensificaron después de que el expresidente Mahmoud Ahmadinejad fuera reelegido en 2009. Durante las pasadas elecciones de junio, un experto iraní en internet, que pidió no ser identificado, dijo a Efe que los servicios secretos habían tomado "todo tipo de medidas" para ralentizar el uso de internet y evitar el acceso a cualquier página que consideran "potencialmente peligrosa para la seguridad", especialmente a las redes sociales.

Un diplomático europeo, que también constató el incremento de problemas para el acceso a la red mundial, señaló entonces que "temen que internet, y en especial redes como Twitter o Facebook, muy flexibles y que permiten una comunicación muy rápida entre un gran número de personas, pueda ser utilizado contra ellos", publicó el diario ABC.

Actualmente, un gran número de páginas web que el Gobierno de Teherán considera hostiles están bloqueadas, entre ellas las de muchos medios de comunicación extranjeros y las de grupos sociales y políticos, tanto iraníes como de otros países.

Excepcionalmente, Twitter y Facebook funcionaron durante algunas horas el pasado agosto. Pero sólo fue un espejismo. El Gobierno las cerró de nuevo y lo atribuyó a un "problema técnico", aunque algunos lo interpretaron como el resultado de las luchas internas del Gobierno.

El recién electo Rohani ha dejado claro que tiene como objetivo mejorar las relaciones internacionales. La semana pasada, Barack Obama anunció que había hablado por teléfono con Rouhani, un acercamiento que no se deba entre los líderes de ambos países desde 1979. Está por ver si la retórica del presidente iraní se convertirá en realidad.