POLÍTICA
14/11/2013 12:21 CET | Actualizado 14/11/2013 12:21 CET

España-Guinea: ¿Debería jugar 'La Roja' en un país en dictadura? (VOTA)

REUTERS

¿Debe jugar la selección española de fútbol en países en dictadura? Esa cuestión se ha planteado estos días ante el partido amistoso que el próximo 16 de noviembre jugará 'La Roja' ante Guinea Ecuatorial en la capital del país, Malabo.

Desde varios partidos políticos y organizaciones pro derechos humanos se ha pedido la suspensión del encuentro y al Gobierno de España que no se envíe a ninguna representación oficial para no avalar la dictadura de Teodoro Obiang.

El partido fue cerrado por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) el pasado 6 de noviembre, fijándose para las 22:00 horas del sábado 16 de noviembre. España jugará tres días después contra Sudáfrica en Johanesburgo.

Según informan los diarios AS y El País, la Federación consultó al Gobierno antes de acordar el partido con Guinea, cuyo seleccionador es el exinternacional Andoni Goikoetxea. "No cobramos nada", aseguraron fuentes de la FEF a El País, que añaden que el Ejecutivo no puso problemas.

“El partido en Malabo es la consecuencia de una cadena de errores. España iba a jugar primero en Gabón, luego en Angola y ha terminado por parar en Guinea como escala antes de aterrizar en Sudáfrica”, explican fuentes gubernamentales a AS. En todo caso, será Guinea la que pague los gastos, según la propia Federación.

DENUNCIAS DE LAS ASOCIACIONES PRO DERECHOS HUMANOS

Nada que contente a las asociaciones humanitarias, que piden la suspensión del partido. Amnistía Internacional ha repasado "el oscuro historial de derechos humanos en Guinea Ecuatorial" en una lista con los siguientes puntos:

  • Restricciones a la libertad de prensa, expresión y manifestación.
  • Pena de muerte vigente.
  • Detención arbitraria de opositores.
  • Régimen de incomunicación y desapariciones forzadas.
  • Juicios sin garantías.
  • Tortura y malos tratos constantes.
  • Casos de homicidios ilegítimos.

Por su parte, la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) ha enviado una carta a Ángel María Villar, presidente de la Federación de Fútbol, exigiendo la "suspensión inmediata" del partido. "Usted y los restantes miembros de la Real Federación Española de Fútbol van a compartir mesa, mantel y palco con una serie de autoridades que han cometido y cometen crímenes aberrantes contra los ciudadanos guineanos", advierte la misiva.

En ella también denuncian que el dictador Obiang tiene al "95% de la población sumida en unos niveles de pobreza inaceptable" y que "practica la tortura y la detención arbitraria de forma sistemática y somete a una durísima represión" a quienes no son afines.

LOS PARTIDOS PIDEN BOICOT INSTITUCIONAL

Los partidos de la oposición en España también han criticado la celebración del partido y han instado al Gobierno de Rajoy a que no envíe representación institucional a Guinea. La Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) cree que el Ejecutivo debe tomar medidas para evitar que Obiang venda el encuentro como un aval a su régimen.

A través de su portavoz de Justicia, Gaspar Llamazares, ha criticado además la "falta de sensibilidad" de la FEF al organizar el partido. "No deja de ser polémico que en estos momentos una dictadura como la ecuatoguineana se vea avalada, aunque sólo sea desde el punto de vista deportivo, por una selección que es la Campeona del Mundo", ha añadido.

UPyD ha exigido que no se dé cobertura política al partido, "ni siquiera de mínima cortesía", y que dé un "toque" a la Federación por haberlo organizado. El PNV, por su parte, ha pedido reflexionar sobre la conveniencia de este tipo de encuentros porque "el fútbol es más que fútbol" y "tiene un valor simbólico y de legitimación moral".

ERC, mediante el diputado Joan Tardá, ha criticado la "gran hipocresía" y la "doble moral" del Gobierno respecto a Guinea y ha pedido "no dar cancha" a Obiang, al que tilda de "genocida".

LOS JUGADORES, "AL MARGEN"

Y, como suele ocurrir en estos casos, los futbolistas prefieren apartarse de la polémica política indicando que ellos sólo piensan en el deporte.

Así lo hizo anoche Santi Cazorla, jugador español del Arsenal, quien en declaraciones a El Larguero de la Cadena SER dijo que ellos prefieren mantenerse "al margen". "No he escuchado a ningún compañero referirse al tema. Nosotros vamos a jugar un partido, estamos abiertos a ser lo más amables posible con todo el mundo, a estar cómodos, y nadie ha pensado en hacerse una foto [con Obiang]. Ya se verá en el momento. Yo no he escuchado a nadie decir que no se la iba a hacer".

Sergio Ramos, central del Real Madrid, tiene sin embargo otra preocupación, la cantidad de horas de vuelo que supone el partido: "Creo que de aquí solo debemos sacar conclusiones positivas. Está claro que son viajes que no son agradables para nadie, de muchas horas, pero siempre que te reúnes con tus compañeros y empiezas a probar cosas para un campeonato tan importante como el Mundial todo eso siempre es positivo".

APRENDE A USAR TU DINERO