POLÍTICA
19/12/2013 10:00 CET | Actualizado 19/12/2013 11:22 CET

Rubalcaba: "Hemos rescatado con dinero público una caja llena de basuras de políticos del PP"

EFE

Los manejos del PP en Caja Madrid se han convertido en el último gran escándalo político. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha rechazado este jueves que pueda hablarse de "rescate exitoso" de la entidad -que hoy es Bankia- y se ha preguntado "para quién" puede serlo, porque se ha "rescatado con dinero público una caja llena de basuras de políticos del PP".

Así lo ha denunciado el líder de los socialistas en un desayuno informativo, en el que ha intervenido para presentar al presidente de Asturias, Javier Fernández, a quien ha puesto como ejemplo de "honestidad" y "rigor" y que se distingue por ser fiel a su "palabra dada".

Rubalcaba ha explicado que al leer la prensa estos días le llama la atención "que alguien pueda hablar de rescate exitoso en Caja Madrid". "¿Exitoso para quién? Porque hemos rescatado con dinero público una caja llena de basuras de políticos del PP", ha añadido.

PIDEN UNA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

El líder de los socialistas se ha pronunciado así después de conocerse los correos electrónicos del expresidente de la caja madrileña Miguel Blesa, algunos de ellos intercambiados con el hijo del expresidente del Gobierno José María Aznar.

Tras las informaciones publicadas sobre estos hechos, el PSOE anunció la presentación de un escrito ante el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, para que investigue estas comunicaciones que, en opinión del principal partido de la oposición, apuntan al tráfico de influencias.

El secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del PSOE, Antonio Hernando, ha anunciado que los socialistas van a solicitar este jueves en el Congreso de los Diputados la creación de una Comisión de Investigación para "dilucidar las responsabilidades políticas del PP en la quiebra de Caja Madrid".

Los últimos correos, desvelados por El País, revelan que los dirigentes del PP imponían inversiones innecesarias y decisiones estratégicas, se solicitaban tratos de favor y se ordenaba nombrar a consejeros en empresas.