POLÍTICA
07/02/2014 12:02 CET | Actualizado 07/02/2014 12:02 CET

Marruecos encuentra los cadáveres de otros cuatro subsaharianos cerca del espigón fronterizo de Ceuta

EFE

Las autoridades marroquíes han informado durante la mañana de este viernes al Centro Operativo de Servicios (COS) de la Guardia Civil en Ceuta del hallazgo de los cadáveres de otros cuatro inmigrantes subsaharianos en aguas próximas al espigón fronterizo de la ciudad autónoma en su bahía sur, donde este jueves se localizaron otros nueve cuerpos sin vida de inmigrantes.

Según han informado fuentes de la Benemérita a Europa Press, la pleamar podría haber acercado los cadáveres casi 24 horas después de su muerte a la costa marroquí más cercana a territorio español. El saldo provisional de fallecidos tras el intento de entrada en grupo de unos 250 subsaharianos registrado en la playa del Tarajal se eleva, por tantom a 13, al menos uno de ellos mujer.

El Instituto Armado mantiene en alerta un equipo de sus Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) por si las Fuerzas de Seguridad del país vecino reclamasen su apoyo en las tareas de búsqueda y rescate de cadáveres.

POLÉMICA ACTUACIÓN DE LA GUARDIA CIVIL

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González Pérez, destacó este jueves la inaudita "violencia" empleada por los subsaharianos para intentar acceder a la ciudad autónoma y reconoció el uso de material antidisturbios (pelotas de goma y munición de fogueo) pero "nunca sobre las personas" y solo "al aire y para asustar".

Algunos inmigrantes, sin embargo, han asegurado que la Guardia Civil y les "disparó y echó gases", lo que causó, según su testimonio, que "la gente muera en el agua". En otro grupo de detenidos un chico señaló a la Guardia Civil como responsable de una herida que tenía en la cabeza.

La actuación de la Guardia Civil ha provocado que el PSOE haya pedido la comparecencia urgente del Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en el Congreso para que explique la muerte de los inmigrantes un suceso por el que Izquierda Unida va más allá y ha pedido la dimisión del ministro.