INTERNACIONAL
09/02/2014 17:25 CET | Actualizado 09/02/2014 18:50 CET

Los suizos votan en referéndum a favor de limitar la inmigración europea

AFP

Los suizos decidieron este domingo en referéndum volver a limitar la entrada de ciudadanos de países de la Unión Europea (UE) a su mercado laboral, a través del establecimiento de cuotas anuales que deberán aplicarse de aquí a tres años.

Los resultados oficiales de todos los cantones suizos -con excepción del de Zúrich, donde está por concluir el escrutinio de un último distrito que no podrá cambiar el resultado final- indican que la iniciativa denominada "Contra la migración en masa" ha sido aceptada por un 50,4% de votos.

Propuesta por el partido de extrema derecha, la Unión Democrática de Centro (UDC), también restablece el principio de la preferencia por el trabajador nacional frente al extranjero, que se encontraba abolida para todos los trabajadores procedentes de alguno de los países de la Unión Europea.

Este resultado hará inevitable una renegociación del acuerdo bilateral entre Suiza y la UE sobre la libre circulación de personas, en vigor desde 2002 y que se aprobó también en un referéndum dos años antes.

ESPERANDO LAS CONSECUENCIAS

Ahora, se teme que Bruselas decida renegociar el paquete completo de acuerdos que regulan sus relaciones con Suiza. Esto implicaría cambios no sólo en el ámbito migratorio, sino también en las relaciones económicas, comerciales y políticas en general entre la Confederación Helvética y el bloque comunitario.

La libre circulación de personas forma parte de un paquete de acuerdos bilaterales que están vinculados jurídicamente, por lo que si uno cae, el conjunto caduca, en virtud de la denominada 'cláusula guillotina', que varios políticos temen que la UE pueda decidir aplicar.

Las consecuencias sobre la economía suiza y el mercado del trabajo pueden ser muy negativas, adelantan ya los analistas.

BRUSELAS LO "LAMENTA"

"La Comisión Europea lamenta que la iniciativa para la introducción de cuotas sobre la inmigración haya sido aprobada en votación", señala la Comisión en un comunicado oficial.

Bruselas destaca que la medida "va en contra del principio de libre circulación de personas entre la UE y Suiza" pactada en virtud del conocido como Acuerdo de Schengen. Por ello "la Unión examinará las implicaciones de esta iniciativa en las relaciones globales entre la UE y suiza. "En este contexto, la posición del Consejo Federal (Gobierno suizo) sobre el resultado será igualmente tenido en cuenta", advierte.

La medida afectaría a los hasta 80.000 trabajadores extranjeros -tres cuartas partes de ellos procedentes de países de la Unión Europea- que llegan cada año a Suiza desde la introducción hace 15 años del acuerdo de libre circulación con la UE.

ARGUMENTOS DE LA EXTREMA DERECHA

A lo largo de la campaña de este referéndum, la UDC afirmó que la inmigración estaba causando un aumento insostenible de la población y creando problemas como el aumento del desempleo, particularmente en las regiones fronterizas.

Asimismo, acusaba a los inmigrantes del incremento de precios en el sector inmobiliario, de la sobrecarga en los trenes, de los problemas de circulación en las carreteras, así como de competencia salarial desleal.

EL HUFFPOST PARA IKEA