POLÍTICA
17/02/2014 07:49 CET | Actualizado 17/02/2014 08:07 CET

La hora de la verdad en Navarra

Tras saltar por los aires el escándalo de la Hacienda foral, arranca este lunes la recta final para saber el futuro político de la comunidad autónoma. El Parlamento de Navarra debate esta jornada las normas de funcionamiento de la comisión de investigación sobre las supuestas "injerencias" de la vicepresidenta del Ejecutivo autonómico, Lourdes Goicoechea, en el órgano recaudador de impuestos.

El trabajo de esta comisión parlamentaria es clave ante la posible presentación de una moción de censura por parte de la oposición.

LA COMISIÓN MARCARÁ LA POSTURA DEL PSOE

El PSOE, el partido que tendría la fuerza para encabezar la moción, ha subrayado que la prioridad de los socialistas ahora es trabajar en la comisión de investigación.

El líder del PSN, Roberto Jiménez, ha considerado en El Huffington Post que esta comisión en estos momentos es "un instrumento vital" para regenerar la democracia en la comunidad autónoma. En su opinión, el Gobierno "minoritario y débil" de Yolanda Barcina "ha conducido a Navarra a una parálisis institucional, con dimisiones de consejeros y de altos cargos de su confianza en cascada, pero Barcina sigue aferrándose al poder como si no pasara nada".

Todos los ojos están puestos ahora en la presidenta Barcina, que este sábado tenía que entrar escoltada por la Policía Foral en un hotel de Tafalla donde se celebró un acto político de UPN en el que mostró su respaldo a la vicepresidenta, que ha dicho que no piensa dimitir.

Los incidentes que se registraron en la puerta del hotel, protagonizados por un centenar de personas, algunas de las cuales portaban carteles de Bildu, han sido ondenados de manera tajante por el PSN-PSOE y el PP de Navarra, que ha defendido el ejercicio de la política al margen de las manifestaciones violentas.

Estos incidentes son una expresión más de la auténtica marejada política desatada en Navarra desde que se produjeran las denuncias de injerencia y trato de favor en la Hacienda foral por parte de Goicoechea, unas acusaciones que pueden culminar con una moción de censura impulsada por el PSN, que en todo caso, para prosperar, necesitaría del apoyo de Bildu.

El necesario apoyo de Bildu a la moción de censura no es bien visto por parte de muchos dirigentes del PSOE, que creen que esta maniobra puede perjudicar al partido de cara a las elecciones europeas del 25 de mayo, fecha en la que, en principio, tendrían lugar también las elecciones anticipadas en Navarra.

Pero los plazos son muy ajustados para que, la próxima semana, se constituya oficialmente la comisión de investigación -previsiblemente el martes tras aprobarse las normas de funcionamiento-, se conozcan sus conclusiones y los socialistas navarros decidan si presentan la moción de censura.

¿QUÉ PUEDE PASAR EN EL FUTURO?

El PSN ha manifestado su intención de que, de prosperar la moción de censura, se constituya un gobierno cuya principal labor sería "auditar" el estado real de las cuentas de Navarra, disolver la Cámara y convocar elecciones anticipadas y cuyo candidato sería su secretario general, Roberto Jiménez.

[LAS CLAVES PARA ENTENDER LO QUE PASA EN NAVARRA]

De convencer Jiménez a los dirigentes de su partido de la conveniencia de desalojar a UPN del poder con el apoyo de Bildu, serían muchos los trabajos que habría que cumplimentar para llegar a las las elecciones anticipadas el 25 de mayo.

Otra opción es que la presidenta navarra Barcina, que ha reiterado en los últimos días que descarta dimitir, tras concluir la comisión de investigación disuelva la Cámara el 31 de marzo y convoque elecciones, lo que le permitiría continuar al frente del Gobierno en funciones hasta los comicios.

En todo caso, si finalmente no hay elecciones anticipadas, la presidenta Barcina tendría por delante un año entero de relativa tranquilidad, ya que la normativa impide disolver la Cámara en el último año de legislatura.

EL HUFFPOST PARA VODAFONE