POLÍTICA
01/05/2014 10:21 CEST | Actualizado 01/05/2014 16:14 CEST

Unos 140 inmigrantes entran en Melilla tras dos asaltos a la valla

Más vídeos en Antena3

Un nuevo grupo de unos 200 subsaharianos ha intentado entrar en Melilla a través de un salto masivo a la doble valla de seis metros que separa la ciudad autónoma de Marruecos, a unos cinco kilómetros de donde a primera hora de la mañana de este jueves han accedido 140 subsaharianos y unos 170 se han encaramado durante horas en la valla, tras un salto de unos 500 sin papeles.

Sin embargo, a diferencia de lo que ha ocurrido a primera hora -cuando 140 inmigrantes pasaron al otro lado de la valla- este grupo está siendo rechazado por las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes en la zona conocida como Vaguada de Linares, y por el momento ninguno de ellos ha logrado acceder a territorio español.

Los 170 inmigrantes que esta mañana se quedaron en lo alto de la valla han resistido encaramados varias horas, pero finalmente han decidido deponer su actitud y, conducidos por la Guardia Civil, han sido entregados a las autoridades marroquíes por una de las puertas del vallado.

VARIOS HERIDOS

Entre el centenar de personas que ha logrado pasar, hay varios heridos, que han sido atendidos por la Cruz Roja mientras el resto se ha dirigido corriendo hasta las puertas del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, con cánticos de victoria.

Según fuentes policiales, durante estas horas los subsaharianos han puesto fuerte resistencia a ser interceptados, hasta el punto que a uno de los agentes le han arrebatado la porra y a otro el casco.

TENSIÓN ENTRE AGENTES E INMIGRANTES

Durante estas horas, se han vivido momentos de tensión entre los inmigrantes y los agentes, a uno de los cuales, que estaba subido a una escalera, le han arrebato la porra y a otro también el casco, lo que ha motivado que los agentes hayan lanzado contra los inmigrantes un aerosol de pimienta, para evitar que los subsaharianos se desplazaran por la valla. Para evitar que los inmigrantes se movieran por el vallado, también se han desplazado hasta el lugar operarios de mantenimiento y, ayudados por un vehículo grúa, han retirado algunos de los flejes.

Además, uno de los agentes ha usado un extintor, que ha vaciado prácticamente encima de un inmigrante que portaba un mechero, apenas unos minutos más tarde de que prendiera fuego a una de las prendas que llevaba, que ha estado a punto de alcanzar a varios de los guardias civiles que estaban conteniendo a los subsaharianos.

La presión migratoria sobre la ciudad española sigue siendo muy alta, lo que ha conllevado a que la cifra de acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) continúe en cifras récord de 1.900, lo que ha obligado este jueves a colocar nuevas tiendas militares para acoger a los 140 que han entrado.

APRENDE A USAR TU DINERO