INTERNACIONAL
20/05/2014 11:43 CEST | Actualizado 20/05/2014 11:43 CEST

Casi tres millones de recién nacidos mueren al año, según Unicef

GTRES

Casi 3 millones de recién nacidos que mueren antes de cumplir un mes podrían salvarse en un año si recibieran una atención de calidad en el momento del nacimiento, según han alertado Unicef y la revista médica británica The Lancet en un anuncio conjunto.

Del comunicado se desprende que la proporción de bebés fallecidos en los lugares más pobres y desfavorecidos es del 44% del total de mortalidad infantil de niños menores de cinco años, un porcentaje superior al que existía hace 24 años, en 1990.

Pero la principal conclusión del estudio conjunto de The Lancet y Unicef es que si las personas más pobres de los 51 países con mayor mortalidad de recién nacidos recibieran los mismos cuidados que las más ricas, se podrían llegar a salvar 600.000 vidas, lo que supondría reducir un 20% la mortalidad a nivel mundial. "Ha habido un gran progreso en la reducción de muertes de menores de cinco años, pero el número de los recién nacidos, los más vulnerables, sigue siendo un problema", destacó el jefe de Salud de Unicef, Mickey Chopra.

Según datos de Unicef, 2,9 millones de niños mueren cada año durante sus primeros 28 días de vida y otros 2,6 millones ya nacen muertos, 1,2 millones de ellos durante el parto. Además, el informe indica que las primeras 24 horas tras el nacimiento son las más peligrosas tanto para el bebé como para la madre, ya que casi la mitad de las muertes de recién nacidos y de sus madres se producen en ese tiempo.

MEDIDAS CONTRA LA MORTALIDAD

Para luchar contra este tipo de mortalidad, Unicef propone fomentar la lactancia materna, la reanimación de los recién nacidos, la prolongación del contacto con la madre de bebés prematuros o el tratamiento y prevención de infecciones.

Por países, Ruanda ha sido el único del África subsahariana que ha reducido a la mitad el número de recién nacidos muertos desde el año 2000. Las zonas que cuentan con un mayor índice de mortalidad infantil se encuentran en la región de Asia meridional y África subsahariana, y los países más castigados son la India (779.000 muertes), Nigeria (267.000) y Pakistán (202.400).

Según Unicef, en las países con mayores tasas de mortalidad infantil cada dólar invertido en la salud del bebé o en la madre supone un beneficio social y económico nueve veces mayor que la inversión inicial. La Organización Mundial de la Salud (OMS) junto con Unicef pondrán en marcha el próximo mes de junio un Plan de Acción del recién nacido para reducir las muertes maternas e infantiles hasta 2035.

NUEVOS TIEMPOS