INTERNACIONAL
15/09/2014 19:02 CEST | Actualizado 15/09/2014 19:33 CEST

Cameron dice que la independencia de Escocia supondría "un divorcio muy doloroso"

REUTERS

Últimos esfuerzos, últimos días de campaña, últimas oportunidades para conquistar el corazón de los escoceses. El primer ministro británico, David Cameron, ha dicho que "no habrá vuelta atrás" de un eventual voto favorable a la independencia de Escocia, una decisión irreversible que llevaría a "un divorcio muy doloroso".

"Hay que ser muy claro. No hay vuelta atrás, no habrá repetición. Esta es una decisión para siempre. Si Escocia vota sí, el Reino Unido se dividirá y seguiremos caminos diferentes", ha manifestado Cameron en un mensaje apasionado contra una decisión de la que ha dicho que "puede acabar con el Reino Unido tal y como lo conocemos".

Cameron ha hecho este lunes su último viaje a Escocia para apoyar el 'no' a la escisión, mientras ambos bandos intensifican la campaña a solo tres días de la histórica consulta, con los sondeos otorgando máxima igualdad y alrededor de un 10% de indecisos.

"EL FUTURO DE NUESTRO PAÍS ESTÁ EN JUEGO"

En un discurso pronunciado en Aberdeen (noreste de Escocia) bajo el lema 'Sigamos juntos', el líder conservador ha insistido en que, si los escoceses votan la separación en una consulta a priori ajustada, supondrá la escisión del Reino Unido, pero que, si la rechazan, habrá una transferencia de poderes.

"El futuro de nuestro país está en juego. Esta es una decisión que puede romper nuestra familia de naciones", ha apuntado el jefe de Gobierno, para quien el Reino Unido solo es lo que es hoy en día gracias a la "grandeza de Escocia".

"Estamos mejor juntos", ha dicho el premier, emocionado por momentos y que ha destacado la importancia de esta semana, que "puede cambiar al Reino Unido para siempre y que, de hecho, puede acabar con el Reino Unido como lo conocemos".

El miércoles pasado, David Cameron suspendió su comparecencia semanal ante la Cámara de los Comunes para viajar a Edimburgo, después de que un sondeo diese por primera vez la victoria del 'sí' a la independencia.

El tono de su discurso de hoy en Aberdeen ha sido muy similar al de la semana pasada, al insistir en las ventajas financieras de conservar el Acta de Unión de 1707, por la que Escocia está unida al Reino Unido, y pedir a los escoceses que no emitan un voto de castigo contra los conservadores que gobiernan en Londres.

SE LE "ROMPERÍA EL CORAZÓN"

"El voto por el 'sí' no es un voto optimista, significa romper familias. La visión optimista es que la familia de naciones siga unida y avance junta", ha indicado Cameron, quien ha vuelto a decir que se le "rompería terriblemente el corazón" si hay un voto al "sí".

Para Cameron, "el viernes la gente podría vivir en un país diferente, con un lugar distinto en el mundo y con un futuro diferente por delante".

Diversas encuestas publicadas el fin de semana anticipan una victoria ajustada del 'no' en el referéndum sobre la independencia y auguran que el resultado podría depender de un pequeño porcentaje de votos.

Los mayores de 16 años residentes en Escocia, un censo de casi 4,3 millones de personas, tendrán que contestar con un "sí" o un "no" en el referéndum del día 18 a la pregunta de si quieren que la región sea independiente.

Photo gallery Campaña del referéndum escocés See Gallery

ESPACIO ECO