POLÍTICA
24/11/2014 14:35 CET

Carlos Sánchez Mato, portavoz de Iglesia sin Abusos: "La Iglesia siempre culpabiliza a las víctimas"

Getty

"La Iglesia está poniendo de su parte todo lo posible para erradicar de su seno estas conductas". Eso es lo que ha asegurado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tras anunciar la detención de tres sacerdotes y un profesor de religión implicados presuntamente en el caso de abusos sexuales a menores en Granada.

Carlos Sánchez Mato, portavoz del colectivo Iglesia sin Abusos, no puede estar más en desacuerdo con la afirmación. "Hay infinidad más de casos que los que se denuncian. A las víctimas les cuesta mucho hacerlo si no hay un entorno favorable que las apoye", advierte. En este caso, asegura, "está claro" que la norma para la Iglesia hasta ahora es "culpabilizar a las víctimas y no acompañarlas, hacer caer sobre ellas el manto de la duda en vez de el cariño que requieren".

En los presuntos casos de pederastia cometidos en Granada por el 'Clan de los Romanones' se ha desvelado después de que una de las víctimas, de 24 años, escribiera una carta al papa Francisco contándole los abusos que sufrió por parte de religiosos desde los 13 hasta los 18 años. Eso, advierte Sánchez Mato, es un dato clave. "Esta persona había hablado con gente en la Iglesia de Granada y hasta que no ha escrito al papa no se ha hecho nada", subraya.

En este sentido, celebra que el pontífice, "una persona sensible a estas situaciones", leyera la carta y no acabase en la papelera. Pero critica la postura del arzobispo de la ciudad, Francisco Javier Martínez, que ha tardado una semana en pedir perdón y ha apartado de su cargo únicamente a tres de los 10 sacerdotes que podrían estar implicados en el caso.

"Lo primero que tenía que hacer es impulsar una investigación interna porque la actuación global de la Iglesia es insuficiente, independientemente de que agradecemos mucho que haya sensibilidad por parte del papa", reitera.

EL ARZOBISPO, "MAREANDO LA PERDIZ"

"Una vez más, se está actuando tarde, a posteriori", afirma Sánchez Mato, quien destaca el "descrédito" que se está labrando Martínez por haber estado "mareando la perdiz" hasta que ha explotado el caso: "Ningún católico de Granada puede sentirse satisfecho. El daño ya está hecho a las víctimas y a toda la comunidad de cristianos por la actuación de unos que tendrían que ser ejemplo y son todo lo contrario".

Y eso, destaca, es muy negativo para las víctimas de abusos, que en muchas ocasiones "incluso deben enfrentarse a las propias familias, que cuando son de una posición católica integrista, creen antes al sacerdote que a su propio hijo o hija".

"PONEN POR DELANTE EL NOMBRE DE LA INSTITUCIÓN"

Sánchez Mato critica que la Iglesia sigue intentando resolver estos problemas de manera interna en lugar de acudir a la Justicia y equipara la actitud de la institución con la de los partidos políticos ante un escándalo: "Poner por delante el pretendido buen nombre de una organización por delante del bienestar de las víctimas o la resolución del problema".

El portavoz de Iglesia sin Abusos sabe de lo que habla. Hace 11 años años denunció al cura pederasta de Aluche Rafael Sanz Nieto, que fue condenado a dos años de cárcel por abusos a sexuales a menores. El Arzobispado de Madrid tuvo que pagar 30.000 euros como responsable civil subsidiario. Sánchez Mato era entonces catequista de la parroquia donde se produjeron los abusos y la actitud de la jerarquía eclesiástica le llevó a formar la organización.

"En aquellos momentos yo recibía amenazas telefónicas diciéndome que iba a perder todo mi patrimonio. Yo soy economista y tengo nociones de derecho y sé que eran faroles. Pero a mucha gente le harán lo mismo y les puede afectar", lamenta.

TE PUEDE INTERESAR

EL HUFFPOST PARA HONEST