TENDENCIAS
01/02/2015 19:27 CET | Actualizado 01/02/2015 19:27 CET

Por qué arrasa tanto Elsa cuando la heroína de 'Frozen' es Anna

DISNEY

Están por todas partes. Vestidas de azul, con la trenza a un lado o incluso con peluca platino. Haciendo gestos con las manos y cantando en bucle ¡Suéltalo!. Librando batallas imaginarias de bolas de nieve o simulando que patinan sobre hielo. Si en tu entorno hay algún niño en edad escolar, sabes de qué se trata. Incluso si se da el caso de que has estado con dos niñas juntas, quizá hasta hayas presenciado una pelea entre ambas por ser Elsa, la princesa protagonista de Frozen, el reino de hielo. Junto a su hermana Anna protagoniza una historia de amor fraternal y de superación de los miedos que lleva más de un año encandilando a los más pequeños.

Estrenada en España el 29 de noviembre de 2013, la película de animación de Disney ha arrasado tanto en taquilla (1.393 millones de euros recaudados en todo el mundo) como luego en su edición DVD (200.000 unidades vendidas sólo en España) o la venta de juguetes y merchandising. Según datos de Disney España, el disfraz de Elsa (que cuesta 49 euros y viene sin zapatos y sin la tiara) ha sido uno de los artículos más demandados esta Navidad, agotándose tanto en la tienda oficial como en otras jugueterías.

En Amazon España también han notado el fenómeno Frozen ests fiestas. En este periodo, la venta de productos relacionados con Elsa y Anna aumentó un 10,2%. "Un año después de su estreno en salas, la popularidad de esta película ha llegado a los juguetes", explica Xavier Garambois, vicepresidente de retail en Amazon Europa. Más de mil productos de todo tipo sobre la película lo atestiguan. Esta compañía elabora anualmente un Índice de popularidad de personajes infantiles y las dos princesas han sido las ganadoras indiscutibles de la Navidad 2014, con una subida de 31 posiciones de golpe, desbancando a otros superventas como Peppa Pig, las Tortugas Ninja o Barbie. En este cuadro puedes verlo de manera más detallada.

datos frozen

Sin embargo, hay otro dato que llama la atención. Los productos de Elsa en Amazon se han vendido un 151% más que los de Anna. Aunque hay quienes se decanta por su hermana o por Olaf —el personaje del muñeco de nieve—, la mayor parte de los niños prefiere a Elsa. ¿Por qué es la favorita de los pequeños? ¿Qué ven en ella?

ELSA VS. ANNA

Las diferencias entre los personajes de Elsa y Anna van más allá de lo más obvio, lo físico: Elsa es rubia y con los ojos azules, mientras que Anna tiene el pelo entre castaño y pelirrojo y el iris más verdoso. Elsa es quien luce un vestido de fantasía, brillante y vaporoso, hecho por ella misma con sus poderes; Anna sin embargo, aunque es princesa, lleva ropa más sencilla y de colores oscuros.

Esto en principio puede atraer más a los espectadores de menor edad, sumado a que de las dos sólo Elsa tiene el poder mágico de crear hielo con su manos y es coronada reina. Además, es ella quien canta el tema principal de la película, Let it go (¡Suéltalo! en español), que ganó el premio a la mejor canción original en los Oscar de 2014 y ha sido un éxito mundial.

Disney también presenta dos modelos de mujer a través de las hermanas. Anna, la pequeña, dice lo primero que se le viene a la cabeza, es la impulsiva, con un carácter extrovertido e incluso torpe. Aunque a lo largo de la película va madurando, tiene un punto ingenuo y tiende a idealizar el amor. Su hermana es todo lo contrario; Elsa no necesita ningún hombre, es independiente, introvertida, con aplomo. Llega a ser áspera y agresiva y, aunque no es la villana de la historia, sus poderes sí llegan a causar el mal.

UNA PRINCESA CON ALMA DE SUPERHÉROE

Mientras —por un buen fin— Elsa se aísla y saca a todo el mundo de su vida, es Anna quien toma las principales decisiones. Ella sola, sin ningún poder mágico, es quien decide emprender la marcha para salvar a Elsa. Ella discurre cómo zafarse del ataque de los lobos. Ella se atreve a plantarse delante de un monstruo de nieve y enfrentarse a él. Ella es quien sacrifica su propia vida por su hermana.

"La verdadera protagonista es Anna", sostiene el guionista David Muñoz (El espinazo del diablo, Alatriste, El Comisario...) y autor del artículo Pensando en 'Frozen'. "Desde el punto de vista clásico, es quien lleva a cabo la acción. Gracias a ella, Elsa llega a controlar su poder".

La paradoja es que a pesar de todo esto es su hermana la favorita de la audiencia. "No me extraña que las niñas quieran ser como Elsa", afirma María José Gámez, doctora en Comunicación y profesora en la Universitad Jaume I. "Elsa resulta atractiva por su imperfección. No es cuidadosa, no es tierna... es un personaje muy complejo que daña y tiene conflictos", explica. "Como modelo identitario es muy satisfactorio porque no es sancionada al final del cuento. Se les está diciendo a las niñas que pueden comportarse de manera distinta a como la norma dice y no les va a pasar nada".

El mensaje que transmite el personaje de Anna tiene otros matices, según esta experta, ya que está advirtiendo sobre las enseñanzas que transmitían las historias clásicas: "Cuidado con las elecciones basadas en lo establecido, cuidado con el flechazo heteronormativo", añade Gámez sobre la decisión de Anna nada más conocer a un príncipe.

"De Elsa les atrae el hecho de que tenga poderes", apunta David Muñoz. "Su personaje me recuerda a los superhéroes clásicos, ella es como un mutante de la Patrulla X: tiene poderes que no puede controlar, un día estalla y finalmente demuestra a todo el mundo lo que vale", reflexiona el guionista.

"Uno de los momentos que vuelve locas a las niñas es cuando Elsa canta ¡Suéltalo!, se reafirma y usa su poder de forma libre. Es el momento en el que deja ocultar su secreto", añade Muñoz. "Es la misma fascinación que yo sentía por Peter Parker cuando se ponía el traje de Spiderman". En palabras del guionista, Elsa es un personaje torturado, como los héroes de Marvel, pero no es mala.

"Frozen tiene una estructura atípica y compleja en el que el enemigo no es un villano, sino que es un elemento interno: el miedo de Elsa", explica Muñoz. "Luego hay un antagonista secreto, que no sabemos que es malo hasta casi el final y el amor verdadero no es el del príncipe azul". En su opinión, pese a ser una película inusual, los niños son capaces de entender la trama, que les enseña a mirar el mundo con un poco de prevención.

Visto el filón, Disney está dispuesta a sacarle todo el jugo posible a las hermanas y queda Frozen para rato. El 15 de marzo se estrenará en Estados Unidos el corto Frozen Fever y la compañía ya trabaja en la producción de la segunda entrega, de la que aún no hay fecha prevista.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EL HUFFPOST PARA LG