INTERNACIONAL
01/07/2015 08:55 CEST | Actualizado 01/07/2015 08:55 CEST

Las amenazas no ayudan

Un vez superados los plazos y consumado el primer impago, toda la prensa pone sus ojos en el domingo y en la decisión que adoptarán los griegos...

"Déjenme decirles algo sobre los referendos, las amenazas no ayudan". La frase, en The Guardian, es de Nicola Sturgeon, la líder del Partido Nacional Escocés, que perdió una consulta sobre la independencia pero que se ha convertido en un factor decisivo en la política del Reino Unido.

Sigue leyendo después de la imagen.

En el caso de Grecia, sin embargo, la pérdida del referéndum podría ser el fin de Alexis Tsipras porque, como explica José Ignacio Torreblanca en El País, la complejidad de la pregunta formulada desvela la verdadera intención del primer ministro griego: convertir la consulta en un plebiscito sobre su gestión de las negociaciones con los socios comunitarios.

El caso es que no está claro que el referéndum sea legal. Así lo señalan en el Süddeutsche los críticos con la consulta porque -argumentan- "la ley griega los valida en proyectos de ley que afecten a cuestiones sociales importantes, excepto cuando se relacionan con las finanzas públicas". Esas dudas se dan, según leemos en To Vima, incluso entre ministros y diputados de Syriza y entre figuras destacadas de la política, como los alcaldes de Atenas y Tesalónica.

De ahí que El País concluya en primera: "El ala europeísta empuja a Tsipras a negociar". También el presidente Obama que, en el New York Times, destaca el valor estratégico y económico de la estabilidad de Grecia. Entre otras cosas, como recuerda el Frankfurter, porque una cuarta parte de los préstamos pendientes del FMI están en Grecia que, a juicio del Die Welt, se ha convertido "en el primer país que estafa al Fondo".

Duros calificativos en Alemania, pero también severos análisis en la prensa británica...

Martin Wolf, en Financial Times, considera que el referendo del domingo supone elegir entre el diablo y el profundo océano. No le convencen ni las políticas de austeridad ni la vuelta a la soberanía monetaria. Truco o muerte que el Times lleva a un editorial que titula "Error radical" y que utiliza como aviso a navegantes: "los partidos de izquierdas en Europa deben prestar mucha atención a la debacle que se avecina en Grecia".

Sigue leyendo después de la imagen.

En esta línea, precisamente, La Razón arrima el ascua a la política nacional con otro editorial en el que habla de que "el contagio griego es Podemos" porque si llega a La Moncloa aplicará las mismas políticas que Tsipras. De momento, en Moncloa está Rajoy que, según leemos en ABC, "está muy cómodo" como líder del PP y no se siente cuestionado, a pesar de que FAES, según El Mundo, alerta de que la desigualdad crece en España por la crisis y la educación.

En el repaso de la prensa, llama la atención una viñeta...

La de Forges. Una mordaza gigante cae del cielo sobre un despreocupado paseante. En un editorial, El Correo reclama que "hasta la resistencia pacífica a la autoridad ha de contar con un espacio propio en el ejercicio de las libertades".

Y también, un titular sorprendente: "Clases de filosofía para los coches sin conductor"...

En Detroitt, Sttutgart y Tokio ya saben construir coches sin conductor, pero, leemos en El País, el problema está en la toma decisiones de los robots que los pilotan. Los fabricantes están reclutando expertos en ética para el desarrollo del automóvil autónomo, ya que deberá enfrentarse a dilemas como "elegir entre sacrificar a su ocupante con un giro brusco que lo haga caer por un precipicio para salvar así a los niños que llenan un autobús escolar".

El tuit de esta mañana es una reflexión sobre el arte como medio de crítica contra El Vaticano...

La compra, por una galería de Milwaukee, de un retrato del papa Benedicto XVI hecho con condones de colores, ha levantado una oleada de críticas. Sin embargo, Jonathan Jones nos recuerda en el Guardian que El Vaticano se ha enfrentado a críticas más feroces en el pasado, como el retrato de Inocencio X hecho por Velázquez.

ESPACIO ECO