INTERNACIONAL
11/07/2015 12:04 CEST | Actualizado 11/07/2015 12:05 CEST

Aplazado el juicio contra el exnuncio en Republica Dominicana, en cuidados intensivos

REUTERS

El tribunal vaticano que juzga al exnuncio en República Dominicana, Jozef Wesolowski, ha aplazado la sesión inicial del juicio por posesión de pornografía y abuso sexual se menores, prevista para hoy, porque el acusado ha sido hospitalizado en cuidados intensivos de un hospital de Roma, según ha informado la Oficina de Prensa del Vaticano, que no ha dado detalles sobre cuándo se reanudará el juicio.

El suyo era el primer caso que el Vaticano iba a juzgar por pederastia.

Wesolowski, de 66 años, polaco de origen, fue detenido el pasado mes de septiembre. El exprelado está acusado de varios delitos cometidos tanto durante su estancia en Roma -desde agosto de 2013, hasta el momento de su arresto, el 22 de septiembre de 2014-, como en el período transcurrido en la República Dominicana -durante los cinco años en que desempeñó el cargo de nuncio apostólico-; el 24 de enero de 2008 fue nombrado nuncio en la República Dominicana y delegado apostólico en Puerto Rico, cargos de los que dimitió el 2 de agosto de 2013. Fue expulsado por ello de la carrera eclesiástica.

Respecto al periodo transcurrido en Roma, se le imputa un delito de posesión de material pornográfico pederasta, introducido en la ley n. VIII del 2013 del Papa Francisco. Para el período precedente, las acusaciones se basan en el material probatorio transmitido por la autoridad judicial de Santo Domingo sobre los abusos sexuales de menores.

CAMBIOS CON FRANCISCO

En 2013, el papa argentino decidió crear una comisión específica para luchar contra la pederastia en el seno de la Iglesia. Impulsó medidas como la de colaborar con la Justicia o asistir a las víctimas, que parecen de sentido común, pero suponen un giro de 180 grados en la Iglesia.

El Vaticano calificó el proceso de "delicado y articulado" y mostró la intención de todas las partes interesadas en el juicio de "efectuar las pruebas y análisis más escrupulosos". Las acusaciones tendrán que ser examinadas por el órgano judicial competente, que podrá disponer, para la definitiva evaluación de los hechos, de pericias técnicas sobre los aparatos informáticos utilizados por el acusado, o eventualmente de formas de cooperación judicial internacional para la evaluación de las pruebas testimoniales procedentes de las autoridades competentes de Santo Domingo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

SOMOS LO QUE HACEMOS