INTERNACIONAL
22/08/2015 18:49 CEST | Actualizado 23/08/2015 11:34 CEST

El atacante del tren vivió en Algeciras y tenía antecedentes por drogas en España

El ataque en un tren de alta velocidad que cubría la línea Ámsterdam-París es un ejemplo de libro sobre cómo el islamismo está poniendo a prueba las conexiones entre países europeos, el flujo de información y comunicaciones y los protocolos de actuación en caso de supuesto yihadismo. Y, esta vez, el camino del integrismo también ha pasado por España.

La huella dejada en nuestro país por Ayoub El Kahzzani, marroquí de 26 años, va quedando más clara conforme avanzan las horas. Está confirmado que residió en la ciudad gaditana de Algeciras durante su estancia en España entre 2013 y 2014, aproximadamente por un año. Previamente, desde 2007, había estado en Madrid.

Luego, viajó a Francia y, desde el país galo, a Siria, según han informado fuentes de la lucha antiterrorista tanto a El País como a Europa Press.

La policía gala ha detenido a Ayoub El Khazzani, marroquí de 26 años, por presunta implicación en el ataque. El ministro del Interior de Francia, Bernard Cazaneuve, ha comparecido este sábado explicando que la identidad del asaltante no ha sido verificada, pero que de confirmarse que El Khazzani, las fuerzas de seguridad españolas ya habrían puesto en conocimiento de sus homólogos franceses su perfil en febrero de 2014.

Lo seguían por su cercanía a círculos radicales islamistas. Fue sometido a seguimiento, pero no había orden de perseguirlo. Según su ficha, nació el 3 de septiembre de 1989. También cuenta con antecedentes por tráfico de drogas, aunque no ha trascendido a qué escala.

Según las fuentes del medio La Voix du Nord, El Khazzani tenía conocidos en Algeciras y en Bélgica, y formaba parte de una célula terrorista que actuó en este último país en enero de 2015. Presumiblemente, el marroquí utilizó su estancia en Siria para avanzar en su proceso de radicalización y entrar en combate en la Guerra Civil siria, donde habría recibido adiestramiento militar.

Según informa el canal galo BFM TV, el joven fue detectado en mayo en Berlín en un vuelo a Estambul, que se presume que era una primera escala para entrar en Siria. Francia, cuyos servicios secretos lo tenían registrado con una ficha "S" por posibles vínculos con grupos terroristas por esas informaciones que había recibido en 2014 de España, advirtió entonces a Madrid.

Las autoridades españolas respondieron, al saber del vuelo Berlín-Estambul que Ayoub había tomado el 10 de mayo, que ya no vivía en España sino en Bruselas, siempre según este medio.

ESPAÑA AVISÓ A TODAS LAS POLICÍAS EUROPEAS

A partir de ahí, los servicios de seguridad informaron de sus movimientos y de su radicalismo a todos los cuerpos policiales europeos en el ámbito de la cooperación policial internacional, especialmente a los órganos dedicados a la lucha contra el terrorismo yihadista.

El Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha mantenido varias conversaciones telefónicas con su homólogo francés, Bernard Cazeneuve, para intercambiar información en relación al presunto autor del atentado, según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio del Interior.

La figura de los terroristas retornados es la principal preocupación de las fuerzas de seguridad occidentales ante el temor de que tras su paso por Siria o Irak regresen a Europa con intención de llevar a cabo atentados como el que presuntamente ha perpetrado este joven marroquí.

Bélgica, de hecho, ha pedido una reunión urgente de los titulares de Transportes e Interior de su país, Francia, Alemania y Holanda para estudiar medidas de seguridad ante la amenaza terrorista. Porque una de las preguntas esenciales ahora es saber cómo el atacante pudo subir cargado de armas a un tren. En este tipo de recorridos no hay un control de equipaje de mano, como sí ocurre en los aeropuertos, ha publicado la prensa francesa.

Photo gallery Ataque terrorista en un tren entre Ámsterdam y París, agosto 2015 See Gallery