INTERNACIONAL
01/09/2015 10:51 CEST | Actualizado 01/09/2015 13:58 CEST

Hungría cierra la estación de trenes de Budapest, centro del movimiento migratorio de los refugiados

Hungría ha cerrado la principal estación de tren de Budapest, la estación del este, Keleti, desde donde han partido centenares de refugiados rumbo a Austria y Alemania en las últimas horas. Aunque el tráfico ferroviario ha sido restablecido, los refugiados continúan sin poder entrar y las entradas siguen custodiadas por la policía.

Según ha informado la compañía de transporte de Budapest BKK en Facebook, la principal estación internacional de Budapest ha ordenado la evacuación de los más de 1.000 migrantes que aún esperan para subirse a un tren y continuar su viaje hacia Europa Occidental.

"Ningún tren partirá ni llegará a la estación Keleti hasta nueva orden. Desalojen el edificio", han indicado las autoridades por megafonía, después de que cerca de 500 migrantes trataran de subirse al último tren hacia Viena, indica AFP.

El cierre del tráfico ha durado aproximadamente una hora. En declaraciones a la televisión pública M1, Viktor Váczi, portavoz de la compañía estatal de trenes húngara MÁV, ha anunciado que se esperan importantes retrasos hasta entrada la noche.

No se han producido altercados ni resistencia durante la evacuación de la multitud, llevada a cabo por cientos de agentes de policía, algunos de ellos antidisturbios, que han conducido a los refugiados hacia la salida.

Varios centenares de migrantes aguardan fuera de la estación, desde donde parten todos los trenes hacia Austria y Alemania, aunque la policía continúa custodiando la entrada. Según un reportero de Reuters, corean "¡Alemania, Alemania!", "¡Merkel!" y "¡Queremos irnos!", ondeando billetes, dando palmas, siseando y abucheando.

Sigue leyendo después de la galería.

Photo gallery Cierre de la estación de Budapest See Gallery

HUNGRÍA ALEGA QUE ES PARA CUMPLIR LAS LEYES DE LA UE

El portavoz gubernamental ha respondido a Reuters sobre el motivo del cierre alegando que Hungría trata de hacer cumplir la normativa europea, que requiere el pasaporte en vigor y una visa Schengen para viajar por la UE.

Un total de 3.650 migrantes han llegado a Viena en tren este lunes, el récord diario de este año, según la policía austriaca. La normativa de asilo de la Unión Europea ha colapsado tras una ola migratoria sin precedentes procedente de países en conflicto como Siria y Afganistán.

Keleti se ha convertido desde hace semanas en una zona de tránsito para cientos de refugiados que, después de entrar en Hungría desde Serbia, quieren seguir hacia países más ricos de Europa, principalmente Alemania, en medio de la peor crisis de refugiados desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Sólo en Agosto, 50.000 migrantes han entrado en la UE por Hungría. Los frustrados viajeros, que han llegado en oleadas de 2.000 por día al país, han instalado campamentos improvisados que crecen cada vez más en las dos principales estaciones de ferrocarril de la capital.

ADEMÁS:

APRENDE A USAR TU DINERO