POLÍTICA
29/09/2015 10:48 CEST | Actualizado 29/09/2015 13:47 CEST

La reforma de la Constitución del PSOE no incluirá el término nación para Cataluña

EFE

A vueltas con los términos. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado este martes que la reforma constitucional que su partido va a plantear antes de las elecciones generales no incluirá el término nación para referirse a Cataluña y se limitará a reconocer las singularidades de este territorio.

Sánchez, en declaraciones en el programa Espejo público de Antena 3, ha opinado que el problema de Cataluña no es de "nomenclatura o nominalista, sino de convivencia", y que dentro de la Constitución existen fórmulas para tratar de buscar soluciones de consenso.

"En nuestra propuesta que vamos a llevar antes de las generales, no va a aparecer eso, lo que aparecerá será el reconocimiento de las singularidades de la sociedad catalana en la Constitución", ha asegurado Sánchez al ser preguntado por la denominación de Cataluña como nación, fórmula que defienden los socialistas catalanes.

Sánchez ha apuntado que la propuesta de revisión de la Carta Magna que su partido incluirá en el programa de las generales será "la misma" que la Declaración de Granada aprobada en 2013, en la que el PSOE apostaba por que España pasara del modelo autonómico al federal.

También se recoge en este documento la reforma del Senado, la delimitación de las competencias del Estado y de las comunidades autónomas, así como el reconocimiento de las singularidades de determinados territorios.

LAS "DIFERENCIAS" DE CATALUÑA

Reconocer estas especificidades "de manera más subrayada", ha explicado Sánchez, "no quiere decir desigualdad, sino diferencias que tienen" territorios como Cataluña dentro de "una nación plural, diversa e indivisible" como España.

El líder socialista ha precisado además que su partido no propondrá "privilegios fiscales" para Cataluña como la cesión al completo del IRPF, como defendió el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, el pasado día 10.

A su juicio, esto supondría "romper el principio sagrado" de los socialistas de igualdad "en el acceso a los bienes públicos esenciales y a los derechos básicos de la sanidad, la educación y las pensiones".

La reforma constitucional del PSOE, ha explicado Sánchez, tiene como "límites la unidad España, la igualdad entre españoles y resolver las muchas disfunciones del modelo autonómico".

NUEVOS TIEMPOS