INTERNACIONAL
05/10/2015 17:13 CEST | Actualizado 05/10/2015 17:19 CEST

EEUU dice que las fuerzas afganas en Kunduz pidieron apoyo aéreo

Mientras Médicos Sin Fronteras se retira de Kunduz (Afganistán) ante la imposibilidad de trabajar en condiciones de seguridad tras el bombardeo estadounidense sobre el hospital de esta ciudad que terminó con la vida de 22 personas, doce de ellas, miembros de la organización; Estados Unidos señala a las fuerzas afganas.

Según ha explicado el general John Campbell, responsable de las tropas estadounidenses en Afganistán, las fuerzas afganas pidieron apoyo aéreo a Estados Unidos mientras se enfrentaban a milicianos talibán en Kunduz. Esto, según Campbell, se habría producido poco antes del bombardeo.

"Hemos sabido ahora que el 3 de octubre las fuerzas afganas habían notificado que estaban siendo atacados desde posiciones enemigas y pidieron apoyo aéreo de las fuerzas estadounidenses", ha dicho Campbell. "Entonces se ordenó un bombardeo aéreo para eliminar la amenaza talibán y varios civiles resultaron accidentalmente alcanzados", ha añadido el militar, a pesar de que Médicos Sin Fronteras ya aclaró que no había talibanes en el hospital.

Campbell dice que el Ejército garantizará la transparencia en la investigación que llevarán a cabo, a pesar de que Médicos Sin Fronteras ha pedido que sea una investigación independiente.

SIN GARANTÍAS

Pero la organización humanitaria ve imposible prestar su servicio a la población ante la falta de "garantías" de que no volverán a ser atacados si regresan.

El director general de MSF España, Joan Tubau, ha confirmado que el hospital de la organización "actualmente no está operativo" y "todo el personal internacional de MSF que estaba en Kunduz ha sido evacuado".

Tras el bombardeo del sábado, en el que murieron 22 personas, doce de ellos trabajadores locales de MSF, todos los pacientes críticos fueron trasladados a otras instalaciones médicas, mientras que parte del personal que no resultó herido ayudó en otros centros y posteriormente se han regresado con sus familias.

"Ahora no son posibles actividades médicas en el hospital en MSF en Kunduz, en un momento en que las necesidades médicas son inmensas", ha lamentado Tubau, reconociendo que "es doloroso para MSF retirarse" en estas circunstancias.

TE PUEDE INTERESAR