INTERNACIONAL
04/10/2015 11:01 CEST | Actualizado 04/10/2015 18:31 CEST

Obama espera a la investigación antes de valorar el ataque a MSF

MSF

24 horas ha tardado Barack Obama en referirse al bombardeo de sus tropas sobre un hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz, Afganistán. Y lo que ha dicho es diplomático y poco clarificador.

El presidente de Estados Unidos ha asegurado esta madrugada que esperará los resultados de la investigación dirigida sobre el Pentágono antes de juzgar lo ocurrido.

"El Departamento de Defensa ha puesto en marcha una investigación completa, y vamos a esperar los resultados de esa investigación antes de hacer un juicio definitivo sobre las circunstancias de esta tragedia", aseguró el mandatario en un comunicado.

El jefe del Pentágono, Ashton Carter, dijo previamente que no podía confirmar los detalles del suceso, pero garantizó que se llevará a cabo "una investigación completa" en colaboración con las autoridades afganas para saber qué ocurrió para que murieran 22 personas inocentes, civiles, 12 de ellos miembros del personal de MSF y 10 más, pacientes. Entre estos últimos, confirma la ONG, hay tres niños.

"En nombre del pueblo estadounidense, extiendo mis más profundas condolencias a los profesionales médicos y otros civiles muertos y heridos en el trágico incidente en un hospital de Médicos sin Fronteras en Kunduz", agregó Obama, quien dijo haber solicitado al Departamento de Defensa que lo mantenga informado sobre el asunto.

"Vamos a seguir trabajando en estrecha colaboración con el presidente (Ashraf) Ghani, el Gobierno afgano, y nuestros socios internacionales para apoyar a las fuerzas de Afganistán a medida que trabajan para garantizar la defensa y seguridad nacional de su país", concluyó Obama.

EEUU RECONOCE QUE ATACÓ "EN LAS INMEDIACIONES"

Las imágenes difundidas tras el ataque -en el que murieron también una decena de talibanes que se habían ocultado, según las autoridades afganas-, mostraban parte del austero centro sanitario de planta baja calcinado por las llamas, mientras los supervivientes se amontonaban en las zonas que no habían sido dañadas. Aunque los sanitarios atendieron a las víctimas en las zonas que estaban menos afectadas, finalmente la clínica ya no está operativa, es imposible de usar, según ha confirmado la ONG.

Un portavoz militar estadounidense en Afganistán confirmó esta madrugada que se había realizado un ataque en Kunduz a la misma hora en la que MSF informó del bombardeo y en la misma zona y aseguró que durante la acción pudo haber "daños colaterales a un centro médico cercano".

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Los sanitarios de MSF, atendiendo de urgencia a los heridos en el ataque.

LA ONU EXIGE UNA INVESTIGACION INDEPENDIENTE

Teniendo en cuenta que el Gobierno afgano necesita absolutamente la muleta de EEUU para afrontar retos internos como el de los talibanes, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha pedido una investigación imparcial de lo ocurrido. Ya ayer, el organismo que dirige el surcoreano advirtió de que, si se trató de un ataque voluntario, podríamos estar ante un crimen de guerra.

"El secretario general recuerda que los hospitales y el personal médico están explícitamente protegidos por el Derecho Internacional Humanitario. Pide una investigación minuciosa e imparcial del ataque para garantizar la rendición de cuentas", ha señalado Ban a través de un portavoz, que ha condenado rotundamente lo ocurrido y ha destacado el "valiente" trabajo de los miembros de esta organización, que mantenía activo un hospital de referencia en la zona de Kunduz. Ahora ya ningún otro lugar prestará los servicios que ellos prestaban, por personal y maquinaria.

MSF NIEGA QUE HUBIERA TALIBANES EN LAS INSTALACIONES

Contradiciendo al Ministerio del Interior y del de Defensa de Afganistán, que han llegado a hablar de los cooperantes como "escudos humanos" de los integristas, Médicos Sin Fronteras ha negado que los talibán estuvieran usando su instalación para lanzar ataques contra las tropas internacionales. "Las puertas del hospital de Kunduz estuvieron cerradas toda la noche, así que ninguna persona que no fuera parte del personal sanitario o paciente estaba dentro cuando tuvo lugar el bombardeo", ha aclarado la ONG en un comunicado difundido este domingo.

Los ataques aéreos tuvieron lugar entre las 2.08 y las 3.15 (hora local) del sábado contra el edificio principal del hospital de traumatología que MSF posee en Kunduz, que alberga unidades de cuidados intensivos, habitaciones para ingresos, salas de rehabilitación y de urgencias.

"Las bombas empezaron a caer y escuchamos el ruido de los aviones volando en círculos. Después hubo un silencio y más bombas. Así ocurrió una y otra vez. Cuando salimos el edificio principal estaba en llamas", ha relatado Heman Nagarathnam, director de la ONG para el norte de Afganistán.

La organización humanitaria ha denunciado que el bombardeo se produjo a pesar de que el 29 de septiembre proporcionó, tanto a las tropas internacionales como a las fuerzas afganas, las coordenadas exactas del hospital para evitar precisamente que fuera atacado en la ofensiva contra los talibán.

(Puedes seguir leyendo tras el mapa...).

En rojo, la zona de Kunduz.

LA BATALLA POR KUNDUZ

Los talibán lanzaron el lunes una gran ofensiva sobre Kunduz y lograron conquistarla, consiguiendo con ello su primera capital provincial en los últimos 14 años, lo que ha llevado a cuestionar la capacidad de las fuerzas locales para hacerse cargo de la seguridad afgana tras la salida definitiva de las tropas internacionales.

Tras varios días de fuertes combates en Kunduz y sus alrededores finalmente las fuerzas especiales afganas consiguieron recuperar la capital provincial y "vaciarla" de talibán, apoyados por las tropas norteamericanas.

Sin embargo, los enfrentamientos continúan. "Por lo que nosotros sabemos, todavía hay contestación en toda la zona", ha dicho a la agencia de noticias Reuters un miembro de la coalición internacional bajo condición de anonimato.

"Se puede escuchar el sonido de los disparos en toda la ciudad", ha confirmado Gulboddin, un habitante de Kunduz. Según su versión, los vecinos no se atreven a salir a las calles lo que ha dejado decenas de cadáveres a la intemperie que "empiezan a descomponerse".

Photo gallery El hospital de MSF atacado en Kunduz: antes y después See Gallery

El HUFFPOST PARA EL ÁGUILA