INTERNACIONAL
21/12/2015 17:08 CET | Actualizado 21/12/2015 17:09 CET

Lanzarse al mar con un flotador de juguete: la epopeya de los refugiados

DAVID DARG/RYOT NEWS

Mires donde mires en esta costa, el peligro de la travesía entre Turquía y Grecia se hace patente. Chalecos salvavidas, flotadores y lanchas destrozadas se han convertido en una constante en las playas de la idílica isla de Lesbos.

Ya había visto imágenes de montañas de chalecos salvavidas naranjas en la playa, así que no me sorprendió tanto cuando llegué y vi eso. Lo que no esperaba descubrir era los juguetes hinchables de niños mezclados con los escombros.

Lo primero que me encontré fue un chaleco salvavidas de Spiderman de un niño, de esos que están hechos para pasar un día de diversión en la piscina. A sólo unos pasos de ahí, vi un manguito con un dibujo de un delfín sonriente. Empecé a andar por la orilla, y por primera vez tomé nota de cuántos objetos así había. Cada pocos metros me topaba con uno más.

Un manguito de princesa. Un flotador de un coche de carreras para bebé. Dora la Exploradora y otros personajes infantiles que se iban desinflando lentamente bajo el sol del Egeo. Me impactó mucho; pensé en cuando yo era niño y jugaba en la piscina con trastos así. Estos artículos diseñados para hacer felices a los niños y hacerles reír los estaban utilizando familias que huían de la guerra en busca de una vida mejor. Juguetes concebidos para un relajado día de piscina se empleaban para salvar potencialmente la vida de un niño asustado en su viaje desde Turquía en medio de una fría y oscura noche.

Si hay algo que pueda representar la verdadera apariencia de la población refugiada, tendrían que ser estas imágenes. Estos objetos no han sido usados para evitar que unos terroristas se ahoguen; han servido para proteger a niños inocentes en un periplo que nunca deberían verse obligados a hacer.

Miré el reverso de uno de los pequeños chalecos y al leer las instrucciones me recorrió la espalda un escalofrío. "Atención: No protege contra ahogamiento". Cada día, muchos niños refugiados cruzan el mar Egeo atados a juguetes hinchables de este estilo con la esperanza de que puedan salvarles la vida.

Poco después del paseo nos enteramos de que un bote volcó nada más salir de Turquía. Y escuchamos que tres niños se habían ahogado.

TERRITORIO PARADORES