POLÍTICA
30/03/2016 07:06 CEST | Actualizado 30/03/2016 12:12 CEST

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se reúnen en el día 101 sin Gobierno

Cien días sin Gobierno. En su corta historia democrática, España jamás se había encontrado en una situación igual. Cien días de negociaciones, de reuniones a dos y a cuatro bandas, de ruedas de prensa, de entrevistas en medios, de ataques a unos y a otros... pero sin pactos.

Sólo uno, el que rubricaron en el Congreso el PSOE y Ciudadanos y cuya propuesta de investidura fue rechazada por la cámara Baja en el único intento por formar Gobierno llevado hasta ahora al Parlamento.

Por eso, cien días después de que los españoles dejaran un escenario político complejo, con aritméticas muy ajustadas, los partidos retoman las negociaciones con el reto de tratar de desbloquear la situación actual antes del 2 de mayo, la fecha límite para que se convoquen automáticamente unas nuevas elecciones generales.

La primera de esas citas llega este miércoles, con la reunión entre el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Podemos, Pablo Iglesias, en la que ambos líderes buscarán una salida al problema para el que tienen diferentes soluciones.

Sánchez aspira a que Iglesias acepte sumarse al pacto que firmó con Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, presumió de haber conseguido que el 80% de sus propuestas estuvieran incluidas en él.

Iglesias, por su parte, no ve posible negociar con Ciudadanos en la mesa, algo en lo que coincide con Rivera, que rechaza la opción de incluir a Podemos y abre la puerta al PP.

EL 'TUYA, MÍA' POLÍTICO

Antes de llegar a este punto, a finales de enero, en plena ronda de consultas del rey, era Pablo Iglesias el que sorprendía planteando al PSOE un Gobierno en coalición con Sánchez de presidente y él de vicepresidente, que contara también con el apoyo de Compromís y de Izquierda Unida. El líder del PSOE rechazó esta opción y pidió esperar a Rajoy.

Lo que pocos esperaban es que el presidente del Gobierno en funciones dijera 'no' al rey Felipe y rechazar presentarse como candidato a la investidura. El monarca volvió entonces a convocar una nueva ronda de consultas en la que propuso como candidato a Sánchez.

El socialista aceptó y puso en marcha las negociaciones esperando un acuerdo a izquierda y derecha, es decir, con Podemos y Ciudadanos. Tras otro mes de negociaciones, Sánchez y Rivera firmaron el 24 de febrero un pacto que sólo contaba con el respaldo de 130 diputados y que cayó derrotado en el Congreso ante la falta de respaldo.

Tras la investidura fallida, el rey decidió esperar a que algún candidato pudiera ofrecerle un acuerdo con apoyo suficiente. Pero cien días después, el tiempo sigue corriendo hacia unos nuevos comicios si no hay pacto de Gobierno que lo remedie.

ASÍ LLEGAN LOS PARTIDOS

PP

Poco ha cambiado el PP desde las elecciones. Primero, porque el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, es el que menos se ha movido de su posición inicial desde el 20 de diciembre. El dirigente popular mantiene desde entonces su oferta de 'gran coalición' a PSOE y Ciudadanos.

Rajoy ya se quitó de encima el engorro de ser rechazado por el Congreso con su 'no' al rey y ha desarrollado un perfil bajo en todo este tiempo, dejando que sean otros los que lleven la iniciativa y sin hacer caso a las peticiones de Albert Rivera de sumarse al pacto alcanzado con los socialistas.

Y segundo porque, aunque le siguen lloviendo los casos de corrupción (especialmente desde Valencia), el partido ha decidido no celebrar ningún congreso nacional o regional hasta conocer el destino político del país.

Aunque eso no ha impedido que algún dirigente popular, como el expresidente de Murcia Alberto Garre, asegurara que en el PP "es un clamor silencioso" que se espera que "Rajoy dé un paso atrás" o que críticos del PP presionaran para celebrar un congreso abierto en mayo.

PSOE

El PSOE ha vivido estos cien últimos días entre la iniciativa y el lío.

La iniciativa de un Pedro Sánchez empeñado en convencer a Podemos y a Ciudadanos de que le apoyen para ser investido presidente.

El lío de un partido que se había fijado celebrar para finales de mayo su 39 Congreso, en el que se esperaba que Susana Díaz, presidenta de Andalucía, decidiera dar el paso y presentarse como candidata a liderar el partido.

Una cita tensa en una fecha que puede enmarcarse en plena precampaña electoral y que finalmente, tras una semana de serial político, los socialistas aplazarán a la espera de saber si se forma Gobierno o se vuelven a sacar las urnas a la calle.

PODEMOS

Pero si hay un partido que llega con problemas a este punto, ese es Podemos. Pese a mantenerse firme en su propuesta de Gobierno de coalición, la formación liderada por Pablo Iglesias ha visto cómo tras la investidura fallida de Sánchez no han hecho más que crecerle los enanos.

A la dimisión de nueve miembros del Consejo Ciudadano de Madrid se sumaba la destitución del secretario de Organización, Sergio Pascual, al que la Secretaría General acusaba de no haber sabido frenar la descomposición regional del partido.

Una destitución que llevó al número dos de Podemos, Íñigo Errejón, a guardar un silencio que rompió este martes, reconociendo que no compartió el cese de Pascual, admitiendo diferencias internas en la formación, pero descartando disensiones ideológicas.

CIUDADANOS

El partido de Albert Rivera llega sin líos internos y lo fía todo a que al pacto con el PSOE se sume finalmente el PP. Sólo así logrará hacer valer sus 40 diputados.

La formación naranja presiona a los socialistas para impedir la entrada de Podemos en el acuerdo y abre la puerta al PP con Rivera afirmando que los votantes del partido de Rajoy comparten "muchas" de las medidas del pacto.

¿QUÉ DICEN LAS ENCUESTAS?

Durante estos cien días sin Gobierno hay partidos que claramente han ido de más a menos y partidos que han ido de menos a más. En el primer grupo están el PP y sobre todo Podemos, mientras que en el segundo están PSOE y Ciudadanos.

Todas las encuestas pronostican que el PP sería el partido más votado en unas nuevas elecciones, aunque el partido de Rajoy lograba un mejor resultado en el barómetro electoral del CIS correspondiente al mes de enero, de los que lograría según las últimas encuestas publicadas en el mes de marzo.

En enero Podemos superaba al PSOE en estimación de voto situándose como segunda fuerza política, mientras que los socialistas bajaban un punto y medio respecto a los comicios del 20-D. Ciudadanos, por su parte, se quedaba por debajo de su resultado de diciembre como cuarta fuerza.

Sin embargo, con el transcurso de las semanas, los acontecimientos han favorecido a PSOE y Ciudadanos, en detrimento de PP y Podemos, como muestran las encuestas publicadas por El Periódico, El País y la Cadena SER en marzo.

Create line charts

TE PUEDE INTERESAR