NOTICIAS
05/04/2016 10:11 CEST | Actualizado 05/04/2016 10:28 CEST

Barça - Atlético: la verdad sobre el clásico que nos contará la Champions

GETTY

Sin casi tiempo para digerir la sorpresa del clásico, llega la cita trascendente de la Champions. Barcelona y Atlético de Madrid disputan esta noche en el Camp Nou la ida de los cuartos de final en un encuentro cuya perspectiva ha cambiado radicalmente en los dos últimos días. El favorito es menos favorito porque ha sembrado la duda y el rival es el equipo más correoso y competitivo del cuadro, el peor para mostrar la más mínima debilidad anímica.

Lo peor para el Barcelona no fue perder contra el Real Madrid. Ni los tres puntos ni la dosis de moral para los blancos son motivos suficientes para activar la alarma de un equipo que lleva más de un año completo siendo una apisonadora. El problema es la forma en la que se produjo. Los azulgrana no cayeron tras derrochar decenas de ocasiones, sino que fueron borrados del terreno de juego durante más de media hora con todas sus estrellas sobre el campo. Incluso en superioridad numérica, tras la expulsión de Ramos, concedieron la ocasión que materializó Cristiano y no fueron capaces de hacer sufrir al Madrid en los minutos finales. ¿Por qué? La verdad se sabrá este martes a la conclusión del partido.

¿Aún no conoces El HuffPost Deporte en Facebook? ¡ÚNETE!

A eso de las 22.30 horas sabremos si el Barça jugó a una velocidad menos pensando en la Champions (algo que no concuerda con los cambios que hizo Luis Enrique) o si atraviesa un bajón de forma en el momento clave de la temporada. Luis Enrique tuvo en su mano devaluar el clásico tanto al marcar Piqué como tras el empate de Benzema. Habría restado mérito a la victoria merengue dejando clara su prioridad. Pudo minimizar los riesgos y no lo hizo. Messi, Neymar y Suárez llegaron con el tiempo justo para hacer un entrenamiento antes del partido, pero no tuvieron descanso y fueron las caras más visibles de la pájara física y táctica que sufrió el equipo. El golpe fue más fuerte de lo que nunca debió ser.

Y delante tendrá al equipo que nadie quiere, un Atlético de Madrid que llega con las pilas cargadas, con la motivación en vena tras la ovación de diez minutos del Calderón después de golear al Betis. Simeone tratará de repetir la hazaña de 2014, cuando dejó fuera al conjunto que entonces dirigía el 'Tata' Martino y acabó perdiendo la final en la famosa prórroga de Lisboa ante el Madrid.

Las 7 claves del partido

ESPACIO ECO