NOTICIAS
16/01/2018 18:30 CET | Actualizado 16/01/2018 18:31 CET

Interior ofrece a policías y guardias civiles una equiparación "total" de 1.500 millones en tres años

Las asociaciones y sindicatos se muestran recelosos.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se dirige a los policías concentrados frente a la Dirección General de la Policía, en Madrid.
Javier Lizón / EFE
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se dirige a los policías concentrados frente a la Dirección General de la Policía, en Madrid.

La propuesta ya está sobre la mesa: el Ministerio del Interior ha ofrecido este martes a policías y guardias civiles una equiparación "completa y total" de sus sueldos con respecto a cuerpos autonómicos como el de los Mossos d'Esquadra gracias una partida en los presupuestos de "hasta un límite de 1.500 millones de euros", repartida durante los próximos tres años. La cifra es la mínima exigida por las asociaciones profesionales y sindicatos, que ampliaban su reclamación hasta los 2.000 millones para que la igualdad fuese real.

La iniciativa la ha planteado esta mañana el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en sendas reuniones por separado en los consejos respectivos de ambos cuerpos, en un intento de buscar una "equiparación completa, total e integral", en palabras del ministro recogidas en su cuenta de Twitter.

Este compromiso de equiparación ha sido inicialmente bien acogido por los afectados. Sin embargo, hay un detalle que preocupa: la propuesta añade la disposición de "sustituir cualquier derecho de carácter sociolaboral que no tengan reconocido los mossos por aquellos" que éstos sí tengan" y que no afecten, en el caso de la Guardia Civil, a su naturaleza militar. "Y si no fuera posible, las cantidades destinadas a financiar tales derechos se restarán de las partidas presupuestarias para el aumento del salario", añade la Agencia EFE.

Según representantes de ambos cuerpos, sería necesario aclarar este punto porque podría afectar a derechos laborales como la segunda actividad, los complementos de destino o a las casas cuartel de los guardias civiles. En las negociaciones iniciadas meses atrás siempre se ha planteado que debería haber un plan de inversiones y mejoras de material, pero los sindicatos advirtieron que los 1.500 millones habían de ser exclusivamente para sueldos.

EL DATO

Un policía o un guardia cobra un 30% menos que un miembro de los Mossos d'Esquadra, los mejor pagados del país. Eso se traduce, al mes, en casi 700 euros de diferencia. Al año, la diferencia puede ser de hasta 12.783 euros. Si el sueldo base de un mosso es al año de 34.361,8 euros, el de un miembro de la Ertzaintza ronda los 30.000 y el de un policía foral los 27.458,25, el de un guardia civil se queda en 24.515,9 y el de un policía nacional, en 24.512,7 euros.

Tras reconocer la "dificultad de fijar puesto a puesto esa equiparación", Interior se compromete a "solicitar" el incremento de las partidas del capítulo I (gastos de personal) de los próximos presupuestos de ambos cuerpos "hasta que sea la misma cantidad por agente que desarrolla su actividad" en la Policía y en la Guardia Civil que la existente para financiar a los mossos. Una cantidad con un límite máximo de 1.500 millones de euros, según la propuesta, que señala que la aportación se realizará a lo largo de los tres próximos ejercicios presupuestarios a razón de un tercio "de la cantidad resultante de la negociación de cada uno de ellos".

Desde la cartera de Zoido han calificado este día como "histórico" por un acuerdo que permitirá que en 2020 un policía nacional o un guardia civil gane lo mismo que su homólogo de la policía autonómica, después de más de 30 años de pelea profesional por esta igualdad.

DUDAS Y DECEPCIONES

En las asociaciones y sindicatos policiales hay sentimientos encontrados ante esta propuesta, que supone que un Gobierno los escuche tras décadas de olvido pero, a la vez, se conforma con la cifra más conservadora de cuantas planteaban y genera dudas sobre cómo se abordarán esos otros derechos laborales que no son sólo la nómina.

A través de un comunicado, los representantes de los guardias civiles han hecho pública su "decepción" porque el ministerio no ha concretado ninguna cifra para 2018, para que los agentes empiecen a cobrar mejor desde ya, y "solo hay un compromiso político de impulsar la financiación de la equiparación". Las ocho asociaciones principales reclaman 500 millones ya para este año y exclusivamente dedicados al capítulo I y consideran que "a una mesa de negociación se va con dinero en la cartera y no con el compromiso de impulsarlo o solicitarlo". Si a la mesa de trabajo, que se creará en virtud de esta propuesta, el ministerio no va con una cifra mínima de 500 millones para 2018, "será imposible llegar a ningún acuerdo", indican, tras trasladar este aviso a Zoido en sus reuniones de esta mañana.

Por su parte, la asociación Jusapol -que aglutina a miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil y fue la convocante de la gran marcha por la equiparación que tomó el centro de Madrid el pasado noviembre- no confía en la propuesta de Interior y no lo hará "hasta que ese dinero no llegue a los bolsillos" de los agentes. Tantas son, dicen, las promesas incumplidas en estos años. Por tanto, mantienen la nueva protesta convocada para el 20 de enero en Barcelona y todas las líneas de reivindicación continúan hasta que las propuestas se concreten "en compromisos reales".

Antonio Vázquez, su portavoz, ha recordado otros dos acuerdos entre sindicatos y Gobierno firmados en 1992 y 2005 sobre equiparación salarial que nunca se cumplieron y ha declarado que desde Jusapol se muestran escépticos porque el Gobierno ya ha hecho "trampas" otras veces.

El presidente de la asociación Natan Espinosa ha explicado a su vez que "no pueden considerar satisfactoria la propuesta de Zoido" porque hay que perfilar a dónde va ese dinero y reivindican un compromiso a largo plazo. Concretamente piden 1.500 millones de euros hasta 2020, pero con garantías de 500 millones por cada año y que todo ese dinero se destine íntegramente al complemento específico general -y no al singular- del salario de los agentes, para que también repercuta en otras partidas como jubilaciones o pagas extras, de la misma forma que ocurre con los Mossos d'Esquadra.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Interior del Congreso, Miguel Gutiérrez, ha mostrado su apoyo a las reivindicaciones de estos cuerpos por la equiparación salarial y ha exigido al Gobierno que "pase de las palabras a los hechos". Gutiérrez ha pedido "más acción" a un Gobierno "que arrastra los pies cada vez que hablamos de igualar libertades y derechos" y ha manifestado que la palabra del Ejecutivo tiene "poco crédito" en estos momentos por sus antecedentes de incumplimiento "tanto de lo que dicen como de lo que firman". El partido de Albert Rivera ha sido el que con mayor empeño ha forzado a introducir esta equiparación en los presupuestos generales y el que más se ha acercado a los planteamientos de los agentes.

EL HUFFPOST PARA HONEST