TENDENCIAS
09/02/2018 09:20 CET | Actualizado 09/02/2018 09:21 CET

Los mejores alimentos y bebidas para combatir gripe y catarros

No basta con beber agua para recuperarse.

Mizina via Getty Images

Los catarros y la gripe no tienen nada de divertido: debilidad muscular, dolor de cabeza, congestión nasal, estómago revuelto... Y no basta con beber agua para recuperarse.

"El cuerpo está bajo presión por la infección. Hace falta reparar o ayudar al sistema inmunitario", expone la doctora Zhaoping Li, directora del Centro de Nutrición Humana de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Por suerte, hay una serie de alimentos y bebidas que pueden ayudar a reforzar y reabastecer el organismo en su lucha contra estas afecciones:

1. Sopa de pollo

La clásica sopa de la abuela funciona: el calor ayuda a fluidificar la mucosidad de la nariz, según aseguran desde la Clínica Mayo. A su vez, las sales de la sopa ayudan a prevenir la deshidratación en caso de tener gripe o diarrea, señala Zhaoping Li. Por su parte, el pollo aporta la proteína necesaria para restablecer y fortalecer el sistema inmune, que en esos momentos necesita más recursos para combatir la infección.

No obstante, la doctora Li advierte que el caldo de pollo de supermercado no funciona tan bien como una sopa casera. Conviene que tenga trozos de pollo desmenuzado para que sea más fácil de digerir y pierda la menor cantidad de proteínas en el proceso. Puedes probar esta receta de sopa de pollo casera.

2. Proteínas ligeras

Como se ha dicho antes, la proteína ayuda. Cuando tengas un catarro o gripe, trata de tomar huevos, pechuga de pollo o batidos de proteínas y evita alimentos muy pesados como los chuletones.

"El sistema gastrointestinal no está para hacer grandes esfuerzos", recuerda Li.

Si no te apetece tomar pollo, puedes hacerte una tortilla de champiñones. Así tomas la proteína de los huevos y, además, aprovechas los champiñones, fuente de potasio y zinc. Estos elementos son necesarios para el sistema inmunitario, según explica Lisa Young, profesora adjunta de Nutrición en la Universidad de Nueva York y autora del libro de dietas The Portion Teller Plan.

3. Zumos o batidos de fruta

Si no tienes demasiado apetito, puedes optar por beberte los nutrientes en lugar de comértelos. Los zumos de naranja o de manzana recién exprimidos o los batidos de frutas tienen minerales, antioxidantes y vitaminas que pueden facilitar la recuperación, según la doctora Li.

Beber agua está muy bien, pero no debería ser tu único recurso para ayudar a tus defensas, ya que al sudar la gripe no solo pierdes agua, también electrolitos, asegura Li. Por ello, los zumos y batidos de frutas son una buena opción para reponer esos electrolitos, esenciales para la hidratación y para el funcionamiento normal del organismo.

Lisa Young coincide y añade que las bebidas isotónicas no son necesarias, ya que llevan azúcares añadidos.

4. Té descafeinado

El té caliente puede ayudar a descongestionar las fosas nasales del mismo modo que la sopa de pollo. Algunos tés, como el té verde, contienen antioxidantes para ayudar a combatir el catarro o la gripe. También hay que evitar las bebidas con cafeína, ya que te mantienen despierto y dificultan que te repongas durante el sueño, avisa Young.

Es más, los estudios sugieren que los bebedores habituales de té tienen menos probabilidades de sufrir deterioro cognitivo precoz, diversos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares, así que si te enganchas al té por culpa de una gripe, puede que no sea tan mala noticia.

5. Boniatos

Los boniatos al microondas o al horno son una opción estupenda si te encuentras regular. Son una fuente importante de betacarotenos, que luego el cuerpo transforma en vitamina A, un ingrediente fundamental para fortalecer el sistema inmunitario.

Y, sobre todo, ten paciencia. No tardarás en recuperarte.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.