TENDENCIAS
20/02/2018 07:11 CET | Actualizado 20/02/2018 07:14 CET

¿Está bien contarle a la pareja de tu amante que le está siendo infiel?

A veces, los amantes repudiados quieren contraatacar sacando a la luz la aventura, pero pocas veces salen beneficiados.

Getty Images

Seis meses antes de casarse en 2006, la escritora Tracy Schorn recibió una llamada muy inesperada de una persona muy inesperada: la amante de su marido.

"La mujer siseó: 'Apuesto a que te estás preguntando dónde está tu marido. Está conmigo". Tracy Schorn, autora del libro Leave a Cheater, Gain a Life [Deja al infiel, gana una vida], recuerda cómo se lo contó todo aquella voz al otro lado del teléfono.

Conforme la otra mujer desvelaba más detalles sobre la aventura ―incluso jactándose de haber roto el matrimonio anterior del hombre―, Schorn apenas podía aceptarlo.

"Y entonces, le dije a la mujer del teléfono: 'Dios mío, espero no estar embarazada'. Al oír eso, fue ella quien se echó a llorar. Era surrealista, cuando menos", narra a la edición estadounidense del HuffPost.

Antes de colgar, Schorn le dio las gracias a la otra mujer por haber llamado.

"Era una persona tóxica, pero aun así le estoy agradecida por haberme llamado, aunque su intención no era buena. Me llevó un tiempo reaccionar en función de lo que había descubierto, pero corté con él", prosigue la escritora.

La experiencia de Tracy Schorn representa una encrucijada para las personas que han mantenido aventuras con otras personas que estaban en una relación seria. ¿Hay que decírselo a su pareja principal? ¿Te corresponde a ti contar lo sucedido o la responsabilidad de sincerarse debe recaer en la persona que está en la relación?

Si la infidelidad queda en el pasado y la persona está comprometida con su relación, yo recomendaría no revelar nada.Megan Fleming

Antes de hacer la llamada, es importante considerar si la infidelidad ha sido algo puntual o si va a tener continuidad en forma de relación seria, según recomienda Megan Fleming, psicóloga y terapeuta sexual.

"Si la infidelidad queda en el pasado y la persona está comprometida con su relación, yo recomendaría no revelar nada. Aguantar el secreto es doloroso, pero desde mi punto de vista, soltarle la información a la persona engañada también podría destruir una relación que la pareja puede haber empezado a reconstruir", apunta la experta.

La escritora y una vez amante Kate Rose se topó con este mismo dilema hace años. En aquella época, tenía todo el apoyo de su amante para hacer lo que considerara correcto. Al final, decidió guardarse el secreto para ella.

"Llevábamos dos años juntos y yo no quise tomar decisiones que le corresponden a otra persona. No quise forzar a mi amante ni traicionar la confianza que habíamos desarrollado. Lo dejé en su mano. Al fin y al cabo, era su relación la que estaba implicada. Consideré que era decisión suya ser sincero, no mía", relata.

No quise forzar a mi amante ni traicionar la confianza que habíamos desarrollado. Lo dejé en su mano.

Es importante que la otra persona piense bien cuáles son sus motivos para desvelar la aventura, recalca la psicóloga Alicia H. Clark. A veces, tras ser repudiados o apartados, los amantes quieren contraatacar o recuperar el poder sacando a la luz la aventura. Pocas veces salen beneficiados, advierte Clarck.

"Puede que quieras contarlo para castigar a tu amante por haberse quedado con su pareja o buscar un grado similar de legitimidad para una relación que ha estado demasiado tiempo viviendo en las sombras o que te ha sido denegada. Sin embargo, ese tipo de revelaciones pocas veces logran esa satisfacción y puede salir el tiro por la culata", avisa la experta.

A veces, el deseo de revelar la verdad sí que surge con buena voluntad, indica Megan Fleming. Puede ser ese el caso si la aventura no duró mucho o si la otra persona no tenía ni idea de que la persona infiel estaba en una relación monógama.

"Uno de mis clientes, que estaba casado, conoció a una mujer en Twitter y empezaron a enviarse mensajes sexuales, hasta que la esposa recibió un correo electrónico. La otra mujer le decía: 'Pensé que querrías saberlo, así como a mí me gustaría saberlo", cuenta Fleming.

La revelación fue un varapalo para el matrimonio, pero lo acabó fortaleciendo.

"Fue una crisis en su matrimonio, pero yo siempre digo que una crisis es una oportunidad. Fue una oportunidad para mantener las conversaciones que no habían mantenido hasta entonces y para explorar las necesidades y deseos que ninguno de los dos estaba viendo satisfechos", continúa Megan Fleming.

Esta psicóloga y terapeuta sexual asegura que vuelven a estar actualmente implicados en su matrimonio y creciendo como pareja.

"La revelación terminó siendo beneficiosa", concluye.

Tracy Schorn, que abrió su blog Chump Lady tras dejar a su marido infiel, recomienda en casi todos los casos revelar la verdad.

"A no ser que realmente no supieras que estaban casados, formaste parte de la conspiración contra esa persona. Sexualmente, eso es humillante. No dio su consentimiento para sufrir una infidelidad. Lo mínimo que puedes hacer es devolverle un poco de su dignidad contándole la verdad. Aguanta el chaparrón y luego vete", aconseja la escritora.

Kate Rose, la amante mencionada antes, considera que ninguna aventura es igual a otra y que no hay un solo consejo que pueda ayudar a quienes están en esa situación. Pese a ello, aconseja pensarlo detenidamente antes de decírselo a la pareja que ha sido engañada. La situación no acabará bien si la intención es poner fin al matrimonio de tu amante para poder empezar una relación seria.

"Si estás en una situación en la que eres el otro hombre o mujer y piensas que tu amante va a venir corriendo a tus brazos si se lo dices a su pareja, te equivocas terriblemente", sentencia Rose.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST