NOTICIAS
17/01/2019 09:48 CET | Actualizado 17/01/2019 12:51 CET

Un espeleólogo confía en que Julen pueda ser rescatado vivo

Ha habido "pequeños milagros" en casos en los que las personas han estado atrapadas hasta diez días, dice el presidente de la Federación Andaluza.

Álvaro Cabrera / EFE
Vecinos de Totalán (Málaga), colocando carteles de apoyo a Julen y su familia.

El presidente de la Federación Andaluza de Espeleología, José Antonio Berrocal, ha expresado su "absoluta confianza" en que Julen, el niño de dos años que cayó a un pozo en Totalán (Málaga) y que se intenta rescatar desde el domingo, pueda ser encontrado vivo.

Ha asegurado a los periodistas que cree en "un pequeño milagro" porque hay otras experiencias, en referencia a terremotos o cuevas en los que se ha producido este tipo de confinamientos "y después de un montón de horas, incluso de días, se ha podido rescatar a la persona".

Berrocal ha aludido a otros rescates en situaciones parecidas y "se ha podido rescatar a una persona con vida incluso diez días después" de ocurrir el suceso.

Este experto ha explicado que "el problema es que hay un tapón de piedra sobre el pequeño Julen y, si ese tapón es de barro y de agua, puede ser hermético".

Sin embargo, si se da la "suerte" de que haya un tipo de piedra de cantos angulosos habitual en estos lugares, ha explicado que "entre esos espacios puede circular aire con mucha facilidad" y "en el mejor de los escenarios podría ser que en el espacio interior también pudiera haber circulación de aire".

En el mejor de los escenarios podría ser que en el espacio interior también pudiera haber circulación de aire

Sobre la posición en la que, al parecer, cayó Julen, ha indicado que "está, en la peor de las posibilidades, de pie" y que si estuviera tumbado o de manera más cómoda "tal vez podría resistir muchas más horas, por lo que el tiempo es importante y cuenta cada minuto".

José Antonio Berrocal ha comentado que, "si se queda en estado semiinconsciente, dormido, el ritmo vital decae y necesita menos oxígeno" y que "estaría mejor en esa situación que consciente y sufriendo de claustrofobia".

Respecto a los que opinan que se ha tardado mucho en actuar, ha considerado que "en cualquier tipo de intervención, primero hay que hacer una valoración de muchos aspectos variables que intervienen en cualquier emergencia".

Al respecto, ha señalado "dos principios fundamentales: que el rescatista no sufra ningún peligro y evaluar en qué situación está la víctima" y si la respuesta "implica una demora de equis horas hasta evaluar científicamente y concienzudamente la situación, hay que aceptarlo como parte del protocolo de emergencia".

QUERRÁS VER ESTO

El padre de Julen explica cómo cayó al pozo (La Sexta).

NUEVOS TIEMPOS