POLÍTICA
13/03/2019 13:56 CET | Actualizado 31/07/2019 11:36 CEST

"¿Un Gobierno de coalición? Los socialistas no tenemos miedo a lo nuevo"

Entrevista con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

Sólo hay una cosa en la escena política que fluya a mayor velocidad que el verbo de Carmen Calvo (Córdoba, 1957) y son los fakes que circulan por las redes sociales sobre el Gobierno de Pedro Sánchez. Aun así ella no calla, no se amilana y, sobre todo, no está dispuesta a pasar por alto según qué cosas.

Una de ellas es que se ponga en duda el compromiso del PSOE con la Constitución española. Sólo faltaba, dice, que quienes se abstuvieron en el Título VIII o proponen hoy un 155 que vulnera la Carta Magna vengan a dar lecciones a un partido de acreditada historia en la lucha contra la dictadura, la construcción de la Transición política y la redacción y desarrollo de nuestra Ley de Leyes. Y otra, que ella misma, junto a otras socialistas, fueron a la manifestación del 8-M a hacer campaña y no a apoyar un año más las reivindicaciones del movimiento feminista y el desmontaje de una sociedad machista.

Por lo demás, como Pedro Sánchez, la vicepresidenta del Gobierno aprovecha y disfruta por igual el espacio de centralidad y moderación en el que la "derechización" de Rivera y las posiciones extremas del PP de Casado han situado al PSOE.

El 8-M las mujeres volvimos a salir a la calle y, en las 72 horas posteriores, tres mujeres fueron asesinadas por sus parejas, ¿qué está fallando?

Las mujeres y los hombres demócratas estamos afrontando de manera decidida el desmontaje de una sociedad machista. Esto no va a ser ni fácil ni rápido. Estamos desmontando las estructuras más profundas de un modelo de estructura social. La política está entrando donde decía Simone de Beauvoir, en lo personal. Eso va a ser muy difícil y, durísimamente, lo pagamos con mujeres que, en esos modelos de relaciones opresivas de poder acaban en el asesinato y pagan con sus vidas. A lo que se está enfrentando el feminismo y la democracia es a desmontar las estructuras más profundas del modelo de vida, que son aquellas que nos llevan diciendo desde que tenemos Historia que el hombre es quien domina toda la escena, quien tiene las atribuciones de superioridad frente a la mujer. Afrontar esto no es cuestión de una década, ni fácil ni rápido y algunas mujeres pagan con sus vidas porque fundamentalmente los asesinatos, el maltrato y la violencia de género se produce cuando la mujer decide que es libre, que quiere tomar decisiones propias en las que no se somete a las necesidades de su pareja. Tradicionalmente, las mujeres han estado abocadas al matrimonio como fórmula de vida y, como decía el propio Stuart Mill y como dijo John Locke, en una especie de estructura carcelaria. Cuando estamos saliendo de ello es cuando algunas son asesinadas.

¿Un Gobierno de coalición? Los socialistas no tenemos miedo a lo nuevo

¿El feminismo puede ser liberal?

El feminismo tiene una historia que nadie puede obviar. Igual que el socialismo y otros planteamientos ideológicos tiene conceptos e historia. No es de recibo que alguien diga ahora que va a redefinir el socialismo, o el liberalismo o el neoconservadurismo. El feminismo se merece el mismo respeto. El feminismo no es de ayer ni de antes de ayer. Es una reacción de pensamiento igualitario que afecta a los derechos de las mujeres y a la igualdad que nace literalmente cuando en la Revolución francesa nace el Estado moderno y quiere nacer sin nosotras como ciudadanas. Cuando ahí se plantea que nacen los ciudadanos y desaparecen los súbditos, nosotras no llegamos a la ciudadanía. Nos cuesta un siglo pelear por el sufragio, y ahí es donde empieza a cuajar todo un movimiento político que es progresista, que corresponde a un formato muy avanzado de Estado en el que queremos ser ciudadanas, tener los mismos derechos, ir a la escuela, ser libres, divorciarnos, optar por no ser madres, optar por no casarnos... Todo eso tiene que ver con un movimiento transformador, progresista. Eso tiene una historia y esa historia hay que respetarla.

No es entendible que en estos momentos alguien quiera modificar un término con toda su historia detrás por una conveniencia política. Otra cosa distinta es que en el campo conservador cada día sean más conscientes de que hay una parte de la defensa de la igualdad entre hombres y mujeres que es una defensa democrática de la igualdad de derechos que tenemos que asumir todos. El feminismo trae propuestas que la derecha en muchas ocasiones de la Historia no ha podido asumir. Cuando las mujeres hemos salido a defender la interrupción voluntaria del embarazo para controlar nuestra agenda de maternidad y nuestra vida, lo han hecho en el campo progresista. No han estado acompañadas de la derecha. Cuando peleábamos por el divorcio para poder romper estructuras como son las estructuras familiares y la pareja cuando no podíamos estar en ella, no nos han acompañado.

CARLOS PINA

¿Qué nos ha pasado para que la violencia machista, el aborto, la igualdad y otros consensos básicos hayan vuelto con tanta virulencia a la agenda política?

En tiempos de cambio, de transformaciones muy profundas en España y en el mundo, siempre ha habido dos maneras de entender las transiciones. Hay quien se asusta, quiere seguridad a toda costa y se queda un poco como parado en el miedo y en la inseguridad. Y hay quienes atraviesan los cambios, evidentemente con transformación y con inquietud, pero orientándose al futuro. Yo creo que la derecha en general se ha quedado en el mundo paralizada frente a los cambios que nos traen las nuevas tecnologías, las nuevas fórmulas de familia, las nuevas maneras de vivir, los nuevos derechos... Frente a todo eso, la desorientación les produce una gran inseguridad y vuelven a patrones tradicionales, pero la historia demuestra que siempre va, como decía Hegel, en dirección al futuro. En estas situaciones la izquierda procura ver qué es lo que trae el futuro para no retroceder nunca. Yo creo que esto es lo que está pasando porque el PP y Ciudadanos, cuando cae el Gobierno del PP mediante moción de censura, tenían que haberlo aceptado porque eso es la Constitución.

El PSOE no se mueve nunca de la Constitución, incluso cuando utiliza el artículo 113, no solamente otros. Yo creo que ese día se desorientan y en vez de empezar y seguir trabajando en la agenda que ellos tengan, incluso en la parte en que esa agenda pudiera coincidir con la nuestra, deciden que la política es esta especie de proclama constante que tiene pocas veces que ver con la realidad. Y ahí andamos. Se agita Cataluña constantemente porque eso les trae votos rápidos. Sin embargo, les pregunté un solo hecho jurídico, un solo dato político que indique algo en el que este Gobierno haya estado fuera del orden, de la Ley y de la Constitución, y a estas horas todavía no me han contestado.

España tiene que acostumbrarse a una cultura política distinta, que va a ser de confrontación, pero también de colaboración.

¿Es estético que la vicepresidenta del Gobierno coree consignas sobre el PP o contra el PP en la cabecera de la manifestación del 8 M?

Primero, no coreé ninguna consigna contra el PP. Y segundo, este es un Gobierno socialista. Los socialistas tenemos toda la tradición de ir a manifestaciones de siempre, de siempre. Comprendo que los gobiernos conservadores no tienen esa tradición, pero nosotros como socialistas vamos constantemente a manifestaciones. Lo hemos hecho a lo largo de nuestra historia, de 140 años. Es bastante normal que estemos en manifestaciones, en las del 8 de Marzo por supuesto porque somos un Gobierno feminista. ¿Dónde iba a estar un Gobierno feminista el día 8 de Marzo? Esta es la pregunta. ¿Dónde íbamos a estar si no era en la calle con la gente? Dicho esto, ni una sola consigna contra nadie. Nos limitamos a decir que echábamos en falta al PP, evidentemente.

Pues hay quien cree que el Gobierno ha hecho un uso partidista de esta convocatoria del 8-M.

Es que el Gobierno estaba allí y la pancarta del PSOE, que es el partido que sostiene este Gobierno como Gobierno feminista. ¿Dónde está el problema? La pregunta es al revés: ¿Qué habría pensado el movimiento feminista si el 8 de Marzo un Gobierno feminista del PSOE no hubiese estado? ¿Qué habría dicho el movimiento feminista si las personas que tenemos responsabilidades en la Ejecutiva Federal del partido hubiéramos decidido quedarnos en casa y no acompañarnos?

CARLOS PINA

¿Esta campaña va de España, como dice Albert Rivera?

¿Cuándo no ha ido de España, señor Rivera? ¿Cuándo no ha ido de España una campaña de unas elecciones generales? Lo que ocurre es que va de la España de todos, no de la única España que él tiene en la cabeza.

No hay un solo hecho jurídico en el que este Gobierno haya estado fuera del orden, la Ley y la Constitución

¿Y qué España tiene el PSOE en la cabeza?

Para empezar la de la Constitución, a la que contribuimos grandemente como socialistas, a la que hemos contribuido durante 140 años con exilios, con cárceles, con fusilamientos. 140 años sirviendo a España en la Historia del Partido Socialista, sirviendo a la democracia y moviéndonos siempre en la lealtad institucional y en las leyes de este país. Lo hemos demostrado en el 23-F, lo hemos demostrado con todo lo que hemos sufrido con ETA, lo hemos demostrado apoyando al anterior Gobierno con la aplicación de las medidas excepcionales, lo hemos demostrado constantemente.

Pues Ciudadanos y el PP dicen que han dejado de ser ustedes un partido constitucionalista.

Que digan en qué exactamente porque nosotros podemos demostrarles a ellos, primero, que la Constitución es un patrimonio que pertenece a todos, y de manera también importante al Partido Socialista. Es que el PSOE estuvo desde el minuto uno luchando contra la Dictadura, luchando en la Transición política, aportando a la Constitución española, desarrollándola en los gobiernos de los que hemos sido parte importante en el desarrollo de España... Si no fuera tan serio el tema, les diría literalmente otra cosa.

CARLOS PINA

¿Por qué a la derecha se le perdona que Rajoy intentara pactar un simulacro de referéndum con Puigdemont y a la izquierda se le reprocha que aceptara la figura de un relator?

Porque nosotros somos una izquierda que transforma cosas. A nosotros se nos pide siempre hechos y coherencia. Nosotros hacemos política con ética, con unos principios de los que no nos podemos mover. Cuando nos movemos nos cuesta caro. Yo creo que la derecha se mueve más en el plano del poder. Sin embargo la izquierda se mueve en el plano de la política y la política tiene muchas exigencias, principios, coherencia, logros, resultados, pero nos sentimos muy cómodos con que para nosotros la exigencia sea más alta.

Desde la Revolución francesa para acá lo que ha triunfado siempre ha sido la línea progresista. Es la izquierda la que quiere que desaparezca el Antiguo Régimen. Es la izquierda la que dice que hay que consagrar derechos y libertades. Es la izquierda la que dice que hay que dividir los poderes. Es la izquierda la que dice que cada persona, un voto. Es la izquierda y el feminismo los que dicen que las mujeres tenemos que votar. Es una historia de éxito, donde la derecha va siempre detrás y tarde. Así que las novedades normalmente vienen del cambio de la izquierda y por eso a nosotros se nos exige más. Lo tenemos tan claro que, en fin, nos quejamos pero lo tenemos asumido.

¿Con la elaboración de las listas del PdeCAT, Puigdemont ha cegado la posibilidad de reeditar la mayoría que hizo posible la moción de censura?

Ha vuelto a utilizar la fórmula del escapismo a la irrealidad, que ya utilizó con el referéndum del 1-O con las leyes de desconexión, con no intentar en el último minuto convocar unas elecciones ordinarias y no haber llegado a la situación a la que se llegó. Curiosamente nueve meses después es Puigdemont, parece que con su responsabilidad personal, quien ha decidido una nueva fuga hacia ningún sitio. Con esa deriva, desaparecen personas que conocen muy bien cómo funciona el Congreso de los Diputados, que saben muy bien que al final las cosas en la política tienen que ser razonables y nos parece que es una nueva vuelta, un nuevo giro muy en la línea de lo que hizo en sus últimos momentos como presidente de la Generalitat. Pareciera que en todo este tiempo Puigdemont no ha entendido absolutamente nada y quienes le siguen tampoco.

Puigedemont ha vuelto a la fórmula del escapismo y la irrealidad que ya usó con el 1-0. No ha entendido absolutamente nada y quienes le siguen tampoco.

¿Y este Gobierno estaría dispuesto a ser investido con los votos de un independentismo instalado en el escapismo y la irrealidad, según sus propias palabras?

Esta pregunta... Nosotros cuando planteamos la moción de censura no negociamos nada con nadie. Dijimos: queremos que este Gobierno, envuelto en tantos casos de corrupción dentro de su partido, no sea el Gobierno de España, vótennos. Quien asumió el riesgo más grande fue Ciudadanos porque decidió apoyar al Gobierno que se iba. Qué diferente hubiera sido si Ciudadanos hubiera decidido apoyar esta alternativa, que ya había sido incluso objeto de una negociación en un momento anterior. Es Ciudadanos quien decide no saber también cuál es su sitio de equilibrio. Así de claro, con lo cual la moción de censura sale con los votos legales y legítimos de los escaños que conforman los 350 escaños del Congreso de los Diputados.

Los medios hablan constantemente de la mayoría que se fraguó en la moción de censura, pero ahí no se fraguó ninguna mayoría premeditada. Ahí lo que ocurrió es que esos grupos parlamentarios decidieron que había que derribar al Gobierno. Luego, la historia de estos nueve meses ha sido una historia en la que el propio Partido Popular y el propio Ciudadanos han apoyado muchas medidas del Gobierno. Yo creo que quien tomó una decisión bastante poco equilibrada fue Ciudadanos.

CARLOS PINA

¿Ve a Rivera desmintiéndose nuevamente a sí mismo y apoyando a un gobierno del PSOE?

Rivera hubo un momento en el que dijo nunca acordaré nada con Rajoy. Y luego fue con Rajoy hasta el final. Le apoyó incluso...

Por eso le pregunto si le ve desmintiéndose de nuevo a sí mismo.

Los hechos que tenemos son estos. Albert Rivera dijo durante mucho tiempo 'nunca nada con Rajoy'. Y fue con Rajoy hasta el final. Le apoyó con un sí afirmativo, ni siquiera con una abstención, cuando era evidente que el Gobierno de Rajoy parecía que podía caer mediante el procedimiento de la moción de censura. Pasó de 'nunca con Rajoy' hasta el final del último momento con Rajoy.

Si dieran los números y pudiera elegir, ¿independentismo o Ciudadanos para una investidura?

Nosotros como partido político, no como Gobierno, y según cómo vemos las cosas, salimos con el mayor entusiasmo primero a ser juzgados y a proponer todo lo que sabemos que tenemos que seguir haciendo. Tenemos que salir a ganar.

Es inaceptable que sean las derechas las que hablen de constitucionalismo

Pero mayorías absolutas no se atisban en el horizonte...

Es verdad que no se atisban en sociedades que están ya en términos muy plurales como la española. Pero vamos a salir a demostrar y a intentar explicar que para sacar a este país adelante en tantos retos, necesitamos tener un respaldo importante.

CARLOS PINA

¿España tiene que romper el tabú de los gobiernos de coalición?

Este país lo que se tiene que acostumbrar es a una cultura política distinta, que va a ser de confrontación de ideas, pero también de colaboración.

¿Y la colaboración puede acabar en un Gobierno de coalición?

Hasta ahora hemos visto gobiernos de coalición en los niveles autonómicos, que hasta hace muy poco no los habíamos visto. En el mundo local hace mucho tiempo que los hemos visto. Ya eso ha llegado al nivel autonómico. España tiene que entrar en los parámetros propios de una diversidad ideológica que hasta hace pocos años no tenía. Estamos viviendo cuarenta años después muchas cosas nuevas. Y fíjese que yo en vez de verlas como las ven algunos, con mucho miedo a lo nuevo, no le tengo miedo a lo nuevo. Lo que hacemos con lo nuevo es ser realistas e intentar ser lo más eficientes para la respuesta, pero no nos da miedo lo nuevo. Yo lo estoy viviendo al revés. Yo estoy viviendo cosas nuevas en la política española, y me produce mucha satisfacción pensar que nuestra democracia es muy resistente. Nuestro modelo constitucional da respuesta a muchas cosas, la ha sabido dar a la crisis de Cataluña, al terrorismo, al 23-F, la la entrada en Europa, a la constitución de las Autonomías... Este país es un país admirable. Hemos hecho en 40 años la historia de un Estado centralista que ha entregado soberanía a Europa y soberanía a las comunidades autónomas.

Para la moción de censura no se fraguó ninguna mayoría premeditada

Se lo pregunto de otra manera: ¿un Gobierno de coalición daría a este país la estabilidad de la que ha carecido en los últimos años?

Es que la estabilidad puede venir por muy diferentes fórmulas, o sea, un gobierno con un número importante de escaños puede gobernar solo con apoyos externos, ese formato existe. Las cosas nuevas que están llegando a la política española están bien todas porque todas están en el marco de la Constitución, como ha estado bien que la moción de censura triunfe, que el artículo 113 haya sido útil al nivel de la política nacional... Y que todo ello los socialistas esto no lo vemos con miedo, lo vemos con bastante satisfacción porque nuestro sistema funciona muy bien.

Fíjese hasta qué punto funciona que nos parece verdaderamente inaceptable que sean las derechas las que hablen de ser ellos los constitucionalistas, cuando les ha costado trabajo entender el artículo 113, cuando hablan del artículo 155 sin respetar el artículo 2 de la Constitución que habla de la unidad del Estado y del derecho a la autonomía política. Es el PSOE el que no se ha movido nunca de la Constitución. A los partidos más nuevos les tenemos que decir que lo tenemos acreditado en la historia. Y al PP hay que decirle que nosotros nunca nos ha movido nadie del campo constitucional, incluido el título VIII, del que por cierto ellos se abstuvieron.

CARLOS PINA

¿En un Parlamento tan fraccionado sería recomendable que los partidos políticos concurrieran a las elecciones haciendo pública cuál será su política de alianzas, como ha hecho Rivera?

Bueno, Rivera dice una cosa y luego después la cambia. Yo no considero que esa sea una fórmula interesante, lo digo desde el punto de vista técnico...

¿Quiere decir que los pactos tienen que ser la consecuencia del voto y no la causa para pedirlo?

Efectivamente. Los ciudadanos tienen todo el derecho del mundo a confiar en el programa electoral que ellos quieran. Lo que sí es bueno es que luego las negociaciones que se hagan para encontrar acuerdo sean muy transparentes para que los ciudadanos sepan que la gobernabilidad va a depender de algunas cosas de las que ellos han apoyado en un programa electoral. Unas se puedan cumplir antes, otras se puedan cumplir después. Eso sí es importante, que los pactos sean siempre públicos y transparentes y que los ciudadanos lo sepan. Hay que respetar a los ciudadanos. Los ciudadanos pueden entender perfectamente que con una cantidad de escaños se puede gobernar o con todo tu programa o con menos de tu programa. Lo que a mí me parece que no es necesario ni ayuda a la política es que tú influyas sobre el voto de alguien que lo que está esperando es tu programa electoral. La gente no vota a dos partidos, tiene que votar sólo a uno. Por lo tanto hay que dejar que cada uno medite sobre la propuesta que le hace un solo partido. Y, luego transparencia y mucha claridad con los acuerdos, que es lo que no ha ocurrido en Andalucía. En Andalucía a estas horas deducimos muchas cosas, pero no sabemos exactamente en cuántas cosas directamente Vox ha ofrecido su apoyo.

CARLOS PINA

La derecha ya ha desvelado que si gana las elecciones quiere un 155 largo y de efectos amplios. ¿Qué ofrece el PSOE para desbloquear el problema catalán, una vez fracasado el diálogo?

Es que a mí me gustaría que cuando hablan de 155 permanente y no revisable, casi como una condena, dijeran exactamente en qué parte de la Constitución aparece. A veces me parece que lo que están planteando es el 116 de la Constitución [Una ley orgánica regulará los estados de alarma, de excepción y de sitio, y las competencias y limitaciones correspondientes]. Nuestro sistema constitucional lo tiene previsto. No es constitucional suspender una autonomía, no sé si estos partidos que lo dicen están fuera de la Constitución cuando lo dicen.

No es constitucional suspender una autonomía. Cuando la derecha habla de un 155 permanente parece que plantea el 156 [un estado de sitio]

Le preguntaba por la propuesta del PSOE para Cataluña.

La propuesta del Gobierno durante estos meses y durante los que continúe, si volvemos a estar en el Gobierno, va ser siempre la misma, Constitución, Ley y diálogo.

¿Constitución, Ley y diálogo para una nueva reforma estatutaria, para una revisión de la Constitución o para un pacto fiscal en una negociación bilateral?

Vamos a ver, dentro del marco constitucional cabe cualquier salida política que el marco propicie, pero fíjese que el 155 permanente del que hablan no existe. No es el Gobierno el que se está saliendo de la Constitución, son otros. A nuestro juicio no le encontramos encaje constitucional porque repito, nuestro sistema constitucional no prevé la suspensión de una autonomía, igual que no prevé que una autonomía rompa la unidad del Estado. Ninguna de esas dos cosas están previstas, no solo una, las dos.

¿Es posible una solución para el problema catalán mientras haya líderes políticos en prisión?

Es que los líderes políticos están en prisión porque estamos en un Estado de Derecho en el que no solamente hay que cumplir las normas, sino hacerlas cumplir mediante uno de los poderes del Estado, que es la aplicación de la justicia. Estoy hablando del poder judicial. El Estado de Derecho obliga a todo ello, no hay más vueltas que darle a esto. Los líderes independentistas que están en prisión lo están porque tienen presuntamente imputación de delitos, no por otra razón. Hay que distinguir el plano jurídico y el plano político. Nadie está en la cárcel en este país por tener un proyecto, incluso un proyecto independentista. Están en la cárcel porque presuntamente han podido cometer delitos ¿Qué ocurre? Cuando todo este proceso termine y se dicte la sentencia y todo eso concluya, es cierto que el sistema constitucional y todos, tenemos que ayudar a una salida política de la situación en Cataluña, ahí echamos en falta a Cs y PP.

En la manifestación del 8-M no coreamos ni una sola consigna contra nadie. Nos limitamos a decir que echábamos en falta al PP evidentemente

¿Y esa salida política será más fácil si se concede un indulto cuando llegue el momento?

No, no, es que nosotros, fíjese, cuando se habla de este asunto se está influyendo sobre el poder judicial, se está dejando de respetar al poder judicial. No entiendo a quienes se reputan constitucionalistas todos los días y están haciendo todos los días declaraciones influyendo sobre la justicia española. El Gobierno no influye sobre la independencia del poder judicial, estamos donde estamos, en la vista oral de un proceso que para nosotros es el ejercicio del poder de otro poder distinto del ejecutivo. Y no hacemos ningún pronunciamiento. Yo haría la pregunta al revés a quienes hablan de esto todos los días: qué clase de respeto le tienen al poder judicial cuando hablamos de esto.

¿Las listas de Puigdemont, pero también las de Junqueras para el 28-A son un nuevo desafío al Estado?

No lo sé, no estoy dentro de estos dos partidos, lo que se ve desde fuera, que es lo único que puedo analizar y lo hago con todo respeto a todos los demás partidos políticos, es que han hecho una opción, en fin, poco factible. Estamos hablando de personas que están inmersas en un proceso judicial, con las limitaciones que todo eso tiene, y creo que han tomado una opción francamente complicada y dificultosa. En ese sentido es lo que se ve desde fuera, vistas cuales son las decisiones de las listas y de las candidaturas.

CARLOS PINA
Carmen Calvo

Dicen las encuestas que el electorado del PSOE está muy movilizado. ¿Es mérito del Gobierno o de los errores de la derecha?

Serán muchas cosas. Es difícil reducirla a una sola. Lo que yo sí creo es que a España ha llegado la inquietud de que la ultraderecha está aquí. Esto lo hemos visto en otras sociedades, lo hemos visto en otros países de nuestro entorno. Vimos cómo se movilizó Francia contra la posibilidad de la ultraderecha francesa, hasta el punto de que se trasvasaron votos de partidos que competían para impedir la llegada de la ultraderecha.

¿A quién es imputable la irrupción de la ultraderecha en una España que parecía hasta hace muy poco inmunizada frente a ella?

Estas cosas no se pueden reducir a una sola causa, pero creo que la decisión de Ciudadanos de derechizarse, de perder el espacio que vino a ocupar o que decía que quería ocupar incluso siendo socialdemócrata, y el cambio de liderazgo en el PP que le ha llevado a posiciones de derecha más extremas, han animado a un electorado que podía estar dentro del PP a dar un paso al frente. A la vista está que la irrupción de la ultraderecha a quienes está quitando votos y espacio constantemente es a ellos, lo que significa que era un espacio que ellos tenían en una clave más moderada y que han desatado. Yo particularmente creo que el PP y Ciudadanos perdieron oportunidades de coger un espacio razonable, equilibrado y moderado. Y lo perdieron cuando nosotros propusimos la moción de censura. Durante todos estos meses, que podían perfectamente haber hecho otro análisis de la realidad, no lo han querido hacer. En ese sentido es verdad que dejan un espacio al Partido Socialista de moderación y de equilibrio muy importante. Ahora, que la gente esté movilizada para votar... Yo, como militante de mi partido, eso lo tengo que ver el 28 de abril y voy a trabajar porque eso sea, pero lo tengo que ver.

Si Casado despeña al PP el próximo 28-A, ¿la derecha estará abocada a una refundación?

A mí no me gusta hablar de otros partidos y lo hago con prudencia. Lo que sí es verdad es que mucha gente pensamos que un líder joven, que sucedió al ex presidente Rajoy que era de otra generación, en vez de llevar a su partido hacia un espacio un poco más moderno y más moderado, curiosamente lo ha llevado al aznarismo, que era la versión mucho más radical del propio PP. Y hay mucha gente que no lo ha entendido.

CARLOS PINA

¿Ve a Pedro Sánchez sentado en el Congreso durante cuatro años si no es capaz de formar gobierno después del 28-A?

Es que yo a Pedro Sánchez, al presidente Sánchez, lo veo continuando el trabajo que él quiere hacer por España y que ya advirtió que haría si lo respaldaban los españoles el día que propuso la moción de censura y fue investido presidente.

¿Dónde iba a estar un Gobierno feminista el 8-M si no era en la calle con la gente?

¿La elaboración de las listas en el Partido Socialista ha reabierto en el PSOE las heridas nunca cerradas por las primarias?

No, lo que se produce siempre es la efervescencia de una militancia que quiere opinar y que en nuestro partido tiene todo el derecho a opinar y de unos cuadros y de unos compañeros que quieren estar en las listas y ayudar al proyecto. Pero yo no creo ni de lejos que se haya abierto algo que se cerró de la manera más impecable que se puede cerrar en democracia, con unas primarias de una persona un voto y sin intermediarios.

¿Entonces no cree que sea imposible la paz en el PSOE mientras Susana Díaz y Pedro Sánchez convivan en el mismo espacio?

Es que el Partido Socialista vive en paz. Cosa distinta es que cada uno de nosotros evidentemente plantee sus posiciones. Como socialistas somos demócratas. Somos demócratas antes que socialistas. Somos un partido en el que sentimos que tenemos derecho a opinar, derecho a mantener nuestras posiciones, a acatar las normas siempre, pero a opinar. En ese sentido creo que la victoria del presidente fue tan clara y tan rotunda que el Partido Socialista con sus más de 180.000 militantes -y todos valemos por igual- no tenemos duda de la situación tan buena que tiene el partido ahora mismo.

¿Soraya Rodríguez es una tránsfuga o es una socialista con principios a la que la política de Sánchez ha expulsado del partido?

Mire, a mí no me gusta hablar de los ex compañeros, pero sí que tengo una cosa clara: los socialistas no se van del Partido Socialista, se quedan siempre.

La derechización de Cs y el tránsito del PP a posiciones extremas dejan un espacio de moderación y equilibrio muy importante para el PSOE

¿Eso quiere decir que Soraya Rodríguez nunca fue socialista?

Ha estado nueve meses en su escaño votando todas las semanas con los resultados de esos votos, nueve meses seguidos.

¿Saldrá Franco del Valle de los Caídos antes de las elecciones?

Bueno, la fecha la pondremos pronto, cuando se termine todo el procedimiento. No está vinculada la última decisión que nos queda por tomar a ninguna fecha, sino a terminar un procedimiento que tenía que ser garantista y complejo porque así lo ha querido la familia del dictador. La familia del dictador ha decidido que iba a obstaculizar constantemente a una ley del Congreso de los Diputados, al Gobierno legítimo de España y a la democracia española. Eso lo ha decidido la familia del dictador y como estamos en un Estado de Derecho hemos tenido que ir paso a paso en un procedimiento complicado y sobre el que queda una última decisión. Pero el Gobierno pondrá fecha de exhumación de los restos del dictador porque es a lo que estamos obligados por una ley del Congreso de los Diputados, de la que me gusta mucho recordar, no tuvo ningún voto en contra.

Suerte y muchas gracias

Gracias a vosotros.