El calor levanta la pista del aeropuerto de Luton y obliga a suspender los vuelos

El asfalto de la pista en Londres se ha derretido. Las temperaturas son de récord histórico en Reino Unido, y aún les queda lo peor.
|

El aeropuerto británico de Luton, al norte de Londres, se vio obligado este lunes a suspender vuelos, tanto de salida como de llegada, debido a los desperfectos causados sobre una parte de la pista por las altas temperaturas.

Después de unas horas de interrupción y trabajos en la pista, que comenzaron en torno a las 15:00 hora local, los vuelos se retomaron unas tres horas después, según informó el aeródromo.

“Tras las altas temperaturas de hoy, se identificó un defecto en la superficie de la pista”, señala el aeropuerto en un comunicado, antes de actualizar con la reapertura del servicio una vez subsanado el problema.

Easyjet y Ryanair tuvieron que desviar sus vuelos

Tanto Easyjet como Ryanair, las aerolíneas de bajo coste que son las principales usuarias de Luton, se vieron obligadas a desviar algunos de sus vuelos a otros aeropuertos ingleses.

Easyjet concretó que sus enlaces con Belfast, Milán y Palma de Mallorca “desafortunadamente no tienen la capacidad de operar ahora”, según la BBC.

Ryanair puntualizó que no había tenido que cancelar vuelos, pero sí desviarlos al aeródromo de Stansted.

El asfalto de la pista, derretido ante récords históricos de temperatura

Además, el Ministerio de Defensa informó de que ha tenido que usar aeródromos alternativos para sus aviones después de que el asfalto de la pista de aterrizaje en la base de Brize Norton, cerca de Londres, se hubiese derretido.

La agencia meteorológica británica emitió hoy su primera alerta roja a causa del calor, que llevó a que se batiese el récord histórico de temperatura máxima en Gales, con 37,1 grados.

La población ha recibido la recomendación de no salir de sus casas a menos que sea imprescindible, y evitar los desplazamientos en tren y en coche.

Líneas de metro suspendidas; se esperan 41º en Londres

En Londres, varias líneas de metro han tenido que ser suspendidas por problemas en las vías, y la mayoría de compañías ferroviarias están operando servicios reducidos en muchos de sus trayectos.

El tráfico de vehículos se redujo hoy en torno a un 10% en las principales ciudades del país comparado con hace una semana, según la BBC.

Se espera que las temperaturas suban mañana hasta alcanzar los 41 grados, lo que representaría un récord absoluto en el Reino Unido, antes de bajar a partir de la noche.

"Ya no puedo más"

La ola de calor que asfixia a España