POLÍTICA
17/01/2020 13:08 CET | Actualizado 17/01/2020 19:34 CET

El Gobierno se compromete a luchar contra la censura parental: "Los niños tienen derechos a ser educados en igualdad"

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, asegura que “ha abordado" el asunto "con mucha preocupación".

Continúa la guerra entre Vox y el Gobierno con el mal llamado ‘pin parental’. El Ejecutivo ha anunciado este viernes que ha remitido un requerimiento al Gobierno de Murcia para que “se restablezca la legalidad” y se retire el pin parental de las instrucciones dadas a comienzo de curso y por las que los padres dan consentimiento explícito para actividades complementarias como charlas contra la LGTBfobia o sobre violencia de género. Pero no sólo sobre diversidad o género, sino también charlas sobre alimentación o contra las drogas. 

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, tanto la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, como la ministra de Educación, Isabel Celaá, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, han expresado su rechazo al pin parental -una exigencia de Vox en la negociación de los presupuestos regionales- al que han calificado de “censura educativa”. El pin parental supondría una autorización expresa de los padres para que sus hijos acudan a este tipo de talleres o charlas informativas. Si los padres no se pronuncian, se daría por hecho que no quieren que sus hijos cursen estos contenidos. 

El Consejo de Ministros “ha abordado con mucha preocupación la intención del Gobierno murciano de establecer el llamado pin parental”, ha declarado María Jesús Montero, que ha destacado que el requerimiento de Murcia tiene como objetivo que se retire la norma.

 

“Educación integral”

Además, ha afirmado que se recurrirá “cualquier intento de PP, Ciudadanos o Vox de vulnerar el derecho de los menores a recibir educación integral”.

Celaá, que ya anunció este jueves que su departamento recurriría por la vía judicial cualquier iniciativa dirigida a imponer un pin parental en los centros educativos, ha argumentado que las actividades complementarias las determina el centro docente y son de obligado cumplimiento.

Forman parte de ese derecho fundamental de la persona de ser educada

 “Forman parte de ese derecho fundamental de la persona de ser educada”, ha dicho Celaá para añadir: “No podemos pensar que los hijos pertenecen a los padres, es interés del menor (ese derecho a ser educado), lo contrario equivaldría a pensar que los menores por serlo no tienen derechos fundamentales, lo cual sería absurdo e ilegal”.

La ministra de Educación ha aclarado que el pin parental “pretende que los padres reciban información precisa y anticipada de las actividades que se van a realizar en el centro para que expresen su consentimiento explícito para que los hijos acudan”.

“No estamos hablando de actividades voluntarias, sino de actividades complementarias que son currículo básico para Infantil, Primaria y Secundaria”.

Pacto de Estado contra la violencia machista

Por su lado, Irene Montero ha anunciado que va a solicitar su comparecencia en la Comisión del seguimiento del Pacto de Estado contra la violencia machista al considerar que el pin parental supone “una clara ruptura” del mismo, ya que incluye la educación afectivo-sexual”.

“Los hijos e hijas de padres y madres machistas tienen el mismo derecho a ser educados en valores igualitarios, en libertad y en feminismo, de amar a quien quieran y cuando quieran”, ha dicho.

Por todo ello, Irene Montero ha insistido en que se reclamará que la legalidad se restablezca y se excluya el pin parental de las instrucciones de principio de curso del Gobierno murciano.

 

En su resolución del 29 de agosto de 2019, la Consejería de Educación de Murcia, con motivo del inicio del curso, dictó unas instrucciones para los centros de Infantil y Primaria referentes a las actividades programadas por los centros.

Se señalaba: “De todas estas actividades, aquellas que vayan a ser impartidas por personas ajenas al claustro del centro educativo se dará conocimiento a las familias, además de por la vía o vías que el centro utilice para dar a conocer los documentos institucionales, por medio de una relación detallada que los tutores de los distintos grupos de alumnos facilitarán a padres y madres al inicio del curso escolar con objeto de que puedan manifestar su conformidad o disconformidad con la participación de sus hijos menores en dichas actividades”.

Cs niega haber pactado el pin 

Por su parte, el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha negado que Ciudadanos haya pactado en Murcia o en cualquier otra comunidad donde gobierna con el PP, con el apoyo externo de Vox, el llamado pin parental.

Bal ha sido categórico al afirmar que “no va a haber una autorización especial ni nueva de los padres” para que sus hijos participen de cursos o charlas complementarias, incluidas en el currículo escolar y que son evaluables y obligatorias.

“Siempre hemos votado en contra cuando se ha planteado. Es un mensaje erróneo porque no aceptamos ese concepto”, ha asegurado Bal en una rueda de prensa en el Congreso a explicar que el acuerdo al que han llegado en Murcia con Vox o en Andalucía es que en materia de enseñanza se deberán cumplir “los principios constitucionales con respecto a la educación y los derechos de los niños y de los padres” y también lo que recoge la legislación nacional y autonómica.

Crítica al Gobierno

En este contexto ha criticado al Gobierno por anunciar que recurrirá estos acuerdos que aplican la ley y “que ni siquiera sabe cómo se van a implementar” y, en cambio, no garantiza en Cataluña el derecho de los padres a educar a sus hijos en castellano.

″¿Ha puesto en marcha la señora Celaá algún mecanismo para garantizar ese derecho? No, claro, porque eso enfadaría mucho a sus socios de gobierno. Llama mucho la atención esa hipocresía, ha recalcado.

#CuandoElDescansoEsUnSueño