NOTICIAS
31/07/2020 13:53 CEST | Actualizado 31/07/2020 16:34 CEST

El Supremo anula la sentencia contra Otegi y los demás acusados en el caso Bateragune

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos sentenció que el juicio no fue justo.

AFP/Archivos
El político vasco de EH Bildu Arnaldo Otegi, durante una rueda de prensa en San Sebastián, España, el 7 de septiembre de 2016.

El Tribunal Supremo ha anulado este viernes la sentencia del caso Bategune emitida por el propio tribunal en 2012 que impuso penas de cárcel a dirigentes de la izquierda abertzale como el coordinador general de EH BilduArnaldo Otegi, y el entonces secretario general del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga.

La Audiencia Nacional condenó en 2011 a varios dirigentes de la izquierda abertzale a penas de 10 años de cárcel por un delito de pertenencia o integración en organización terrorista al considerar que quería montar de nuevo el partido Batasuna bajo las órdenes de la organización terrorista ETA. Un año después, el Supremo rebajó las penas a una horquilla entre seis años y seis años y medio.

El Tribunal de Derechos Humanos de la Unión Europea (TEDH) dictó una sentencia en noviembre de 2018 en la que concluía que la Audiencia Nacional había vulnerado los derechos fundamentales de Otegi. Este falló consideró que el juicio no había sido justo. 

La magistrada Ángela Murillo, presidenta del tribunal, contestó en la vista oral cuando Otegi se negó a responder a la pregunta de si condenaba a ETA. “Ya sabía yo que no me iba a contestar a esa pregunta”, aseguró.

Tras esa sentencia del TEDH, la Sala Segunda del Tribunal Supremo ha estimado los recursos de revisión interpuestos por Arnaldo Otegui, Rafael Díez Usabiaga, Arkaitz Rodríguez, Sonia Jacinto Garcia y Miren Zabaleta y ha anulado la sentencia de 7 de mayo de 2012.

El Supremo afira que al haber declarado el TEDH que la sentencia de la Audiencia Nacional vulneró el artículo 6.1 del Convenio Europeo –falta de imparcialidad del tribunal— ya es suficiente para autorizar primero la interposición del recurso de revisión y para ahora estimarlo, al amparo de lo dispuesto en el artículo 954 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

“Se confirma que nuestro encarcelamiento fue una operación contra la paz en Euskal Herria. Hoy es el día para recordar que no existe justicia independiente en el Estado Español. Hoy es el día para recordar a los presos políticos vascos, exiliados y deportados y exigir su libertad”, ha publicado Otegi en un mensaje en la red social Twitter tras conocerse la sentencia.

 

Otegi deja de estar inhabilitado

Anadolu Agency via Getty Images
Arnaldo Otegi sale de la cárcel de Logroño en marzo de 2016.

Esta sentencia del Supremo implica que Arnaldo Otegi deja de estar inhabilitado para el ejercicio del sufragio pasivo —presentarse a unas elecciones— y para el empleo o cargo público, según explican fuentes jurídicas.

El dirigente de la izquierda abertzale salió de la cárcel de Logroño el 1 de marzo de 2016, pero seguía cumpliendo una condena de inhabilitación. La coalición EH Bildu intentó presentarle como candidato a lehendakari en las elecciones al Parlamento Vasco de aquel año, pero la Junta Electoral Provincial de Gipuzkoa le impidió hacerlo.

El Tribunal Supremo determinó en septiembre de 2017 que la inhabilitación para ocupar un puesto público se daría por completada el 28 de febrero de 2021, ya que consideraba que la pena de inhabilitación se tenía que cumplir una vez abandonara la cárcel. 

Ante la imposibilidad de presentar a Otegi como candidato en las elecciones vascas del pasado 12 de julio, EH Bildu volvió a apostar por Maddalen Iriarte, periodista de Eitb y portavoz de EH Bildu en la Cámara de Gasteiz, como su cabeza de lista. La coalición obtuvo 21 escaños en los comicios.

A pesar de que ya no exista inhabilitación, la coalición de la izquierda abertzale no podrá presentar a Otegi como candidato a lehendakari en la sesión de investidura en el Parlamento Vasco, ya que el Estatuto de Gernika establece la obligación de que el lehendakari sea diputado. “El Presidente del Gobierno será designado de entre sus miembros por el Parlamento Vasco y nombrado por el Rey”, asegura el artículo 33 de esta ley.

Uno de los condenados entonces por el caso Bateragune, Arkaitz Rodríguez, secretario general de Sortu, sí ha sido elegido diputado en las últimas elecciones vascas al haber cumplido la inhabilitación, que ahora ha sido anulada. 

Los dirigentes de EH Bildu lamentan que esta sentencia del Supremo se haya dictado 20 meses después de que el TEDH se pronunciara, una vez ya han pasado los comicios vascos. 

“El mismo tribunal supremo que les condenó y les tuvo en la cárcel de forma injusta seis años y medio, con el aval del Constitucional. Que además se permite tardar 20 meses en asumir la sentencia de Estrasburgo. La justicia española, retratada una vez más”, ha publicado  Maddalen Iriarte

Aquí puedes consultar la sentencia del Supremo: