'El buen patrón' triunfa con seis Premios Goya, incluidos Mejor película, director, actor y guión

La Academia da la espalda a 'Madres paralelas', de Pedro Almodóvar, que se fue de vacío.
|

Partía como favoritísima, con el récord histórico de 20 nominaciones, y cumplió. El buen patrón fue la triunfadora de los Premios Goya 2022 con seis galardones, incluidos el de Mejor película, director (Fernando León de Aranoa), guión original y actor (Javier Bardem). En número de galardones le siguió Las leyes de la frontera, con cinco. Maixabel y Mediterráneo empataron con tres.

La cinta que se fue de vacío fue Madres paralelas, de Pedro Almodóvar, cuya protagonista, Penélope Cruz, sí opta al Oscar, así como Alberto Iglesias por la banda sonora.

Bardem, agraciado como Mejor actor, dedicó el reconocimiento a su madre, la fallecida Pilar Bardem, y tras unas bonitas palabras de amor para Penélope Cruz. La intérprete no tuvo la misma suerte en su categoría: el premio a la Mejor actriz fue para Blanca Portillo por Maixabel, el primer Goya de su carrera.

Su dedicatoria también estuvo llena de “amor incondicional”, especialmente para Maixabel Lasa: “por poner luz en el mundo, por hacer de este mundo un lugar mejor, por luchar por ello y por no rendirte nunca”. “Nos vamos a beber juntas una botella de Chardonay”, prometió. También declaró su amor por Juan María Jáuregui: ”Él es el verdadero protagonista de todo esto. Él y todas las personas que se fueron de forma totalmente injusta”.

En las categorías de Mejor actriz y actor de reparto, ninguna de las cintas que predominaban en las nominaciones se llevó el cabezón: en el apartado masculino ganó Urko Olazabal por Maixabel, arrebatándoselo a los otros tres nominados por El buen patrón (Celso Bugallo, Fernando Arbizu y Manolo Solo). Tampoco se lo llevó ninguna de las dos candidatas por Madres paralelas. El Goya no fue ni para Milena Smit ni para Aitana Sánchez-Gijón: fue a parar a las manos de Nora Navas por Libertad.

Galardones aparte, la gala, marcada por la ausencia de presentador o dúo de presentadores —se optó por un modelo grupal— y celebrada en Valencia dio mucho de sí:

Alfombra roja... y negra

El negro ha sido uno de los colores predominantes sobre la alfombra roja desplegada ante el Palau de Les Arts de Valencia, que también ha tenido sus notas de color. Entre ellas la de una de las primeras nominadas en llegar, la directora Carla Pereira, que acaparó todos los comentarios con su gorro-buzo con orejas —que en realidad era un homenaje al protagonista de su corto de animación—.

También saltaron todos los flashes con Macarena Gómez y Aldo Comas, que se dieron la vuelta ante los fotógrafos para mostrar lo que ponía en sus espaldas: sendos tributos a Verónica Forqué.

Penélope Cruz

Alfombra roja de los Premios Goya 2022

Las anécdotas no faltaron, como el momento en el que Javier Bardem, uno de los hombres de la noche, pisó el vestido a una periodista de TVE (que reaccionó de la mejor manera) o el sentido mensaje de Belén Rueda a Antonio Resines, su compañero en Los Serrano, que acaba de ser dado de alta tras 48 días ingresado por covid.

Pero si se hubo una FOTO fue sin duda ésta, la de los cuatro españoles nominados a los Oscar: el matrimonio Bardem-Cruz, Alberto Iglesias y Alberto Mielgo.

El posado de los cuatro nominados al Oscar: Penélope Cruz, Javier Bardem, Alberto Iglesias y Alberto Mielgo.
Sergio R Moreno / GTRES
El posado de los cuatro nominados al Oscar: Penélope Cruz, Javier Bardem, Alberto Iglesias y Alberto Mielgo.

Amunt València

Donde fueres, haz lo que vieres, y así una mascletá dio comienzo a la ceremonia a las 22:00, que arrancó con Jedet, Cristina Castaño y Bebe cantando Libre, de Nino Bravo... un número musical que no convenció a los espectadores. “El peor inicio de gala de la historia”, “Me sangran los oídos” o ”¿Cantan mal a propósito?” fueron algunos de los muchos comentarios que inmediatamente inundaron Twitter.

Pronto Carmen Machi levantó los ánimos con un breve monólogo introductorio citando al gran homenajeado de la noche, Luis García Berlanga —la gala ponía el broche de oro a los actos por el centenario de su nacimiento—: “En esta época difícil en la que se suceden escenas berlanguianas, nos hubiera animado a disfrutar y a reírnos del presente”.

Tras sus palabras empezó a volar el reparto de premios, con discursos breves y una sorpresa para los nominados a Mejor actor y actriz revelación: mensajes grabados de sus familiares —momento que se torció cuando uno se cortó, pero Paula Usero solventó con un ”¡Ups!”—.

De “Tómatelo en serio” a ”¡Hola, Penélope!”

La noche se volvió más lenta según avanzó, hasta acabar aburriendo. Tuvo algunos momentos álgidos, como el discurso de la actriz Verónica Echegui, que ganó el Goya al Mejor cortrometraje de ficción por Tótem Loba, escrito y dirigido por ella misma y que narra la historia de dos amigas en las fiestas de un pueblo.

“Gracias académicos y académicas por darle foco a esta historia, darle la relevancia que tiene. Me encantaría Pedro Sánchez que lo vieses con tus hijas y tu mujer y después habláramos. De verdad, tómatelo en serio”, lanzó desde el escenario al presidente del Gobierno, que se quedó con esta cara.

Reivindicativo también fue el discurso de Zeltia Montes, ganadora del Goya a la Mejor música original por El buen patrón. “La historia de la música no ha sido muy agradecida con las compositoras. No han tenido la oportunidad”, recordó. ”Se lo dedico a todas las mujeres que se acuestan por las noches componiendo música”.

Pero para petición, la de Pedro Almodóvar, que tuvo que exhortar al público con grandes aspavientos para que se pusiera en pie y aplaudiera cuando Cate Blanchett —receptora del primer Goya Internacional de la historia— pisó el escenario.

No hubo que pedirlo cuando llegó el Goya de Honor para José Sacristán, de 84 años. El actor incluso tuvo que rogar que dejaran de aplaudirle y ocuparan sus asientos. “Gracias a todos los que con su confianza en mi trabajo me permiten seguir sembrando y cosechando”, declamó.

“Muchas gracias al público, a todos esos hombres y mujeres que cada año, bien en manojo o bien en ristra, me siguen comprando los ajos”, dijo para cerrar su intervención, en la que ha la emoción era patente.

Conmovedor fue también el momento en el que, justo antes de anunciarse el Goya al Mejor director, intervino la cineasta afgana Sahraa Karimi, pidiendo no reconocer el régimen de los talibanes: “Oprimen la cultura, atacan al cine”.

El puntazo de la noche fue para María José Llergo al agradecer su Goya a la Mejor canción original por Te espera el mar, el tema principal de la película Mediterráneo. Muy emocionada, de repente soltó un ″¡Hola, Penélope!” que hizo reír a todos.

Tan joven y tan viejo

La música tuvo gran protagonismo durante toda la noche, con un Negra sombra cantado por Luz Casal durante el In memoriam o C. Tangana estrenando Te venero junto a Rita Payés. Pero con quien hubo un clamor tanto en las gradas como en redes sociales fue con Joaquín Sabina.

El músico reapareció el mismo día de su 73º cumpleaños y volvió a los escenarios dos años después de su caída en el Wizink Center. Tocó junto a Leiva Tan joven y tan viejo, canción que remató con un aplaudidísimo ”¡Viva el cine español!”.