La “descomposición” de la sanidad madrileña estalla en forma de huelga y protestas

La “descomposición” de la sanidad madrileña estalla en forma de huelga y protestas

Este sábado convergen en la capital las movilizaciones en defensa del sistema público, a sólo unos días de que arranquen dos huelgas de sanitarios: "Estamos realmente hartos".

Manifestación por la sanidad pública y contra la política sanitaria de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. El 10 de julio de 2022 en Madrid.
Manifestación por la sanidad pública y contra la política sanitaria de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. El 10 de julio de 2022 en Madrid.Tomas Calle/NurPhoto via Getty Images

El terremoto en el que viven instalados desde hace semanas los profesionales del sistema sanitario madrileño aflora casi a diario una nueva grieta. El pasado 22 de septiembre, los trabajadores de los Servicios de Atención Rural (SAR) dieron la voz de alarma por el nuevo plan de urgencias extrahospitalarias, que daba a entender que el personal de los 41 SAR acabaría cubriendo 78 dispositivos, los nuevos Puntos de Atención Continuada (PAC).

El 13 de octubre, y tras varios intentos fallidos de negociación en la Mesa Sectorial, los cinco sindicatos se levantaron de la mesa y convocaron una huelga indefinida entre los profesionales de los SAR y de los SUAP, el Servicio de Urgencias de Atención Primaria que llevaba cerrado desde marzo de 2020. El 17 de octubre, la gerente de Atención Primaria de Madrid, Sonia Martínez Machuca, comunicó su dimisión; y un día después los médicos de Urgencias del Hospital Infanta Sofía anunciaban que también irían a huelga a partir del 28 de octubre, sólo tres días después que sus colegas de los SAR y los SUAP.

Este jueves, 20 de octubre, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, proclamaba a bombo y platillo que en una semana abrirán los 80 PAC apoyándose en turnos voluntarios; y este anuncio no hacía más que avivar las movilizaciones ya previstas para este sábado 22: más de una decena de organizaciones profesionales, sociales y sindicales, entre ellas AMYTS, SATSE o Facua, han convocado una manifestación en el centro de Madrid desde las 18 horas para protestar por la situación de la sanidad pública y reivindicar mejoras estructurales.

“Estamos llegando a un punto de descomposición del sistema”

Ángela Hernández, secretaria general del sindicato médico AMYTS, reconoce que con tantos frentes abiertos en la sanidad madrileña, les está costando trasladar a la ciudadanía qué es lo que ocurre exactamente y por qué protestan. Por eso cuando se le pregunta por ello, Hernández responde con una palabra lo suficientemente elocuente para describir el estado de la sanidad pública en Madrid: “Descomposición”. “Estamos llegando a un punto de descomposición del sistema por una falta absoluta de planificación y de buena gestión”, afirma la secretaria general de AMYTS. 

Hernández explica que los recientes cambios que ha habido en la cúpula de la Consejería de Sanidad –especialmente los bailes de viceconsejeros– indican algo: “No se sabe muy bien quién está dirigiendo todo esto ni hacia dónde”. 

Hay una situación de desfinanciación del sistema sanitario público, que se une a una privatización, y a un deterioro especialmente importante de la atención primaria
Marciano Sánchez-Bayle, FADSP

Para Marciano Sánchez-Bayle, presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), si se habla de “descomposición” hay que incidir primero en la infrafinanciación crónica del sistema público madrileño. Según el informe de FADSP de 2021, la Comunidad de Madrid volvió a ser la región con menor presupuesto en sanidad por habitante –376,3 euros por habitante debajo de la media–, la que menos dedica a sanidad en porcentaje del PIB (3,6% frente al 5,5% del total) y la que tiene menor recaudación fiscal en los impuestos cedidos.

Manifestación en Madrid, el pasado 10 de julio.  
  Manifestación en Madrid, el pasado 10 de julio.  Tomas Calle/NurPhoto via Getty Images

“Lo venimos señalando desde hace mucho tiempo”, recuerda Sánchez-Bayle. “Hay una situación de desfinanciación del sistema sanitario público, que se une a una privatización, y a un deterioro especialmente importante de la atención primaria”, dice. “Y luego hay una incompetencia muy clara por parte de los responsables de la Administración madrileña”, añade el médico. 

La sanidad en Madrid es un sálvese quien pueda

Sánchez-Bayle enumera: “Se han ido perdiendo fondos, el número de camas públicas hospitalarias se han reducido, las listas de espera han aumentado, las demoras en atención primaria en Madrid están a la cabeza de todo el país…”. El presidente de la FADSP lo resume con la siguiente expresión: “Es un sálvese quien pueda”. “El que tenga dinero que se pague la atención sanitaria y el que no, que se fastidie”, abunda. En Madrid, casi un millón de personas están en listas de espera del SERMAS, ya sea para ser atendidas por un especialista, para someterse a una operación o a una prueba diagnóstica. 

Las Urgencias del Infanta Sofía se suman a la huelga

La atención a los pacientes es un reflejo más de la situación que viven los profesionales. En el servicio de Urgencias del Hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes, han dicho ‘basta’, y harán huelga desde el próximo 28 de octubre. Ángela Hernández insiste en que estos trabajadores no están aprovechando la coyuntura de los paros y movilizaciones ya convocadas, sino que los problemas venían de antes. “Llevan más de tres años denunciando su situación, señalando que la población de la zona ha crecido mientras que la plantilla no, que hay problemas”, explica. “Se han hecho reuniones con la gerencia de allí, se han hecho denuncias hasta en los juzgados, hasta en la inspección de Trabajo”, dice la médica. “Nunca hubo respuesta”, aseguran. Y “los médicos ya no pueden más”.

Estamos exhaustos
Itziar Fortuny, urgencióloga del Hospital Infanta Sofía

Itziar Fortuny, urgencióloga del Hospital Infanta Sofía y delegada de AMYTS, denuncia que el déficit de personal en el centro es tal que los sanitarios se ven obligados a hacer más horas de guardia de las que se les permite, y que han llegado a temer por la “seguridad de los pacientes”. Calculan que en la última década se ha cuadriplicado la demanda asistencial mientras que el personal no ha crecido.

Y es ahora cuando “han estallado”. “En el fondo, somos muy afortunados por que los urgenciólogos aún tengan fuerzas para luchar, para ir a una huelga y por intentar rescatar ese servicio”, reflexiona Hernández. Porque en realidad –asegura–, “podrían dejar su puesto e ir a trabajar en casi cualquier hospital de la Comunidad, teniendo en cuenta la falta de personal que hay en todos”. Sólo en el último año se han ido 14 profesionales de Urgencias del Infanta Sofía a otros hospitales, afirma Fortuny: “Estamos exhaustos”.

Atención Primaria sobrecargada y las urgencias, en entredicho

Al mencionar la falta de personal, toca hablar también de la Atención Primaria. En este sector, se estima que un 20% de los puestos necesarios están sin cubrir. La carencia de profesionales es “brutal”, en palabras de Ángela Hernández, lo cual incide, a su vez, en el “cansancio acumulado” que soportan el 80% restante de los sanitarios. A todo esto hay que sumar las “ocurrencias” con las que de repente sorprende la Administración madrileña. Hernández se refiere en estos términos al nuevo modelo de las urgencias extrahospitalarias de Ayuso, que según los sindicatos no se sostiene

Es el caso de SATSE. El sindicato de Enfermería celebra que, de algún modo, reabran los SUAP –“cerrados por Ayuso hace dos años sin aviso”–, pero “para hacerlo hay que contar con profesionales (enfermeras y médicos, principalmente) y no con la voluntariedad de unas profesionales que están cansadas, mal pagadas, explotadas y ninguneadas por su Gobierno”, critican.

Manifestación por la apertura de los SUAP, en Madrid, julio de 2022.
  Manifestación por la apertura de los SUAP, en Madrid, julio de 2022.Tomas Calle/NurPhoto via Getty Images

Lo que plantea la Comunidad de Madrid es que desde el próximo día 27 los turnos de las urgencias extrahospitalarias de los nuevos PAC se cubran con “jornadas complementarias de carácter voluntario” de los profesionales sanitarios, mientras que no contemplan contrataciones.

A los sindicatos no les cuadra este anuncio. SATSE se pregunta “dónde acudirá el usuario cuando ambos dispositivos [su centro de salud y el centro de atención continuada] estén abiertos”, o si lo que pretende realmente el Gobierno de Ayuso es “cerrar los centros de salud a partir de las 17 horas” –cuando actualmente la mayoría cierra a las 21 horas– y que sean los PAC los que los atiendan a la población por la tarde. “¿Y si faltan voluntarios para cubrir esos puestos?”, plantean. 

Y ahora, ¿qué? Huelga y manifestaciones, por lo pronto

De momento, la huelga por las urgencias extrahospitalarias sigue en pie, sin avance en las negociaciones por los servicios mínimos tras la reunión de este jueves. Lo único que pueden ‘celebrar’ los sindicatos es que la Administración ha accedido a presentarles por escrito el nuevo plan, cosa que hasta ahora se negaba a hacer, apunta Ángela Hernández, de AMYTS. “Querían que todo se negociara vía oral en la mesa, y que al final ellos ya nos darían por escrito el documento”, se queja.

No me extrañaría que se sumaran más profesionales a la huelga, porque las cosas están muy mal
Ángela Hernández, AMYTS

Con el plan por escrito, al menos podrán valorar la propuesta punto por punto. Los sindicatos aseguran ir a las negociaciones “con espíritu constructivo”. “La huelga no es un fin en sí mismo; si se logra desatascar el inmovilismo de la Administración, eso ya es positivo, pero de momento no ha habido ningún avance”, reconoce Hernández. La secretaria de general de AMYTS anticipa, por otro lado, que podrían sumarse más profesionales a la huelga. “Se están haciendo encuestas entre residentes, médicos, resto de equipo de la Atención Primaria y el SUMMA 112, y no me extrañaría que se sumaran más, porque las cosas están muy mal”, admite.

635259ed2000001d00d270dc
  635259ed2000001d00d270dcTomas Calle/NurPhoto via Getty Images

Las movilizaciones de este sábado también siguen su curso, y no hay a día de hoy un plan sobre la mesa que pueda pararlo. En Madrid está habiendo “una agresión continuada contra la sanidad pública y contra el derecho de la ciudadanía a la protección de la salud”, sostiene Marciano Sánchez-Bayle. “La gente ya está, mejor dicho estamos, realmente muy hartos, y hay que ponerle freno a esto”, afirma rotundo. “El Gobierno de la Comunidad de Madrid debería ser consciente de que se está jugando las elecciones, porque es un tema fundamental, que afecta a toda la población casi a diario”, advierte.  

El Gobierno de la Comunidad de Madrid debería ser consciente de que se está jugando las elecciones

Para Ángela Hernández, la salida a la situación actual pasa, además, por un cambio en la cúpula de la Consejería de Sanidad. “Si se pretende gestionar bien y resolver los problemas de la Sanidad madrileña, habría que buscar una figura, un consejero o consejera, que aglutine un auténtico liderazgo dentro de la Consejería”, dice. “Si no, continuaremos así”.

Mientras tanto, Sánchez-Bayle confía en que las movilizaciones de estos días sean “suficientemente multitudinarias para doblegar esta política nefasta” de la Comunidad de Madrid, y anima a la gente a salir a las calles a luchar por un servicio, nunca mejor dicho, vital.