ECONOMÍA
09/10/2020 18:03 CEST | Actualizado 09/10/2020 18:05 CEST

LVMH y Tiffany, dos gigantes del lujo, en guerra

Cada vez está más lejos de cerrarse la operación de compra.

Iba a ser la gran compra en el sector del lujo del año y se puede quedar en nada: 16.000 millones de dólares estaba dispuesta a soltar la multinacional más poderosa del mundo en el sector del lujo por la icónica firma de joyería neoyorquina. Había un acuerdo inicial, pero la covid-19 parece que también puede arrasar con esta operación.

De momento no hay desayuno con diamantes. De hecho cada vez está más lejos que la operación se cierre. LVMH asegura en los tribunales que “la mala gestión financiera de Tiffany durante la pandemia les permite alejarse de la valoración inicial de la oferta de 16.000 millones de dólares”. Blanco y en botella, dicen los franceses que la joyería estadounidense vale menos. Esta ha sido la respuesta francesa a la demanda de Tiffany en la que se oponía a “cambiar el acuerdo” de compra, tal y como solicitaba los ejecutivos de LVMH. El debate jurídico es interesante: la multinacional argumenta que dentro del acuerdo de compra no se contemplaba que hubiera una pandemia que desplomase el valor contable, en este caso de Tiffany, y que por lo tanto había que renegociar el precio de adquisición.

¿Pero quién contemplaba en las operaciones de compra-venta una pandemia y los efectos de la misma en el valor de los activos?

Para LVMH, la joyería estadounidense “asume” el riesgo de la pandemia y por lo tanto vale menos. Además, los franceses aseguran que la multinacional joyera “ha violado el acuerdo con los accionistas de pagar el máximo dividendo posible —correspondiente al 2019—“. A todo ello, se le une una “presunta carta del gobierno francés en la que se pide al gigante del lujo que posponga la compra hasta el 2021”, algo que tampoco se entiende muy bien.

El acuerdo de compra se tenía que cerrar el próximo 24 de noviembre. Y está en el aire. Y con esta operación algunas otras que están en marcha y se tuvieron que paralizar durante la pandemia. La decisión sobre quién asumen la caída de valor de los activos, la reducción de ingresos y las malas perspectivas en ventas de bienes de consumo es una realidad. De hecho el enfrentamiento recuerda mucho a la devaluación de los activos inmobiliarios durante la crisis de 2008, cuando el valor en libros o en el catastro de los pisos no se correspondía con el valor de mercado.

La semana pasada, un juez de Estados Unidos estableció el 5 de enero del 2021 como fecha para celebrar un juicio de cuatro días y ver cómo se finiquita este lío judicial entre LVMH y Tiffany.

NUEVOS TIEMPOS