Margarita Robles pide "arrimar el hombro" ante la crisis y recibe esta respuesta de un exmilitar

La ministra de Defensa advirtió de que el invierno va a ser "durísimo".
Margarita Robles, ministra de Defensa.
Margarita Robles, ministra de Defensa.
Europa Press News via Getty Images

Margarita Robles, ministra de Defensa, advirtió esta semana en una entrevista con Radio Nacional de España del invierno “durísimo” que se avecina por la invasión rusa de Ucrania y los cortes de suministros por parte de Rusia.

“Vamos a tener un invierno muy duro, va a haber mucho sufrimiento”, aseguró la responsable de Defensa, que aseguró que “lo que tenemos que hacer todos es arrimar el hombro”.

Poniendo el ejemplo de cómo reaccionó la sociedad española a la pandemia de coronavirus, Robles cree que “los españoles han estado a la altura de las circunstancias” porque “son solidarios” y “comprometidos”.

“Creo mucho en España como país y en su gente”, agregó la ministra, quien dijo que “ahora nos toca esta guerra” y que “nos tenemos que preparar” porque “es el escenario que tenemos”.

Preguntada por a qué se refiere con un invierno duro, Robles pedía imaginarse una situación como la que provocó la tormenta Filomena en la Península “en un contexto de corte de suministros con un personaje como es Putin, del que estamos viendo sus amenazas”.

Por eso, ha pedido “prevención” a la hora de hacer políticas para “estar preparados para lo que pueda ocurrir”.

Las palabras de Robles han sido muy comentadas en los últimos días y han sido respondidas, entre otros, por el exmilitar Luis Gonzalo Segura, quien fue expulsado del Ejército por publicar un libro en 2015 en el que denunciaba presuntos casos de corrupción en las Fuerzas Armadas.

Tras citar las palabras de la ministra en su cuenta de Twitter, Segura añade este comentario: “Arrimar el hombro: comprar cazas por 10.000 millones con 2,7 millones de pobres”.

Una mujer llora ante las tumbas de soldados caídos en la guerra en Leópolis

Ucrania conmemora su fiesta nacional a los seis meses de invasión rusa