Rusia acusa a Ucrania de atacar dos bases aéreas a cientos de kilómetros del frente

Rusia acusa a Ucrania de atacar dos bases aéreas a cientos de kilómetros del frente

Al menos tres personas han muerto y se han producido daños a bombarderos estratégicos rusos. Moscú contraataca con la enésima ofensiva masiva contra infraestructuras ucranianas.

EUROPA PRESS/Hannah Wagner/dpa
Imagen de archivo de la Policía rusa en Moscú.EUROPA PRESS/Hannah Wagner/dpa

Las autoridades rusas han acusado formalmente a Ucrania de provocar las dos explosiones ocurridas este lunes en aeródromos militares de las regiones de Riazán y Sarátov, ambos a cientos de kilómetros del frente. Entre ambos ataques han muerto, al menos, tres militares rusos, otros cuatro han resultado heridos y varios bombarderos estratégicos rusos han sufrido daños.

“El régimen de Kiev, con el fin de inutilizar los aviones de nuestra aviación estratégica, intentó atacar con drones de fabricación soviética los aeródromos militares Dyaguilevo, en la región de Riazán, y Enguels, en la de Sarátov”, ha afirmado el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashénkov.

Se trata de la primera ofensiva ucraniana contra suelo ruso y situado tan lejos de su territorio. Hace cuatro meses, en agosto, Kiev lanzó una serie de ataques contra bases de la anexionada península de Crimea, entre ellos al aeródromo de Saki, que demostraron a Rusia, según declaró el jefe del mando militar ucraniano, Valery Zaluzhny, las “posibilidades reales de sufrir pérdidas y de ser derrotada”

El representante del mando ruso ha señalado que “la defensa antiaérea rusa interceptó los drones ucranianos que volaban a baja altura”. “A consecuencia de la caída y la explosión de los fragmentos de los drones sobre los aeródromos, dos aviones sufrieron daños insignificantes”, añadió el mayor general.

Los tres fallecidos son militares rusos del servicio técnico que se encontraban en uno de los aeródromos, no detallado por el Kremlin. Igualmente, cuatro técnicos resultaron heridos.

Ubicación de Enguels (Saratov) y, al norte, cerca de la capital, Dyaguilevo (Riazán)

La respuesta militar de Moscú ha sido un ataque masivo con armas de alta precisión de emplazamiento aéreo y naval contra infraestructuras ucranianas, un operativo calificado como exitoso por el alto mando. “El objetivo del ataque fue alcanzado. Los 17 objetivos elegidos fueron destruidos”, ha detallado.

Mijailo Podoliak, asesor del presidente ucranio, Volodímir Zelenski, ha insinuado en Twitter que las explosiones podrían haberse producido tras una operación especial de Kiev.  “Si lanzas demasiado a menudo cosas al espacio aéreo de otros países, tarde o temprano objetos voladores desconocidos retornarán al lugar de su partida”, ha escrito en la red social.

Por su parte, el gobernador de Sarátov, Román Busarguin, ha tratado de quitar hierro al suceso y, si bien ha reconocido que hubo “una fuerte explosión” en el aeródromo de Enguels, ha asegurado que “no hay motivos para la inquietud”. “Quiero asegurarles que no hay ninguna emergencia en la ciudad (...) Ninguna instalación civil ha sufrido daños. La policía investiga lo sucedido en los objetivos militares”, ha señalado el gobernador de la región, ubicada a 860 kilómetros de la capital rusa.

Nueva oleada de ataques sobre Ucrania

Las Fuerzas Armadas de Rusia han lanzado este lunes una nueva ola de ataques sobre varias regiones de Ucrania, según han denunciado las autoridades locales, que han confirmado la activación de las alarmas antiaéreas en prácticamente todo el territorio a la espera de constatar posibles efectos.

Un portavoz de la Fuerza Aérea ha informado del lanzamiento de una primera tanda de misiles y ha planteado la posibilidad de que Rusia efectúe estos ataques en distintas fases, para despistar a los sistemas de defensa antiaérea, según la agencia ucraniana UNIAN.

Entre las zonas afectadas estarían la capital, Kiev, donde el alcalde, Vitali Klitschko, ha instado a la población a permanecer en los refugios. Klitschko ha asegurado en Telegram que numerosas personas han bajado al metro para protegerse ante posibles bombardeos.

Por otra parte, la Presidencia ha notificado al menos dos muertos y otros tantos heridos en la región de Zaporiyia, donde varias viviendas han quedado destruidas, y también se han registrado ataques en otras zonas como Odesa, Cherkasi, Járkov, Dnipropetrovsk y Poltava.

De nuevo, las autoridades han dado por hecho que los ataques tienen como objetivo prioritario la infraestructura energética de Ucrania, lo que se traduce en cortes generalizados. La operadora estatal ucraniana de electricidad Ukrenergo ha informado este lunes de que el país ha registrado un nuevo corte generalizado del suministro eléctrico en el marco de una situación que “sigue siendo complicada” para la población en plena invasión rusa.