Un agujero legal abre al público los datos personales de decenas de miles de autónomos

Un agujero legal abre al público los datos personales de decenas de miles de autónomos

Un informe alerta de que el domicilio personal, teléfono o NIF de muchos trabajadores por cuenta propia está al alcance de cualquiera en la Red, según 'El País'.

Zorica Nastasic via Getty Images
Una mujer escribiendo en un ordenador. Zorica Nastasic via Getty Images

Los datos personales de los trabajadores autónomos están expuestos de forma sistémica y son incluso comercializados sin que ellos lo sepan. Las categorías más afectadas, además, son algunas de las de menores ingresos, según ha publicado El País. Estas son las conclusiones de un informe que ha completado Xnet, una organización activista para la defensa de los derechos digitales, a raíz de un trabajo del posgrado de Tecnopolítica y Derecho en la Era Digital de la Universidad de Barcelona.

Alba Sierra, nombre ficticio, es diseñadora gráfica y trabajadora autónoma. Un día se buscó a sí misma en Google y, para su sorpresa, se encontró con un portal de información empresarial en el que figuraba su DNI, código postal, domicilio personal, número de teléfono, correo electrónico y un comentario sobre su solvencia económica. Todos estos datos, al alcance de cualquier persona, según ha revelado el mismo medio.

A raíz de este descubrimiento, Sierra comenzó a investigarlo como parte del trabajo de posgrado que ha sido el germen del informe de Xnet. El equipo de esta organización mantuvo hace unas semanas una reunión con la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para informar sobre la investigación y esta está ahora pendiente de recibir el informe completo. Según han informado fuentes de la AEPD a El País, tras estudiar se “analizará para ver cómo debe abordarse el tema”.

Cómo llegan a ser tan visible información tan personal

Al darse de alta como autónomo hay que aportar el nombre, DNI, teléfono y dirección, además de más información, en el censo de actividades económicas de la Agencia Tributaria. Las personas que trabajan desde casa, por lo tanto, tienen que proporcionar la dirección de su domicilio y contactos personales.

Después, Hacienda cede esos datos a las Cámaras de Comercio, que elaboran un censo público de empresas y lo vuelvan en un directorio. Ahí se puede consultar y comprar datos de empresas españolas para “llevar a cabo acciones comerciales”, identificar nuevos clientes, etc. Los autónomos son empresas, así que entran también en esa base de datos.

Algunos buscadores especializados, como Einforma o Axesor, compran esas bases de datos, las procesan y las ofrecen a sus clientes. Es en una de esas plataformas donde Alba Sierra encontró su dirección y DNI. Esta información es gratuita y de acceso público en las primeras consultas, pero después hay que pagar, y el precio oscila entre los 9 y los 40 euros.

Xnet calcula que alrededor de un millón de personas con ingresos iguales o inferiores a los 1.000 euros mensuales pueden encontrar sus datos personas en Internet. Lo que no se puede saber es cuántos de ellos tienen su domicilio personal registrado como lugar de trabajo.