Un alto cargo de Vox deja el partido entre críticas y Olona no pierde ocasión para dar su toque

Un alto cargo de Vox deja el partido entre críticas y Olona no pierde ocasión para dar su toque

Ricardo Morado, candidato de la ultraderecha en Galicia, también se baja del carro de Abascal.

Ricardo Morado, candidato de Vox a las autonómicas gallegas en 2020
Ricardo Morado, candidato de Vox a las autonómicas gallegas en 2020VOX vía Europa Press

Nueva baja en las filas del partido de Santiago Abascal. Ricardo Morado, candidato de Vox a las autonómicas gallegas en 2020, y que lideró el partido en la provincia de A Coruña, ha solicitado su baja como afiliado. El propio ex alto cargo de la formación lo ha anunciado a través de redes sociales y en un escrito que ha publicado en ellas y en el que explica los motivos de una decisión “meditada” que de inmediato ha recibido el cariño y el apoyo de otra ‘ex’, Macarena Olona, que no pierde ocasión de mostrar su distancia con Abascal y compañía.

Morado, que no obtuvo representación en las elecciones gallegas, traslada su tristeza por la decisión, pero asegura que no sorprenderá “a aquellos que saben qué es lo que ha pasado en los dos últimos años en Galicia”.

Así, apunta que los “golpes de pecho y demostraciones de fuerza” no valen porque “a los acólitos ya no hay que convencerles y a los que no están convencidos eso no les sirve de mucho”. A la dirección del partido, le reprocha que el proyecto de Vox no avance de manera igual en todas las regiones o provincias.

Olona ha mostrado su cariño de inmediato a Morado y, de paso, ha dejado un nuevo ‘recuerdo’ hacia la cúpula de Vox. La exdiputada en el Congreso y, durante unos días también en Andalucía, ha contestado con otro tuit en el que escribe “Levantarte, luchar, encajar golpes. Pero arriba de nuevo. Fuerza y honor, Ricardo”.

Morado, en su escrito, ha añadido que Vox “en otras (zonas) se mueve con actividades, reuniones de afiliados, actividad en la calle...”, cita como ejemplos. “Busquen algo así en mi provincia”, se pregunta. En su escrito, rechaza que se le pueda calificar de “traidor” y añade que es lo que se hace en el partido ante la “crítica constructiva”.

En particular, denuncia que en Vox se han confundido los términos de “lealtad” y “sumisión”. “Lealtad es decirle a tu jefe lo que está haciendo mal y lealtad de tu jefe es que no te castigue por ello y todo lo demás es sumisión y ese no soy yo”, incide.