La vergonzosa situación que vivieron unas chicas de 16 años en la Feria de Jerez: hasta Errejón ha reaccionado

Una de las jóvenes grabó lo sucedido y lo denunció en redes sociales.
Dos jóvenes en la Feria de Jerez.
Dos jóvenes en la Feria de Jerez.
Marcelo del Pozo via Getty Images

Una joven de 16 años ha denunciado en redes sociales la vergonzosa situación que ha tenido que vivir este sábado junto a varios amigas suyas en la Feria de Jerez.

En el vídeo que ha difundido en Twitter aparecen dos hombres adultos, mirando fijamente y haciendo bromas a las menores, mientras ella les exigían que se marcharan. ”¿Os podéis ir? Pregunto”, cuestionó una de las jóvenes, mientras los dos protagonistas permanecían quietos.

Quillo que es Feria, qué os vayáis. Quillo, hermano, qué os vayáis ya ¿Tú ves eso normal?”, pidió una de los menores a los dos hombres.

La joven reprochó la actitud de los dos adultos. “Qué coño hacéis, que tenéis 50 años, hermano. ¿Podéis parar de dar mal rollo?”, señaló. Fue entonces cuando los dos adultos dejaron de mirar fijamente a la joven y empezaron a bromear con lo sucedido.

Pese a ello, la menor insistió en que se fueran y en que no hacían gracia. “Das mal rollo tío. Qué te pires. No ves que lo está pasando mal. Qué te pires”, reiteró la joven. Algo que sirvió para que ambos, finalmente, se alejaran del grupo.

La joven ha compartido la escena en redes sociales y ha justificado que es “una vergüenza” que tenga que “pasar esto por ser mujer”.

Tras ver la imagen, una joven también ha recordado en redes sociales que si alguna mujer es “víctima de algún acto como este” en la Feria de Jerez pueden acudir al “Punto Violeta”. “Nos encontramos en la puerta principal de entrada al ferial. Estamos ahí para daros información y ayuda en casos como este. Nos encontraréis de 21 a 2 de la noche”, ha detallado.

El vídeo ya acumula 23.000 reproducciones y muchos usuarios han mostrado su rechazo a la situación que las jóvenes han vivido. Uno de ellos ha sido el líder de Más País, Íñigo Errejón, quien ha cargado contra los dos acosadores.

“La sonrisita con la que se marchan al final. Se creerán unos fieras, unos cracks, por forzar a una chavala a que les diga 20 veces que la dejen en paz. Profunda vergüenza ajena”, ha explicado.