Un asalto nocturno de soldados ucranianos termina con el gran robo a Rusia

Un asalto nocturno de soldados ucranianos termina con el gran robo a Rusia

​En un momento de la guerra en que Ucrania clama a Europa por más suministro de artillería y defensa antiaérea, los soldados ucranianos han protagonizado un golpe a Rusia durante una incursión que ha durado tres noches.

Soldados ucranianos sobre un tanque en la línea del frente.Ashley Chan/SOPA Images/LightRocket via Getty Images

En un momento de la guerra en que Ucrania clama a Europa por más suministro de artillería y defensa antiaérea, los soldados ucranianos han protagonizado un golpe a Rusia durante una incursión que ha durado tres noches. En el escnario del conflicto desatado hace más de dos años por el presidente ruso, Vladimir Putin, los drones se han posicionado como los sistemas más improtantes del inventario ucraniano. En respuesta, los bloqueadores de radio tácticos que pueden inutilizarlos son uno de los sistemas más importantes para los rusos.

A principios de este mes, un carro de combate T-72 ruso adornado con estos bloqueadores pasó sobre un alambre de púas justo al este de las posiciones ucranianas en Terny, en el Óblast de Donetsk, en el este de Ucrania. El cable impidió que el conductor del tanque girara lo suficientemente rápido como para evitar una colisión con un vehículo de combate BMP y pronto un dron ucraniano se acercó y explotó, según ha informado Forbes

El dron no dañó gravemente el tanque de 51 toneladas, pero asustó a los tres tripulantes que salieron y fueron asesinados por los drones. Tras el examen realizado por los vehículos aéreos no triupalos y observar las imágenes, los expertos concluyeron que el T-72 y los bloqueadores eran el premio perfecto.

La 12ª Brigada Azov, una de las unidades de élite del ejército ucraniano, se ofreció como voluntaria para lo que sería una misión extremadamente peligrosa. El objetivo: recuperar el T-72 inmovilizado de la tierra de nadie en las afueras de Terny, una franja de terreno plagado de proyectiles que se encuentra entre los más peligrosos del mundo.

"Todos comenzamos a planificar esta operación juntos", dijo un petrolero de la 12.ª Brigada llamado Ilya en un vídeo oficial que describe la operación. La gran pregunta sin respuesta era: ¿funcionaría siquiera el tanque? "Quién puede decir si su motor estaba funcionando o no. Esa es la pregunta principal", reflexionó Ilya.

Los ingenieros de combate fueron los primeros, saliendo a escondidas por la noche para sondear el acceso y comprobar el estado del tanque. Sin emabrgo, regresaron a las líneas ucranianas, a un kilómetro y medio de distancia, con malas noticias: aunque parecía que el tanque estaba operativo, su torreta estaba fijada en la posición delantera y su cañón principal de 125 milímetros bloqueaba la escotilla del conductor.

La segunda noche, un camión cisterna acompañó al grupo de asalto. Mientras los ingenieros desenredaban cuidadosamente el cable que atascaba el tanque, el camión cisterna giró manualmente la torreta para desbloquear la escotilla del conductor y luego encendió la potencia del tanque. Pero se encontraron con que los soldados rusos, en su huida por escapar dejaron el tanque encendido y las baterías estaban agotadas. 

Los soldados regresaron una tercera noche, en la que los ingenieros abrieron el camino escoltados por la infantería. Los médicos esperaban en la retaguardia, esperando que hubiera víctimas. Los ucranianos transportaron tres baterías, cada una de las cuales pesaba 150 libras, además de aire comprimido, herramientas y gafas de visión nocturna. El aire comprimido ayudaría a arrancar el tanque. La artillería rusa explotaba cerca mientras los petroleros trabajaban al amparo de la oscuridad. 

Espacio Eco
Un proyecto de Espacio Eco

Finalmente, el tanque arrancó y llegó el momento de la parte más difícil: conducirlo un kilómetro y medio hasta las posiciones ucranianas sin que el fuego ruso les alcanzara.  “Recogemos todas nuestras cosas, las tiramos encima y, con los dedos cruzados, pienso: 'Bueno, vámonos'”, dijo Ilya al mismo medio. Él conducía. Tras algunos inconvenientes, lograron llegar a salvo y con el botín ruso.