BLOGS
12/07/2015 09:58 CEST | Actualizado 12/07/2016 11:12 CEST

Ensalada 'Kalimera', o ¿del drama al dracma?

comidaQue esta receta sirva para hacernos sentir un poco griegos a todos. Es un plato que combina la frescura del tomate con la berenjena, el queso feta y las aceitunas negras, sabores frescos y mediterráneos que nos traen a la memoria la imagen de una Grecia clásica y deliciosa.

"Una cosa es ser solidario, y otra es serlo a cambio de nada". Mariano Rajoy en Cope.es

La frase, referida a los últimos acontecimientos en Grecia, no tiene desperdicio, y casi podría alcanzar la categoría de máxima si no fuese por la contradicción que supone su pésimo planteamiento: la solidaridad jamás puede estar condicionada a la obtención de un beneficio. Se es solidario precisamente por lo contrario, por nada; porque se es generoso, porque se es empático, y porque esa actitud refleja la adhesión absoluta al otro y la capacidad de ponernos en su lugar. Todo lo demás es caridad o demagogia; es decir, egoísmo puro y duro.

Refleja claramente lo que está sucediendo con Grecia. Casi podría decirse que es un lapsus linguae del presidente. 'Me da absolutamente igual lo que esté padeciendo el pueblo griego. A mí que me devuelvan mi pasta y punto', parece significar. Es decir, 'solidaridad "(...) a cambio de nada", no'. O lo que es lo mismo: considerar el sufrimiento insostenible e innecesario de un pueblo y el empobrecimiento de todo un país como una contingencia sin valor que no puede condicionar el pago de lo que se debe.

En Grecia convergen dos posturas que hacen muy mala pareja y resumen una relación que difícilmente acabará en boda si una de las partes no cede: por un lado, el interés por una Europa grande, solidaria consigo misma y fuerte, que sintetiza el ideal de una identidad territorial unida política, económica y culturalmente; y por otro, el interés espurio de los acreedores que atenaza a los países por las deudas contraídas, que se ha apuntalado por encima del interés político y del de los ciudadanos. Lo peor de todo es que esta última postura prevalece sobre ese ideal identitario gracias al apoyo de las estructuras de poder europeas, lo que ha generado en la propia ciudadanía (sobre todo del sur de Europa, con Grecia a la cabeza) un descreimiento y un desencanto difícilmente recuperable.

Los ciudadanos europeos están hartos de tragedias. Y los griegos, aún más. Desde que inventaron el formato hace 2400 años cargan con el sambenito de ser la cuna de democracia y de la tragedia, y de esta última ya han tenido bastante en los últimos años. El referéndum del día 5 es el penúltimo acto de una representación que desean, de una vez por todas, acabe ¿Sí o no? ¿Me quieren o no me quiere? ¿Me quedo o me voy? ¿Blanco o negro? Nada en realidad es blanco o negro, hay por el medio una infinitud de tonos del gris, y la estrategia ahora es saber jugar para que aquel al que lleguemos sea el que más nos convenga. Seguro que todas las opciones tienen su carga negativa, pero puestos a escoger entre otra ración doble de más de lo mismo -que no ha hecho sino humillar y sumir en la desesperación y la pobreza a todo un país- y la posibilidad de abrir un nuevo horizonte, yo me quedo con este último, al menos la cruel incertidumbre del futuro viene acompañada por la luz de la esperanza.

Pase lo que pase, con toda seguridad que Europa no desahucia la 'y griega' del vocabulario. Es difícil que el drama les lleve al dracma, por más que inventaran la tragedia; y si es así, otras puertas se abrirán, seguro. Por lo pronto, el anuncio del referéndum pilló tan por sorpresa a la Troika y los ministros de economía europeos que solo por ver la cara que se les quedó ya ha valido la pena; y eso mola, mola y mucho. E incluso el FMI, que hasta antes del anuncio mantenía una postura inamovible respecto a extender los plazos del pago, sugiere una quita de 52.000 millones de euros de la deuda griega por ser inasumible. Ahora sí, antes no. Qué cosas.

Los griegos tienen una palabra para la gente tan mezquina: "malakas"; y no la vamos a rebatir, seguro que tienen toda la razón, ¿no crees?

Que esta receta sirva para hacernos sentir un poco griegos a todos; que nos vincule un poquito más como ciudadanos del mismo lugar, más allá de estructuras políticas y económicas que todo lo enturbian. La ensalada 'Kalimera' es nuestro plato de hoy. Una receta que combina la frescura del tomate con la berenjena, el queso feta y las aceitunas negras, sabores frescos y mediterráneos que nos traen a la memoria la imagen de una Grecia clásica y deliciosa. Una combinación acertada, ligera y llena de color que, lejos de empacharte, te invitará a seguir comiendo hasta verle su fin.

Que la disfrutes.

NECESITARÁS (para 4 personas)

  • 2 berenjenas grandes.
  • 2 tomates.
  • 2 latas de atún.
  • Aceitunas negras del bajo Aragón.
  • 80 g aproximadamente de queso de feta desmenuzado.
  • Agua.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre de Jerez o Módena
  • Sal, pimienta y tomillo.
  • Harina de tempura.

ELABORACIÓN

  1. Pela la berenjena, córtala en discos de medio centímetro aproximadamente y sumérgelas en agua con sal durante una hora (perderá amargor y absorberá menos aceite al freír). Lava, seca y pásalas por harina de tempura. En una sartén con aceite bien caliente, freír las rodajas. Cuando estén doradas, sacarlas, pasarlas por papel absorbente y reservar.
  2. Hacer un par de cortes en la piel del tomate que los atraviese en todo su perímetro, sumergir en agua caliente, y pasado un minuto aproximadamente, sacar y pelar (la piel saldrá sola). Cortar en rodajas, salar y aliñar con sal, pimienta, tomillo, unas gotitas de vinagre de vino o Módena y un hilo de aceite.
  3. Emplatado: con la ayuda de un molde de cocina, ir superponiendo capas: primero berenjena, luego tomate, berenjena, atún desmigado, tomate y culmina con queso feta desmigado por encima. Retira el molde y a comer.

Fresco, veraniego, sencillísimo y exquisito.

NOTA

Si lo prefieres, puedes asar las berenjenas para que resulten más ligeras (en el microondas, a máxima potencia entre diez y doce minutos) y una vez frías y sin piel, las aliñas con aceite, sal, pimienta y comino. También puedes sustituir las olivas por paté de aceitunas negras: el sabor es prácticamente idéntico, aunque las primeras tienen un punto que jamás conseguirá el paté.

MÚSICA PARA ACOMPAÑAR

Para la elaboración:With or without you, U2

Para la degustación: Psycho, Muse

VINO RECOMENDADO

Enterizo rosado 14. DO Utiel-Requena

DÓNDE COMER

Por supuesto, en la mejor de las compañías y viviendo en directo el devenir de los acontecimientos. Eso sí, es plato de verano y exterior, así que muda la mesa con sus mejores galas y sírvelo al fresco y con el vino en su punto de temperatura, e imagina a cada bocado un Partenón iluminado al fondo como colofón.

QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS

Imagínate como Zorba el griego, levanta los brazos, déjate llevar por las notas del sirtaki y danza a paso libre hasta que ya no puedas más o el vino se acabe.

ESPECIAL PUBLICIDAD