BLOGS
19/03/2018 07:37 CET | Actualizado 19/03/2018 13:18 CET

Es hora de hacer un homenaje a quien te ha apoyado (incluye playlist)

PHOTO BY SASINT AT PIXABAY.COM

¿A qué debemos el éxito?

En los últimos años han proliferado estudios y publicaciones que intentan desvelar cuáles son los factores que hacen que una persona logre sus objetivos. Una idea bastante extendida es que el triunfo no es algo que dependa, en último término, de características genéticas o de determinados recursos, sino más bien de una serie de habilidades que unas personas poseen o cultivan y otras no. Sin embargo, en muy pocos casos se habla de la importancia capital que tiene el apoyo de otras personas. En particular, de esas que confían en nosotros más de lo que nosotros confiamos, y que ven en nosotros un talento que nosotros mismos no vemos.

La sensación de ver cómo otra persona ve en nosotros más luz de la que pensamos que emitimos es sobrecogedora. Verdaderamente nos hace sentir elevados hacia la cumbre, y desde esa altura a veces sentimos vértigo. Un jefe que propone un puesto para el que el profesional no se ve preparado, un primer cliente que contrata a una empresa que acaba de nacer, o unos padres que se gastan sus ahorros en que su hijo estudie en el extranjero, bajo la firme convicción de que llegará mucho más lejos que ellos. Apoyos que, en ocasiones, han logrado cambiar para siempre la vida de una persona.

La expresión "a hombros de gigantes", que habitualmente se atribuye a Newton, es en realidad mucho más antigua, y nos dice que cada generación vuela más alto que la anterior porque ha sido elevada por quienes la han precedido. Hoy, que tanto coach y mentor hay por todas partes, quizá sea necesario un tributo a esas personas que nos hicieron grandes porque eran grandes. Quizá no eran ni coaches ni mentores. Es más, es posible que ni siquiera tuvieran titulación de ningún tipo. Sin embargo, supieron ver lo que de bueno había en nosotros y, con suma generosidad, nos alzaron en sus hombros para que tuviéramos auténtica perspectiva.

Decía Roald Amundsen, quien compartió con Ernest Shackleton y Robert Falcon Scott la increíble aventura que supuso la conquista del Polo Sur: "Debemos siempre recordar con gratitud y admiración a los primeros marinos que gobernaron sus embarcaciones entre brumas y tormentas, acrecentando nuestro conocimiento sobre las tierras heladas del Sur." Incluso los más grandes son agradecidos respecto a aquellas personas que hollaron los caminos antes que ellos mismos.

Así que, si quieres homenajear a esa persona que confió en ti, que te elevó por encima de tu propia mirada, que te hizo grande porque es grande, puedes decírselo, o simplemente enviarle este post dedicado. Otra opción es invitarle a que escuche una de estas canciones. Todas ellas hablan de la importancia de esas otras personas tan significativas que nos encontramos por la vida y que nos apoyan incondicionalmente, más allá de nuestros miedos e inseguridades.

Everybody hurts

Stand by me

Wind beneath my wings

With a little help from my friends

When the rain begins to fall

You´ve got a friend

El HUFFPOST PARA NETFLIX