BLOGS
27/06/2018 07:39 CEST | Actualizado 27/06/2018 07:48 CEST

La Manada somos todos

CAPTURAS

Seamos serios y honestos. Ustedes, espectadores, y nosotros, colegas periodistas: lo que necesitaríamos saber de verdad para estar informados sobre un tema importante como el de La Manada se resumiría en 15 minutos de televisión. Ahí, los periodistas incluiríamos los hechos en sí, más una profusión de datos colaterales. Todo lo demás sería ruido. Voracidad de cuota de pantalla o de clicks, necesidad de rellenar horas de programas. En su caso, espectador medio, sería sólo morbo, curiosidad malsana, avaricia de datos escalofriantes, de gritos, de imágenes turbulentas. Todo eso que la tele dirige como un torpedo a sus impulsos primarios. Pero quédense tranquilos: ustedes puede que tengan la culpa (por aquello del mando) pero nosotros tenemos el dolo (por aquello de la responsabilidad).

He hablado con juristas, periodistas, colegas que están ahora mismo metidos en el fango, trajinando con este tema tan mediático y tan delicado. He intentado responder a algunas cuestiones. ¿Debemos darle cancha al abogado de La Manada? ¿Hay que perseguir a los jóvenes acusados tras su salida de la cárcel? ¿Están las teles negociando con ellos para que se sienten en un plató? (me atrevería a decir rotundamente que NO lo están. Cada uno por una razón) ¿Trabajamos de esta manera tan intensa, con este despliegue de medios, por ustedes, para salvaguardar el derecho a la información? (aquí vale reírse, sí) ¿Hemos aprendido algo desde aquel nefasto día de hace 25 años en que Nieves Herrero presentó De tú a túcon el suceso caliente de las niñas de Alcàsser?. Aquí va una crónica concienzuda de lo que creo que SÍ y de lo que creo que NO. Y de todo lo demás.

El abogado que "puede dar juego"

El 10 de noviembre de 2017, tres días antes de celebrarse el juicio contra los cinco componentes de La Manada, el abogado de cuatro de esos jóvenes, Agustín Martínez, aparecía en el programa de Ana Rosa Quintana en Tele 5 para decir que sus clientes eran "inocentes".

Tres días después, el 13 de noviembre de 2017, a punto de iniciarse el juicio, otros tantos programas de televisión conectaron con él para que diera su versión sobre un asunto que tanta alarma social había provocado. Uno de ellos fue el programa de Telemadrid Tras la pista. Allí el titular fue, "las relaciones fueron consentidas".

Hasta aquí, las incursiones televisivas de Martínez habían sido bastante serenas, ceñidas a un guión reglamentario, en defensa de las pretensiones de sus representados. Pero incluso así, yo me pregunté a mí misma y a muchos otros si se le debía dar voz en las televisiones a este abogado. Al principio me dije que no. Luego hablé con expertos que me hicieron ver la necesidad de que "el abogado de los condenados pueda encontrar espacios para trasladar los elementos que configuran la defensa de sus clientes. Es clave en un estado de derecho". Eso sí, me dice una amiga jurista, en todo momento las frases que el abogado pronuncie en las teles deben ser frases de madera. Algo así como "la Constitución garantiza la presunción de inocencia y para destruirla se necesita probar de una manera contundente... Mientras todas las acusaciones no las valide un juez mis representados tienen derecho a ser tratados con todos los derechos y garantías". Y así hasta la eternidad del farragoso lenguaje judicial.

Pero, ¿qué pasa, querido público ávido cada día más de información suculenta, de jarana, de frenesí? Pues que con esa argumentación prosaica y sobria vosotros huís. Hay frases que se pronuncian mucho en la tele cuando se habla de determinados personajes, invitados, entrevistados: "Da mucho juego", "no da ningún juego", "es una bomba". Pues bien, al abogado también le tocó. Nosotros los periodistas, los presentadores, los ejecutivos de televisión sabemos perfectamente quién encaja en cada una de ellas y no estamos para perder el tiempo. Si no cumple el primer supuesto NO se le vuelve a llamar. Si cumple el tercero, se convierte en nuestra estrella. Por un día o por varios. Lo que dure el sarao.

Tuvimos ocasión de comprobarlo en cuanto se dictó la sentencia. Durante todo el juicio el abogado estuvo callado (entre otras cosas porque tenía la obligación legal de estarlo) pero cuando les condenaron por abuso y se armó la revolución con el dictamen judicial, volvimos a llamarlo. Me cuenta mi amiga jurista que lo único que debió decir Agustín Martínez en sus apariciones televisivas cuando se dictó sentencia de culpabilidad fue algo así como "es una sentencia susceptible de recurso, que hemos presentado y veremos qué es lo que decide finalmente el tribunal. Yo sigo pensando que atendiendo a las pruebas mis representados son inocentes y espero poder validar eso...". Y patatín y patatán. Pero claro, mi amiga jurista está acostumbrada a ser escuchada por magistrados competentes, no por una horda de seres humanos desparramados en un sofá, con un mando a distancia en la mano, que esperan un poco más de leña al mono cada día.

El abogado que da mucho juego...

He intentado resumir, para no abrumar, sus apariciones durante esos días. Hay más. Pero aquí hay suficiente material para que tengamos las cosas claras. El juego iba in crescendo.

  • 26 de abril de 2018

TRAS LA PISTA (Telemadrid): "ESTÁ CLARO QUE NO HUBO VIOLACIÓN"

  • 27 de abril de 2018

ESPEJO PÚBLICO (Antena 3): BRONCA CON MABEL LOZANO

  • 27 de abril de 2018

EL PROGRAMA DE ANA ROSA (Tele 5): EL ABOGADO ANALIZA LA SENTENCIA.

  • 28 de abril de 2018

360º TÚ DECIDES (EITB): EL ABOGADO EXPLICANDO SENTENCIA.

  • 29 de abril de 2018

VIVA LA VIDA (Tele 5). El ABOGADO: "NO SON GRITOS, SON JADEOS"

  • 29 de abril de 2018

LIARLA PARDO (La Sexta): PARDO PREGUNTA AL ABOGADO "¿Y SI FUERA SU HIJA?"

  • 30 de abril de 2018

El PROGRAMA DE ANA ROSA (Tele 5). EL ABOGADO: "SE HA BUSCADO SENTENCIA POLÍTICA"

  • 5 de mayo de 2018.

EXPEDIENTE MARLASKA (La Sexta). EL ABOGADO: "VENDEN A MIS DEFENDIDOS COMO HEREDEROS DE HITLER".

  • 6 de mayo de 2018.

LIARLA PARDO (La Sexta) "NO ME CABE DUDA QUE HAY CINCO INOCENTES EN LA CÁRCEL".

También durante esos días hubo algunas gratas excepciones. Vi en El Objetivo, de Ana Pastor, un especial en el que se daba voz a expertos autorizados que de manera sosegada aportaron información valiosa sobre este asunto de enjundia. Que me contaron cosas que YO NO SABÍA. Así que al acabar el programa yo tenía una información ponderada y fiable. Esa debería ser la función de la tele, ¿no?

El abogado que es una bomba

Bien, sigamos. A estas alturas nuestro "abogado que da muchoooo juego" va camino de convertirse en un "abogado que es una bomba". Hay que decir dos cosas importantes que están unidas

  1. NO COBRA por sus apariciones televisivas. Al menos eso es lo que me cuentan los colegas de cuatro de los programas que han respondido a mi pregunta: Liarla Pardo, Viva la vida, Expediente Marlasca y el Programa de Ana Rosa.
  2. Ergo, descartada la intención de ayudar a sus defendidos, Agustín ha llegado a los platós para quedarse y convertirse en un abogado mediático, y para eso ha de demostrarnos que efectivamente es una bomba.

Así que, tras decretarse la salida de prisión de 'La Manada', y en plena revolución social, volvemos a solicitar los servicios de Agustín. Pero esta vez ya no serán entrevistas individuales, esta vez se sentará a las mesas de debate, como un tertuliano más y entrará a matar. Discutirá, jaleará, se meterá en jardines, atacará velada o directamente a la víctima, se vendrá arriba, se enfrentará a las feministas radicales que hemos convocado para la ocasión, bromeará si es preciso, usará la ironía o el sarcasmo, lucirá su atildado aspecto, sus corbatas pintureras...

Antes de sentarse en el plató, espera en la sala VIP de la tele (no confundir con la sala de espera generalista donde se hacinan los invitados del montón, los que tienen historias menores más mundanas que contar). Allí recibe la visita del equipo y los conductores del programas, que empáticos todos, compadrearán con él y le reirán las gracias si es preciso. Esto LO SÉ. Es ASÍ.

Estos días le hemos visto de nuevo, cada vez más crecido, cada vez menos adscrito a las respuestas de madera con las que sueña en su mundo ideal mi amiga jurista.

Ha discutido con Mabel Lozano, incómoda de veras, en Antena 3, ha bromeado sobre la cuota femenina en el plató de Liarla Pardo, ha discutido acaloradamente con la sensata Esther Palomera en Tele 5...

La manada a la tele

Y todo esto pasa mientras hacemos guardia 24 horas ante las casas de cada miembro de La Manada, les ponemos el micro en la boca cada vez que salen del juzgado y esperamos que alguno de ello se convierta en la bomba más pronto que tarde.

Como si todo eso fuera relevante, como si importara, como si aportara algo, como si fuera de verdad derecho a la información. La respuesta a la pregunta, ¿deben ir a la tele? la ha respondido ya Iñaki Gabilondo.

Yo voy a ir un poco más allá: NO irán. Y no porque desde los medios se haya hecho una seria reflexión sobre el asunto y se haya decretado que su presencia sería VENENO. No. No irán porque el abogado, que es un tipo listo, les prohibirá que vayan (flaco favor se harían a sí mismos); porque nadie va a atreverse a ofrecerles dinero y porque ninguna cadena está dispuesto a jugárselo todo a una carta.

Nada más y nada menos.

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'