BLOGS
15/04/2013 08:23 CEST | Actualizado 14/06/2013 11:12 CEST

¿Qué es un 'corralito'?

Consiste en aplicar restricciones sobre la extracción de dinero mantenido en las cuentas en el banco, cuyo objetivo es evitar la salida en masa de depósitos del sistema que pueda llevar a la quiebra de las entidades bancarias. No es inocuo, ya que limita el gasto y funcionamiento normal de familias y empresas.

EFE

En estas últimas semanas, a raíz de los eventos acaecidos en Chipre, ha vuelto a la actualidad el fantasma del "corralito bancario". Por este motivo, y aprovechando la experiencia vivida en mi país natal, Argentina, hoy hablamos sobre qué es y por qué se establece un corralito.

El término corralitosurgió en Argentina en el año 2001, donde debido a la intensa crisis económica (que había empezado a mediados de 1998) y la desconfianza en el sistema bancario, que mantenía un importante volumen de deuda pública entre sus activos, generó una salida de más del 20% de los depósitos en menos de un año. Para evitar que este drenaje continuara, dañando la viabilidad del sistema y perjudicando más aún a la economía, el Gobierno estableció una serie de limitaciones para las entidades financieras y para el público. Entre las medidas aplicadas se encontró la prohibición de retirar más de 250 pesos (equivalente a 250 dólares en dicho momento) por semana y por entidad financiera. Asimismo, no podían realizarse transferencias al exterior, con la excepción de operaciones de comercio exterior o pagos de gastos. El corralito se mantuvo en Argentina durante casi un año. En este período se llevó a cabo una devaluación del peso argentino y se pesificaron, es decir, se transforman de dólares a pesos al tipo de cambio establecido por el estado (1,40 pesos por dólar), los depósitos que mantenían los argentinos en las entidades, perdiendo, por tanto, parte del poder adquisitivo de sus ahorros.

La restricción aplicada a los ahorros en Chipre no tiene que ver con un problema de liquidez y un éxodo de los depósitos, sino con la necesidad de capitalizar a las entidades que habían experimentado grandes pérdidas derivadas de la crisis financiera y de la exposición a Grecia. Para hacer frente a este problema se establecieron quitas a aplicar sobre los distintos acreedores de las entidades, incluyendo entre éstos a aquellos depositantes que tuvieran un volumen de depósitos superior a los 100 mil euros. Adicionalmente, y con el objetivo de evitar una mayor pérdida de depósitos en un momento de incertidumbre, que pueda llevar a que las entidades experimenten nuevas tensiones y una mayor probabilidad de quiebra que pueda dañar todavía más la frágil situación de la economía, al igual que en Argentina, se ha limitado la posibilidad de extraer del banco hasta 300 euros diarios por persona e institución. Adicionalmente a estos 300 euros diarios, se permite realizar pagos relacionados con el funcionamiento del negocio, pago de salarios, gastos de estudio, y algunos pagos al exterior, aunque con limitaciones sobre las transferencias de fondos.

Por tanto, el corralito bancario consiste en aplicar restricciones sobre la extracción de dinero mantenido en las cuentas en el banco, cuyo objetivo es evitar la salida en masa de depósitos del sistema que pueda llevar a la quiebra de las entidades bancarias. Esta restricción se puede mantener hasta que la confianza en las entidades bancarias se recupere, y el riesgo de mayor daño en la economía se vea mitigado. Sin embargo, su establecimiento no es inocuo para el desarrollo económico, ya que limita en cierta medida el gasto y funcionamiento normal de familias y empresas.

PULEVA PARA EL HUFFPOST