España sanciona a cuatro grandes aerolíneas por el equipaje de mano

España sanciona a cuatro grandes aerolíneas por el equipaje de mano

Con multas hasta de un millón de euros en las situaciones más graves. 

Imagen de los asientos de un avión

Varias aerolíneas, entre las que están Vueling, Ryanair, Easyjet, Volotea, han recibido el pliego de cargos de la Dirección General de Consumo,  por vulnerar los derechos de los pasajeros con sus respectivas políticas de equipaje de mano. 

El Ministerio de Consumo incoó en un primer momento una serie de expedientes sancionadores a estas aerolíneas lowcost por cobrar con  sobrecostes por el equipaje de mano transportado en cabina a los clientes. 

El ministerio, a través de la Dirección General de Consumo, también amplió el caso a los sobrecostes aplicados a otros servicios que tradicionalmente se incluían en el precio del billete, como la reserva del asiento contiguo a otro pasajero en el caso de menores o personas dependientes.

Así, a través de esta práctica de desgajar servicios tradicionalmente incluidos en el precio del billete y cobrar al pasajero un suplemento por ellos, estas compañías ofrecen en su publicidad precios muy competitivos. Esto les permite tener un posicionamiento SEO privilegiado en los motores de búsqueda y en los comparadores respecto a competidores que sí incluyen estos servicios en el precio del billete que se anuncia en el comparador.

No obstante, este precio inicialmente ofertado en la publicidad no se corresponde en la mayoría de los casos, como consecuencia de estas prácticas, con el precio que finalmente acaba pagando el consumidor, según explica el ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030 en su página web.

Además, las aerolíneas incoadas no estarían permitiendo el pago en metálico en el aeropuerto por los servicios adicionales, en contra de lo dispuesto por la normativa.

Espacio Eco
Un proyecto de Espacio Eco

Las sanciones previstas para estas infracciones pueden llegar a considerarse como infracciones graves o muy graves, y sancionarse con multas de entre 10.001 y 100.000 euros, en el caso de las graves, y entre 100.001 y 1.000.000 de euros, en el caso de las muy graves.