POLÍTICA
11/07/2012 08:34 CEST | Actualizado 11/07/2012 08:34 CEST

Miles de madrileños aclaman a la Marcha Negra a su llegada a Madrid (VÍDEO)

“¡Me siento como la Reina de Inglaterra macho!”, Luis, un joven minero asturiano, no salía de su asombro. Ni él ni ningún minero esperaban una acogida como la que brindó Madrid a la Marcha Negra.

Miles de personas (entre 7000 y 8000, según la policía) aclamaron a la comitiva de mineros. Durante todo el recorrido, que iba de Ciudad Universitaria hasta la Puerta del Sol, las calles estuvieron abarrotadas de ciudadanos que vitorearon continuamente a la marcha, vigilada siempre de cerca por un fuerte efectivo policial.

La protesta minera consiguió despertar a la sociedad madrileña del letargo en el que se encontraba. Un gran número de gente de todos los tipos y edades se sintió identificado con la protesta minera. Esteban, un funcionario judicial presente en la marcha, lo resolvía de esta manera: “ Al fin y al cabo, todo se trata de recortes”.

La comitiva arrancó pasados 15 minutos de las 10. Al ritmo de Santa Bárbara bendita y en ambiente solemne, una columna de más de 200 luces salió del recinto universitario para juntarse con los centenares de concentrados que los esperaban fuera.

A los diez minutos de partir, la marcha ya avanzaba de manera exageradamente lenta y se veía que cualquier previsión de afluencia iba a ser desbordada.

Pasado Moncloa, la ovación ya era mayúscula. Varios mineros lloraban de la emoción. “Ha sido tan duro” comentaba Víctor, minero aragonés, “ver esto ahora nos pone la piel de gallina”. La gente, entre otras consignas, les gritaba “esta es nuestra selección”, el vitoreo recordaba al baño de masas que se dio La Roja hace unas semanas en Madrid.

El cuerpo de bomberos también quiso sumarse a la reivindicación y tuvo un papel destacado en la marcha, sujetando la cuerda que permitía ir avanzando a los mineros entre la gran cantidad de gente que había en el camino. “Hay que parar esto como sea, soy un indignado”, Juan Pedro, bombero madrileño desde hace 11 años, fue con sus compañeros a apoyar a los mineros, pero también a protestar por su situación: “En todos estos años lo único que ha crecido en el cuerpo son el número de altos cargos”.

Cuando la comitiva cruzó Plaza España, desde el medio de la marcha no se podía ver ni el principio ni el final de la columna de gente, y el hashtag #NocheMinera era primer Trending Topic Mundial.

A las 2 de la madrugada y al llegar a Sol, la plaza estaba llena hasta la bandera. Se abrió un pasillo a través del que pasaron los mineros, que siguieron ensalzados por los asistentes. Después de un corto comunicado de clausura, se arrodillaron y escucharon a una banda interpretar el Santa Bárbara bendita, canción popular minera por excelencia, entre lágrimas de muchos mineros y otros presentes.

SIGUE LA PROTESTA

Después de más de 40 días de huelga ininterrumpida, protagonizados por mineros encerrados, disturbios en las cuencas, la marcha negra y la concentración de anoche, hoy se celebra otro capítulo del pulso entre la minería y el Ministerio de Industria.

Se ha convocado una manifestación que comenzará a las 11.00 horas en Colón y terminará en la sede del Ministerio de Industria, Energía y Turismo sobre las 13.00 horas.

Unos 500 autobuses procedentes de las comarcas mineras llegarán a la capital para sumarse a la protesta, en la que los sindicatos esperan reunir a unas 25.000 personas.

ESPACIO ECO