INTERNACIONAL
18/03/2013 15:33 CET | Actualizado 18/03/2013 17:27 CET

Cristina Fernández, a Francisco: "¿Puedo tocar? Nunca un papa me había besado"

El papa Francisco y la presidenta argentina, Cristina Kirchner, han mantenido un encuentro privado de unos 15 o 20 minutos y, posteriormente, han almorzado en la Casa de Santa Marta, según ha explicado el jefe de la Sala de Prensa del Vaticano, que ha señalado que el Pontífice ha saludado a toda la delegación argentina.

El diario argentino La Nación informa de algunas palabras que Fernández dedicó al papa, que también es argentino, antes de su almuerzo: "¿Puedo tocar?", preguntó. Entonces, Francisco se acercó y le dio un beso en la mejilla. "Nunca un papa me había besado", aseguró la presidenta.

Kirchner, que ha viajado a Roma para asistir a la misa de inicio de Pontificado de Francisco, que tendrá lugar el este martes, se ha convertido así en el primer jefe de Estado que ha sido recibido por Jorge Mario Bergoglio. La presidenta argentina le deseó el pasado miércoles un "fructífero" desempeño ante "tan grande responsabilidad".

La mandataria argentina felicitó a su compatriota más de una hora después de que se conociese su nombramiento el pasado miércoles, cuando otros líderes sudamericanos y europeos ya habían transmitido su felicitación. Fernández y su antecesor en el cargo y marido, Néstor Kirchner, han mantenido malas relaciones con el nuevo papa, la última por las críticas de Bergoglio contra la ley que legalizó el matrimonio homosexual. Además, el ahora papa tuvo reiteradas críticas a la corrupción y pobreza en la Argentina durante sus homilías como obispo de Buenos Aires.

En su encuentro de este lunes, la presidenta invitó al pontífice a volver a Argentina, y él le contestó que le gustaría y que se trabajará para poder poner una fecha a este viaje. "Tiene una agenda ya repleta, pero obviamente desea visitar Argentina", explicó Cristina Fernández. La presidenta argentina agregó que el papa le comentó "que lo consultará con sus colaboradores" y que "trabajarán para poner una fecha a este viaje".

REGALOS Y LAS MALVINAS

Cristina Fernández también relató el intercambio de obsequios que se hicieron y que el papa Francisco le regaló un volumen de las conclusiones de las reuniones de La Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam), "donde había temas muy interesantes".

Asimismo, ella le entregó una placa en la que figura su nombre y la de la entonces presidenta chilena, Michelle Bachelet, cuando acudieron al Vaticano en 2009 para conmemorar el 25 aniversario del tratado de paz de Beagle, que puso término al contencioso en 1984.

Pero lo que más agradeció la presidenta fue la "rosa blanca" que el papa le regaló "para que la guardara entre sus cosas" y que representaba a Santa Teresita, la santa preferida de Francisco y a quien reza siempre. Por su parte, Fernández le regaló un conjunto de mate de una cooperativa de artesanos, "para que siga tomando siempre mate" y un poncho de vicuña para que se cubra del frío europeo.

En la reunión que mantuvieron, que calificó de "fructífera", la presidenta argentina pidió al papa Francisco que interceda para abrir un diálogo entre Reino Unido y Argentina sobre el tema de las Malvinas.