INTERNACIONAL
02/04/2013 13:54 CEST | Actualizado 02/04/2013 13:54 CEST

Arranca la campaña electoral en Venezuela con Maduro como favorito y la inseguridad como tema central (FOTOS)

AFP

Por primera vez en 13 años, Venezuela se dirige a unas elecciones en las que Hugo Chávez no es el candidato oficial, pero sí omnipresente a través de su sucesor, escogido por él para gestionar su legado. Tras la muerte del líder bolivariano, su delfín, Nicolás Maduro, se presume ganador de las elecciones del 14 de abril con más de 10 puntos de diferencia sobre su rival, Henrique Capriles.

Dos nuevos sondeos publicados este martes, día en que ha arrancado de manera oficial la campaña electoral, han reafirmado la posición de favorito de Maduro. Los venezolanos están llamados a elegir al presidente que concluya en 2019 el mandato que Hugo Chávez, fallecido hace menos de un mes, comenzó el pasado 10 de enero.

La encuestadora GIS-XXI indica que con un escenario de participación estimada del 77 y el 80% el día de las elecciones, Maduro obtendría un 55,3 % de los votos frente a un 44,7 % de Capriles, candidato de la opositora Mesa de la Unidad Democrática.

El informe de la consultora Hinterlaces señala que la ventaja del candidato chavista ha subido dos puntos en intención de voto con respeto a la semana pasada, por lo que ahora aventaja en 20 puntos a su rival.

PRESIDENCIA "PRESTADA"

Durante el funeral de Chávez (8 de marzo), el Supremo dictaminó que Maduro podía ser investido como 'presidente encargado' y candidato sin renunciar a este último cargo. Una decisión que está siendo duramente criticada por el opositor Capriles, quien le acusa de utilizar los recursos del Estado para tratar de conseguir la victoria.

"Nosotros toleramos muchos abusos, atropellos de poder y uso de recursos públicos en las elecciones anteriores pero esta será una campaña de la verdad versus la mentira. Cada violación que haya la vamos a denunciar frente al país", advirtió Capriles tras arremeter contra Maduro por "ostentar una presidencia prestada".

"Es una mala imitación de Chávez", prosiguió.

EL MENSAJE DE LOS CANDIDATOS: LA INSEGURIDAD

De acuerdo con el Informe de Gestión del Ministerio del Interior venezolano, en 2012 se cometieron más de 16.000 homicidios en todo el país. Caracas, la capital, es la tercera ciudad más violenta del mundo, apenas precedida por San Pedro Sula (Honduras) y Acapulco (México), según un estudio dado a conocer en febrero por una organización no gubernamental y citado por El País.

Por ello, ambos candidatos centraron el discurso previo al arranque de la campaña en la seguridad. "Quiero construir un país para ustedes, para los venezolanos, para la paz, para la tranquilidad, para la Venezuela grande", afirmó Capriles en una manifestación celebrada la noche del lunes en Caracas en la que participaron miles de sus seguidores para reclamar el fin de la violencia en el país.

Entre sus propuestas para atajar la inseguridad, mencionó un sistema de justicia que "funcione", cárceles que "rehabiliten", que quienes salgan de la prisión encuentren oportunidades y "buenos policías" bien pagados.

Por su parte, Maduro anunció la creación de un Comando Central de la Seguridad, y se mostró proclive a desarrollar proyectos pilotos de pacificación en los 79 municipios que, según estadísticas oficiales, concentran el 86% de los delitos.

El delfín de Chávez aseguró que los llamamientos que ha hecho a los jóvenes delincuentes de las zonas más deprimidas del país están surtiendo efecto y señaló que la Ley Desarme, una normativa que espera aprobación desde hace dos años en el Parlamento para poner coto a las armas en el país, se aprobará de manera inminente.