ECONOMÍA
20/08/2013 09:47 CEST | Actualizado 20/08/2013 09:50 CEST

Las víctimas del accidente de Spanair aún buscan justicia en el quinto aniversario de la tragedia

EFE

En el quinto aniversario del accidente de Spanair, las víctimas aún piden justicia. La Audiencia Provincial de Madrid acordó hace un año cerrar la instrucción del siniestro, levantando las imputaciones a los técnicos acusados de homicidios por imprudencia, pero la asociación de afectados no se da por vencida.

Ya ha presentado un recurso ante el Tribunal Constitucional por cerrar la causa, y ha anunciado que, si no es aceptado, está dispuesta a elevar la causa al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Este martes, los afectados celebran actos conmemorativos en memoria de las 154 víctimas del accidente. A las 11.00 horas, habrá una ofrenda floral con poemas y música en el Parque Juan Carlos I. A mediodía, se trasladarán a la terminal 2 de Barajas para llevar a cabo otra ante las placas que se colocaron bajo un olivo.

Tras un responso del capellán del aeropuerto en el lugar del accidente, los afectados irán hasta la placa situada en la plaza de La Paloma para depositar un corazón de rosas blancas.

A las 13.00 horas, responsables de la asociación ofrecerán una rueda de prensa en la que explicarán que no han cejado en su lucha para obtener justicia.

"El objetivo es que no se olvide, que el recuerdo siga vivo y continuar con el camino que nos resta por recorre tanto dentro como fuera de España", ha recalcado en declaraciones a Europa Press la presidenta de la organización, Pilar Vera.

Vera ha calificado la investigación sobre el siniestro y la atención a las víctimas como "un fracaso institucional demoledor". El País revela que, cinco años después, aún quedan indemnizaciones por pagar, de los 12,7 millones de euros que la aseguradora Mapfre asignó al caso.

EL ACCIDENTE

El 20 de agosto de 2008 el vuelo JK5022 de Spanair, que cubría la ruta Madrid-Gran Canaria, sufrió un accidente nada más levantar el vuelo en el aeropuerto madrileño.

Fue el accidente más grave de los últimos 25 años: murieron 154 personas y hubo 18 supervivientes, algunos de los cuales tienen aún secuelas.

El siniestro arruinó a la compañía aérea, según un estudio de la Universidad de Sevilla que recoge El Mundo. Spanair dejó de volar en enero de 2012, tras intentar atraer capital privado ante la retirada de la financiación pública de la Generalitat. Desde el accidente, la aerolínea perdió, de forma inmediata y sostenida, en torno a un 20% de su volumen medio de pasajeros