INTERNACIONAL
30/08/2013 21:00 CEST | Actualizado 30/08/2013 21:51 CEST

Obama asegura que el ataque químico sirio no quedará sin respuesta

AFP

Barack Obama sigue sin anunciar su respuesta final al conflicto sirio. Lo que sí ha afirmado este viernes el presidente de Estados Unidos es que el ataque con armas químicas perpetrado contra la población civil el pasado 21 de agosto, que atribuye al régimen sirio, "no quedará sin respuesta" y, aunque aún no ha tomado una decisión, ha reiterado que está evaluando una "acción militar limitada".

Ese ataque "es un desafío para el mundo" y amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos, ha dicho Obama antes de recibir en la Casa Blanca a los mandatarios de Estonia, Letonia y Lituania.

Minutos después de que el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, confirmase al Gobierno sirio como responsable del ataque y denunciase la muerte de más de 1.400 personas -426 de ellas niños-, Obama ha explicado que estudia 'un amplio abanico de opciones', si bien ha descartado rotundamente que vaya a ordenar una invasión terrestre.

"Este tipo de ataque es un desafío al mundo, no podemos aceptar que mujeres y niños sean gaseados", ha declarado el presidente durante una comparecencia en la Casa Blanca junto a dirigentes bálticos. Obama ha indicado que continúa las "consultas" con sus "aliados" y con el Congreso de cara a tomar una decisión.

En cualquier caso, ha insistido en que se trataría de una "acción limitada", no "abierta", en un intento por desmarcar esta intervención de conflictos más amplios como Irak y Afganistán, según declaraciones recogidas por los medios estadounidenses.

Obama ha advertido de que la utilización de armamento químico en Siria amenaza a países como Israel o Jordania, aliados de Estados Unidos, y ha llamado al consenso de la comunidad internacional. "Lo que hemos visto al menos hasta ahora es la incapacidad del Consejo de Seguridad de hacer frente a una clara violación de las normas internacionales", ha añadido.

CONVERSACIÓN "AMISTOSA" CON CAMERON

Obama y el primer ministro británico, David Cameron, han mantenido este viernes una conversación telefónica "amistosa" tras la negativa del Parlamento a una posible intervención militar en Siria y han acordado colaborar estrechamente para poner solución a la situación de ese país.

Cameron ha reiterado a Obama su deseo de ver una "respuesta contundente" al supuesto ataque con armas químicas de las fuerzas leales al presidente sirio Bashar al Assad cerca de Damasco la semana pasada.

El primer ministro británico ha explicado el rechazo parlamentario a Obama, que ha asegurado que entiende el dilema ante el que se encuentra Cameron. Ambos han acordado que Estados Unidos y Reino Unido trabajarían estrechamente en una respuesta a la crisis siria y que tratarán de encontrar una solución.

Pese al resultado negativo de la votación de la Cámara de los Comunes, Estados Unidos ha afirmado que continuará buscando una coalición para la intervención militar, ante la que Francia ha asegurado que no ha cambiado su decisión sobre la necesidad de actuar.

ESPACIO ECO